FINECT

La inversión bajo criterios sostenibles avanza imparable en tiempos de covid

Sus récords de suscripciones netas son acompañados de rentabilidades que superan el 18% en 2020

Foto: (iStock)
(iStock)

Entre los temores asociados a los efectos de la pandemia en marzo se encontraba la posibilidad de que la inversión sostenible se dejase de lado. Pero las altas volatilidades y los vaivenes de las bolsas mundiales no fueron motivo suficiente para que la preocupación por el cambio climático se dejase a un lado. Es más, lejos de aminorarse la tendencia de inversión hacia los productos ESG (en inglés, Environmental, Social and Governance) se ha visto reforzada durante estos meses.

Según datos de Morningstar, los fondos bajo este sello lograron cerrar el primer semestre con un volumen de 20.900 millones de dólares en entradas de dinero. Y durante el mes de abril se lograron los mayores flujos de entrada nunca antes registrados, con 5.800 millones. La cifra del primer semestre se sitúa próxima alcanzar los 21.400 millones logrados en todo 2019, lo que más que probablemente deje a 2020 como el año récord de suscripciones netas en fondos ESG.

Las entrada de dinero se han producido independientemente del nivel de riesgo, tanto en productos verdes de renta fija como de renta variable, aunque éstos últimos han sido los grandes ganadores entre los inversores. En concreto, los fondos ESG de bolsa consiguieron captar 9.300 millones de dólares. Y al calor de estos números no es de extrañar que más y más firmas hayan decidido sacar sus productos al mercado.

Santander Asset Management, la gestora de fondos de inversión de Banco Santander ha comenzado a exportar sus fondos sostenibles a México, Chile y Brasil. El primer país fue México el 14 de julio y el vehículo escogido fue el SAM-ESG, un fondo de gestión activa disponible para todas las personas físicas sin mínimo de inversión. El 13 de agosto le llegó el turno a Chile, con un fondo global, administrado en colaboración con Boston Partners de Robeco y que invierte principalmente en Norteamérica, Europa continental, Japón, Reino Unido y mercados emergentes. Apenas 11 días más tarde, la gestora del Santander anunció el lanzamiento del fondo Global Equity ESG en Brasil, país en el que en 2001 fue pionero al lanzar el fondo Ethical.

A principios de esta misma semana, BBVA AM ha anunciado la ampliación de su gama de fondos sostenibles con una propuesta de renta fija que viene a acompañar al mixto de renta fija BBVA Futuro Sostenible ISR y al de renta variable, BBVA Bolsa Desarrollo Sostenible ISR. Entre uno y otro, la gestora de Luis Megías acapara casi 1.400 millones de patrimonio, concentrando el mixto más de 1.150 millones.

La semana pasada también se conocía que Evli Fund Management decidía comercializar su primer fondo enfocado en la inversión en bonos corporativos verdes y sostenibles, el Evli Green Corporate Bond Fund, que será gestionado por el equipo especializado en renta fija de la gestora. Durante los mismos días Axa Investment Managers lazó un fondo de inversión multiactivo con impacto social y ambiental. El Axa WF Multi Aset Optimal Impact fund invertirá en valores que demuestren un impacto social y medioambiental positivo al mismo tiempo que perseguirá la generación de un rendimiento financiero basado en convicciones sólidas y un enfoque flexible que le permita orientarse mejor en el cambiante entorno macroeconómico. Para ello invertirá entre un 0% y un 100% en títulos de deuda, incluidas obligaciones indexadas a la inflación, ecológicas, sociales y sostenibles, y del 0% al 75% en renta variable.

A principios de septiembre, también Aberdeen Standard Investments sacó una nueva propuesta al mercado. El Asian Sustainable Development Equity Fund, un fondo que invierte en una cartera de entre 30 y 60 empresas asiáticas de calidad que cumplen con los objetivos de desarrollo sostenible de Naciones Unidas.

En este contexto, UBS Group se convirtió la semana pasada en la primera gran gestora en anunciar que aconsejará a todos sus clientes invertir antes en valores sostenibles que en las alternativas tradicionales. La firma suiza, de más de 2,6 billones, considera que formar una cartera 100% sostenible y diversificada ya es totalmente posible y que además puede lograr rentabilidades superiores.

¿Cuáles son los mejores fondos de tu banco?:

¿Qué hay de la rentabilidad?

Como es natural, una de las mayores preocupaciones de los inversores es la rentabilidad. Una partida que en los últimos meses también está ganando la inversión bajo criterios ESG. El MSCI World ESG Leaders, que recoge las principales compañías del mundo que invierten bajo criterio ESG, suma en el último año más de un 9%, en línea con lo que se revaloriza el MSCI World en el mismo periodo. Es más, según un estudio de Morningstar que abarca una década (hasta 2019), casi el 60% de los fondos sostenibles en las categorías Global Large-Cap Blend y Growth, Global Emerging Markets, Us Large-Cap Blend, Europe Large-Cap Blend, Eurozone Large-Cap y EUR Corporate Bond, ha superado en rentabilidad a su rival tradicional medio.

Entre los fondos ESG que más están destacando en 2020 el Candriam Equities L Oncology Impact, que busca desarrollar la dimensión social de la lucha contra el cáncer, logra sumar un 19,47% en el año y un 38,31% en los últimos 12 meses. Por su parte, el DPAM Invest B Equities NEWGEMS Sustainable bucea entre la nanotecnología, la ecología, el bienestar, la generación Z, E-Society, la industria 4.0 y la seguridad para seleccionar compañías siguiendo criterios medioambientales, sociales y de gobernanza (ESG). Suma un 18,10% en el año, un 27,95% a 12 meses, y un 63,75% a tres años.

Otra alternativa rentable es el BGF Sustainable Energy Fund, cuyo universo de inversión se encuentra en las energías alternativas y las tecnologías de la energía, incluyendo: tecnología de energías renovables, promotores de energías renovables, combustibles alternativos, eficiencia energética, modernización energética e infraestructuras. Y excluye al carbón y bienes fungibles, exploración y producción de petróleo y gas, y empresas integradas de petróleo y gas. Su rentabilidad a un año es del 15,86%, a 12 meses del 23,65% y a tres años del 40,51%.

Tampoco pasa desapercibido el Schroder ISF Global Climate Change Equity. EN la ficha del fondo reza que a juicio del gestor se escogerán compañías beneficiadas por reducir o limitar el impacto del cambio climático mundial. En el año su rentabilidad es del 14,20%, sumando un 18,83% a 12 meses y un 45,11% a tres años. Finect da acceso a todos estos vehículos, y a muchos otros, a través de su marketplace de fondos lanzado el pasado mes de julio.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios