CON UN RETORNO REAL ANUALIZADO DEL 3,5%

Las pensiones públicas aportan más rentabilidad que el 95% de planes privados

El Banco de España calcula un rendimiento real medio anualizado del 3,5%, con datos al cierre de 2017. Sólo el 5% de los planes de pensiones privados acumulaban más retorno

Foto: istock economía
istock economía
Adelantado en

Las pensiones públicas son más rentables para el ciudadano medio que los planes privados. El coste, eso sí, descansa sobre un sistema en déficit y con dudas sobre su sostenibilidad futura. Pero la realidad es que su diseño permite un rendimiento real (descontando la inflación) anualizado del 3,5% de media para los pensionistas, lo que supone una rentabilidad superior a casi todos los fondos de pensiones españoles.

El supervisor ha publicado este martes un estudio elaborado por María Moraga y Roberto Ramos que estima el rendimiento de las pensiones españolas. Como es un sistema de reparto, en el que en realidad los ocupados pagan cotizaciones que se destinan a los jubilados, lo que hacen los investigadores es calcular el factor de descuento que iguala el valor presente de las cotizaciones durante la vida laboral y el de la pensión esperada. Es decir, todo lo aportado frente a lo recibido posteriormente en jubilación.

El resultado de este cálculo, en términos reales (sin inflación), arroja una rentabilidad real anualizada del 3,5% con los datos de 2017. Los percentiles 25 y 75 (el cuarto con menos y más retorno) es del 2,5% y del 4,2% respectivamente. Como es entendible, se reduce en jubilaciones anticipadas, pero en términos de rentabilidad financiera, el incentivo a posponer la jubilación sería limitado para una carrera de cotización larga. En promedio, por cada euro cotizado los jubilados reciben 1,74 euros.

Este rendimiento que reciben los jubilados es mayor que el que pueden conseguir con la mayoría de planes de pensiones privados. En concreto, si se tiene en cuenta el periodo de 10 años transcurridos hasta 2017, solo el 5% de los fondos ha tenido una rentabilidad real (descontando una inflación anual del 0,8% en el periodo, según el INE) superior al 3,5%, o al 4,3% en términos nominales, según los datos de la patronal de gestoras Inverco.

Son 489 planes de pensiones privados los que recoge Inverco con al menos 10 años de historia (‘track record’) al cierre de 2017. De ellos, 47 o el 10%, alcanza la rentabilidad anualizada del 3,5%, pero si se tiene en cuenta la inflación, el universo de fondos ganadores se reduce a 26, lo que es el 5,3%. Mientras que si se tiene en cuenta el grupo de planes con al menos dos décadas, son cinco los que sobrepasan el 3,5% real anualizado, el 3% de los 157 fondos.

Estos seis vehículos son el Bestinver Ahorro (rentabilidad anualizada a 20 años hasta 2017 del 10,3%), el PI Fonditel (9,1%), el Planfiatc 5 Individual (6,2%), el Renta 4 Acciones (5,6%) y el Merchbanc Global (4,5%). A 10 años, el mejor a 2017 era el Naranja Standard & Poor’s 500 de ING con un 9%, por delante del Bestinver Global (7,9%) y el Abanca USA (7,7%). Si se amplía el periodo de análisis a 26 años, el máximo que recoge Inverco, entonces el número de planes aumenta a 25 de un total de 38, el 66%, con el Ganna Plan de Pensiones de Caixabank líder con un 6,1%.

Es decir, en el pasado los planes sí conseguían rentabilidades reales mayores que las pensiones públicas para el ahorrador o cotizante gracias a la rentabilidad real de la deuda, mucho mayor que la actual. Los autores del estudio recuerdan que el tipo de interés real ofrecido por el bono español a 10 años ha caído desde el 6,6% de mediados de los años 90 hasta valores negativos en el periodo reciente.

"A la luz del contexto actual y futuro, caracterizado por un proceso de envejecimiento poblacional, un crecimiento potencial de la economía española modesto y tipos de interés sustancialmente bajos, cabe esperar que la rentabilidad de los distintos activos de inversión tenderá a ser sustancialmente más baja que en el promedio de las últimas décadas", añaden los investigadores. Así, la rentabilidad que genera para el pensionista el sistema público, que descansa actualmente sobre un déficit que borró el colchón que tenía el Fondo de Reserva, es significativa si se compara con los activos financieros. En este caso, se trata de un retorno sin ningún tipo de riesgo.

Por otro lado, siempre ha habido una lupa sobre los resultados obtenidos por los planes de pensiones, que han mostrado históricamente rentabilidades más reducidas y costes más altos que los fondos de inversión. Hasta 2017, el retorno nominal promedio de la industria fue del 4,49% a 25 años, del 3% a 20 años, del 2,33% a 10 años, y del 2,25% a tres años. Es habitual que haya estudios que saquen los colores a los planes de pensiones. El informe periódico de Pablo Fernández, profesor del IESE, muestra que seis de 385 fondos de pensiones superó al Ibex 35 y al retorno acumulado por la deuda española a 15 años. Asimismo, el grueso de las aportaciones y del patrimonio, gracias a las agresivas campañas comerciales de la banca, no se concentra en los mejores planes de pensiones.

Rentabilidades a la baja

Los retornos tienden a la baja por la reducción de los tipos de interés (aunque el efecto no es tan notable en términos reales, sin inflación), mientras que el sistema público ha evitado la misma tendencia. La reforma de 2013 del Gobierno de Mariano Rajoy iba en esa dirección, al desligar la revalorización del IPC, pero los últimos Ejecutivos del propio Rajoy y de Pedro Sánchez han decretado subidas en línea con los precios al calor de las protestas de parte de los jubilados.

En cualquier caso, hay varios matices que tener en cuenta en la comparativa. Los cotizantes no asumen el mismo riesgo que los ahorradores de vehículos de gestoras. Mientras que los planes de pensiones privados tienen ganancias asociadas más allá del aumento del valor liquidativo de los vehículos, como es su fiscalidad en el corto plazo, el principal atractivo frente a otras modalidades de ahorro o inversión. Las aportaciones a los planes de pensiones se deducen de la base imponible en la declaración de la renta con un máximo de 8.000 euros o el 30% de la suma de rentas a tributar.

Este incentivo cuesta al Estado 1.643 millones anuales, según una revisión de beneficios fiscales elaborada por la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), que concluye que es un gasto regresivo, porque favorece a las rentas más altas en mayor medida. Un argumento que favorece recortes que ya han pedido Podemos en sus programas y Pedro Sánchez cuando estaba enfrentándose a Susana Díaz para liderar el PSOE, o a que se reformule.

Este privilegio fiscal se vuelve en contra, en realidad, en el rescate, que solo se puede hacer tras 10 años de la aportación, en la jubilación, por causas extremas como paro de larga duración sin ingresos o enfermedad grave. También este año el Gobierno aprobó que se pueda rescatar el dinero en los casos de personas afectadas económicamente por el covid. Al recuperar el dinero se tributa por lo aportado y la rentabilidad generada por IRPF, en vez de solo con el beneficio alcanzado como rendimientos del capital (tramos del 19% al 23%), que es lo que ocurre con el resto de inversiones o vehículos de ahorro. Desde el sector se suele estimar que compensa a largo plazo si se reinvierte el ahorro fiscal. Pero dos de cada tres partícipes de planes de pensiones españoles no hacen aportaciones periódicas, y la posición media es de 11.000 euros, según la AIReF.

Otros análisis ya habían apuntado antes que el incentivo fiscal a las aportaciones a planes de pensiones es regresivo, como uno de Óscar Arce, director general de economía y estadística del BdE, que apuntó que el 10% de la población con más renta es la que concentra el grueso del beneficio. Inverco respondió a la AIReF el mes pasado en este punto recordando que “el tratamiento fiscal no puede calificarse de regresivo pues el que las mayores reducciones en el IRPF se asocien a las mayores rentas es consecuencia de la progresividad de la tarifa”.

"El tratamiento fiscal es análogo al de las cotizaciones a la Seguridad Social, que nunca se han considerado regresivas", añadió. La respuesta de Inverco también incorporó que, según las estadísticas de la Agencia Tributaria, uno de cada cuatro aportantes a planes de pensiones gana menos de 18.000 euros, y el 72% menos de 42.000 euros anuales. Solo el 9,2% ingresa más de 72.000 euros, según estos datos.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios