Incertidumbre ante posibles rebrotes

Las medidas de gobiernos y bancos centrales para combatir el impacto del covid

Las políticas presupuestarias y monetarias siguen siendo fundamentales durante la pandemia. Las claves: compra de activos e incremento del gasto público

Foto:
Autor
Tiempo de lectura7 min

El fuerte vaivén bursátil que ha ocasionado el covid-19 es evidente. La incertidumbre sigue muy presente. El estado de alarma ha llegado a su fin en España, pero el virus aún está en las calles, hay miedo a posibles rebrotes y avanza a pasos de gigante en América. No sabemos lo que pasará, por eso para los expertos resulta difícil lanzar predicciones económicas del todo certeras. Con las predicciones bursátiles es más sencillo: “En este ámbito la incertidumbre económica tiene menos importancia, dado que el apoyo inquebrantable de los bancos centrales hace más que nunca de catalizador, paracaídas y barómetro de los mercados”, explican desde la gestora francesa independiente Carmignac.

La clave está en las políticas de compras de activos. Desde que comenzó la pandemia, los bancos centrales han actuado con decisión. Entre otras medidas, el BCE (Banco Central Europeo) anunció recientemente que ampliará el programa de compras contra la pandemia desde los 750.000 millones de euros que notificó en marzo hasta los 1.350 billones. A principios de mes, ya había empleado más de 234.000 millones, de los cuales 186.603 fueron invertidos en deuda pública de la zona euro. Por su parte, la FED (Reserva Federal de Estados Unidos) también ha expuesto que seguirá comprando activos sin límites y durante el tiempo necesario.

Desde 2008 “no ha habido un contexto como para que los bancos centrales retiren su apoyo definitivamente”

Estas medidas han arrojado luz a los mercados de renta fija: “Los progresos realizados en Europa en relación a este fondo de recuperación sacaron de dudas a los mercados y propiciaron un repunte de la deuda periférica europea y del mercado de crédito. En este contexto, a través de nuestra gestión activa y flexible hemos hecho las oportunas asignaciones a la renta fija”, aclaran desde la gestora.

Ya en la crisis de 2008 el peso recayó sobre los bancos centrales, que inyectaron liquidez con políticas monetarias de compras de activos de renta fija. Sin embargo, “ni la actividad económica real ni las perspectivas de inflación llegaron a alcanzar una dinámica suficiente como para que los bancos centrales pudiesen retirar su apoyo definitivamente”, apuntan los expertos de Carmignac. ¿El motivo? Tipos de interés anclados y Gobiernos poco dispuestos a endeudarse. “La subvención de los tipos de interés permitió evitar el peor de los desenlaces, pero apenas incitó la inversión por parte de unos actores cuya prioridad era reducir sus niveles de endeudamiento”, señalan desde la gestora francesa.

¿Cuál es la gran diferencia con la crisis actual? Según Didier Saint-Georges, Managing Director y Miembro del Comité de Inversiones Estratégico de Carmignac, “los Gobiernos esta vez han decidido incrementar drásticamente el gasto público. Así, el déficit presupuestario estadounidense debería representar cerca del 20% del PIB a finales de año y el de la zona euro, el 10%”. En esta ocasión “las políticas de compras de activos por parte de los bancos centrales son el resultado de esos programas presupuestarios (dirigidos a fomentar este gasto), puesto que facilitan su financiación”.

Por el momento, “el esfuerzo presupuestario de Estados Unidos representa cerca del 15% de su PIB y se materializa, principalmente, en forma de subvenciones directas. El plan de reactivación económica presentado recientemente por la Comisión Europea no tiene la misma envergadura, y aún tendrá que pasar por el filtro del Parlamento Europeo y de los parlamentos nacionales, algunos de los cuales no lo acogerán de buen grado, antes de su implementación en 2021”, concluye el Didier Saint-Georges.

Entorno actual: la brecha entre grupos crece

Los mercados han caído con la misma fuerza que se han levantado, y todo en apenas cuatro meses: desplomes y repuntes de hasta el 35%. “Creo que fue difícil para la gente entender desde el principio por qué los mercados reaccionaron tan violentamente a la crisis. La combinación de boletines de salud negativos, paradas de producción y una ralentización de los datos macroeconómicos creó una situación sin precedentes”, opina David Older, Head of Equity en Carmignac.

Sin embargo, según explican desde la gestora, en general, los múltiplos siguen siendo altos, especialmente en algunos sectores. Por ejemplo, “el 20% de los valores del S&P500 generó el 40% de las pérdidas totales, mientras que el 20% de la capitalización total de la bolsa viene de los cinco primeros valores de estas 500 empresas que lo forman”, explica David Older. Es decir, el peso del índice recae sobre unos pocos grupos. Mientras algunos valores han subido con fuerza, otros se han desplomado con la misma intensidad, ¿por qué?

Con la crisis, la brecha entre grupos crece. “Los más fuertes” ganan posiciones mientras que “los más frágiles” caen en el vacío. Son los valores tecnológicos los que han apuntado rentabilidades superiores en esta crisis. Así lo expone Didier Saint-Georges: “En periodos de crecimiento débil, los actores que ya muestran una posición dominante gracias a sus competencias tecnológicas para afianzar su oferta a los clientes se adaptarán a la coyuntura, mientras que los actores poco flexibles, lastrados por unas importantes necesidades de capital y que ya demuestran fragilidad desde el punto de vista financiero se verán en una situación difícil”.

"En periodos de crecimiento débil, los actores con posición dominante y competencias tecnológicas se adaptarán a la coyuntura"

Carmignac ve un repunte técnico del consumo de los hogares en el tercer trimestre del año, debido al efecto de compensación. Aun así, consideran que resultará difícil que las actividades colectivas como el transporte aéreo o el turismo puedan recuperar completamente su anterior modelo económico mientras siga imperando el distanciamiento por razones sanitarias. El temor a un rebrote de contagios o a la caída de la economía seguirán muy presentes: “En Estados Unidos, por ejemplo, es difícil pensar que una tasa de ahorro que no superaba el 8% el año pasado no vaya a incrementarse en vista del gran aumento que ha registrado la tasa de desempleo”. En concreto, se ha destruido alrededor de 40 millones de empleos desde que comenzó la pandemia.

De este modo, “no solo los líderes tecnológicos saldrán reforzados de esta crisis, sino que, incluso en los sectores más perjudicados, la selección darwiniana dará lugar al surgimiento de vencedores. Por ejemplo, incluso en el sector del transporte aéreo, los actores más eficientes sobrevivirán y se beneficiarán de los reveses sufridos por sus desafortunados competidores en cuanto mejore la coyuntura macroeconómica”, concluye la firma francesa.

Inversores: ¿cómo capear esta situación?

Además de saber seleccionar los activos, la flexibilidad de la cartera es un factor clave para poder adaptarse a estos grandes movimientos. Didier Saint-Georges también recomienda “no dejar cabos sueltos ante esta incertidumbre y mantener unas carteras centradas principalmente en los vencedores estratégicos a largo plazo, así como vigilar estrechamente tanto los riesgos de inestabilidad como las oportunidades tácticas”.

Encontrar estos vencedores es el trabajo de los profesionales de Carmignac. Las oportunidades están ahí, pero es necesario ampliar el horizonte temporal y dirigir las inversiones al largo plazo. En esta línea, los expertos recomiendan una gestión activa apoyada en convicciones y en estudios de mercado sólidos. Esta es precisamente la estrategia de la gestora francesa: vigilar riesgos y hallar oportunidades con análisis exhaustivos del comportamiento de los mercados, ampliando así al máximo el horizonte de posibilidades.

Su filosofía del Patrimoine se apoya en esta idea desde su nacimiento hace más de 30 años: largo plazo, flexibilidad y gestión activa. La gestora refleja esta filosofía en su gama de fondos del Patrimoine: abarcan todo el territorio internacional a través de su estrategia Patrimoine que alcanza inversiones globales; la estrategia Emerging Patrimoine, para los mercados emergentes; y la estrategia Patrimoine Europe, centrada en Europa. Y no solo eso. Al tratarse de fondos mixtos, Carmignac puede capear la situación no solo a nivel geográfico, sino también por tipos de activos —renta fija, variable y divisas— equilibrando la balanza en cada momento en base a sus convicciones.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios