FINECT & BIOS 2020

Carne vegetal, 5G o vehículos autónomos: las tendencias que marcarán la era poscovid

La necesidad de estar presentes dentro de un mundo hiperconectado o la cada vez más urgente necesidad de cuidar el planeta se han puesto de relevancia durante el confinamiento

Foto: iStock.
iStock.

Desde hace varios años la población mundial está asistiendo a una transformación digital sin precedentes, que está cambiando desde la forma en la que nos relacionamos hasta cómo viajamos o desarrollamos nuestras tareas en el trabajo. Dicha transformación, que parecía haber alcanzado, en cierta medida, su máxima plenitud con el despegue del 4G o la puesta a punto de los primeros coches eléctricos, no ha hecho más que acelerarse desde que la pandemia del covid-19 se extendiera por todo el planeta.

La necesidad de estar presentes dentro de un mundo hiperconectado o la cada vez más urgente necesidad de cuidar el planeta se han puesto de relevancia durante el confinamiento que ha vivido prácticamente toda la población mundial.

Ante este escenario, resulta cada vez más importante mantener en cartera las compañías que serán protagonistas del futuro y que permitirán a los inversores beneficiarse de rentabilidades a largo plazo. Esta idea es la que sostienen la mayoría de gestoras internacionales, que acudieron esta semana al BIOS 2020 (Best Investment Opportunities Summit), un evento online organizado por Finect, en el que los gestores de diferentes firmas defendieron sus ideas de cara a los próximos años.

Ganadería responsable y cambio climático

Una de las ideas que compartieron varios gestores es la necesidad de estar presentes en empresas que aborden los criterios de la inversión socialmente responsable o ESG. “Nos encontramos en un momento muy interesante para plantearse la inversión en cambio climático”, explicó Isabella Hervey – Bathurst, Co-gestora del Schroder ISF Global Climate Change Equity. La gestora puso en evidencia el profundo impacto que el cambio climático está teniendo ya en toda la economía mundial y en la repercusión que, sin duda, tendrá en todos los sectores. “Al mercado no se le da muy bien ver los riesgos en este tipo de temas no financieros y para nosotros es una oportunidad”, afirma.

En este escenario, empresas relacionadas con las energías renovables, eficiencia energética o recursos medioambientales serán las más beneficiadas. Además, también existen oportunidades interesantes dentro del sector alimentario. “Actualmente la ganadería es responsable del 14% de las emisiones de gases invernadero. Si continúa evolucionando como ahora, en 2050 sería responsable del 100% de las emisiones permitidas. Por ello, los productos vegetales que imiten a la carne puede ser un negocio en los próximos años”, explicó Hervey. Según sus cálculos, de evolucionar como la leche vegetal, en 10 años la carne vegetal pasaría de ser un negocio de 14.000 millones de dólares a ser uno de 140.000 millones.

¿Cuánto puedo ganar invirtiendo a largo plazo?:


https://finect.com/pillbuilder.min.js" data-attr-height="700" data-pill="https://finect.com/apps/cuanto-tendras-segun-riesgo-asumido-confidencial/pill" async >

El poder de la conectividad 5G

Otra de las industrias que se posiciona como ganadora en los próximos años y que se ha potenciado con la pandemia es la conectividad y la llegada del 5G. A ella hicieron referencia también varios gestores, que apuntaron a que las personas están expuestas a gran parte de esta tecnología durante su rutina diaria. “Algo que empezó en el mundo tecnológico ha traspasado la frontera del software para migrar a otros sectores económicos”, apuntó Grant Bowers, portfolio manager del Franklin US Opportunities Fund. Los sectores a los que hizo referencia Bowers engloban desde oportunidades dentro del comercio electrónico con compañías como Visa, Mastercard o PayPal; pasando por servicios de medicina personalizada y precisión de datos; servicios de la nube, que se han potenciado durante los últimos meses con el objetivo de tener plantillas en el trabajo distribuidas y conectadas, o el internet de las cosas, que va más allá de ordenadores y teléfonos móviles.

Esta misma idea también fue defendida por Jon Guinness, Portfolio Manager de Fidelity International, quien aseguró que la digitalización afecta “a todos los sectores de consumo y a todas las empresas”. Dentro de estas, Guinness hizo especial hincapié en compañías pertenecientes a sectores como la música, donde Spotify, Amazon Music o Apple Music resultan beneficiados, o el de los videojuegos, con compañías como Sony, Nintendo o Tencent.

Desde Morgan Stanley IM también coincidieron en esta visión. La gestora, con una estrategia global, también invierte en compañías que están muy presentes en la vida de las personas diariamente. “Son algunos valores que interactúan con nosotros, los consumidores, en nuestra vida cotidiana. Cuando despertamos, nos lavamos, vamos a trabajar, comemos… Empresas con las que, pase lo que pase, interactuamos a diario”, apuntó Alistair Corden – Lloyd, Executive Director de Morgan Stanley IM, especialista de producto del fondo MS Global Brands. Uno de los ejemplos dentro del campo de la tecnología y la conectividad al que apuntaron desde la gestora fue Microsoft Office, aunque fuera de este campo también destacan otras compañías como Dove, L’Oreal, Lipton o Coca-Cola, entre otras.

Del vehículo eléctrico al coche autónomo

Relacionadas también con el poder de la conectividad, otra de las tendencias que los gestores internacionales creen que estarán presentes en el futuro son los vehículos conectados. “Hay muchas oportunidades diferentes”, explicó George Saffaye, managing director del Global Investment Strategist BNY Mellon. “Gran parte de estas oportunidades vienen a través de la conectividad, la automatización en las fábricas o la transformación digital, un proceso que la pandemia ha acelerado”, apuntó el gestor.

Según la gestora, la innovación en movilidad marcará el ritmo de los desplazamientos en los próximos años. Y de estos se beneficiarán compañías de datos, que podrán analizar la información de los vehículos conectados, pero también otros agentes como impulsores de modelos de suscripción para compartir coches. No obstante, el foco principal se centra en la electrificación de los vehículos y, especialmente, en el potencial de los coches autónomos. “Aunque su uso todavía no está totalmente extendido entre la población, empezarán a ser una realidad en los próximos años”, argumentó Saffaye, quien explicó que este sector no solo abre oportunidades para los fabricantes de coches autónomos, sino también para el desarrollo de infraestructuras u otros campos relacionados con la movilidad.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios