IMPACTO DEL CORONAVIRUS EN LAS ASEGURADORAS

¿Dónde está el riesgo de crisis? El seguro sufre más que la banca el primer golpe

Los bancos han realizado importantes provisiones de prevención, pero han defendido sus posiciones de capital mejor que las aseguradoras su solvencia

Foto: iStock.
iStock.
Adelantado en

“El mundo del seguro es aburrido, no hay quiebras como en la banca”. Esta es una de las citas clásicas de los ejecutivos del sector, que, pese a su tamaño e importancia, tiene menos protagonismo entre inversores y analistas, periodistas o supervisores que los bancos, que han acaparado el riesgo de las crisis financieras. Pero el peso de la banca en la sombra (todo lo que no es un banco tradicional) y las interconexiones financieras se han disparado en la última década. Y el primer impacto del covid se ha ensañado con las aseguradoras más que con los bancos.

Las aseguradoras se han llevado un mordisco importante en su solvencia con los efectos iniciales del covid-19, según se vio en los resultados del primer trimestre. El golpe fue de entre el 8% y el 16% en los grandes grupos aseguradores europeos, con apenas un mes de incertidumbre y dos semanas de restricciones que hubo en el primer trimestre, con lo que se prevé mayor en los resultados del segundo trimestre que publicarán este verano. Además, las aseguradoras españolas no han recibido el apoyo público que han pedido para mantener los seguros de crédito, que garantizan la relación comercial entre empresas en transacciones que suponen unos 200.000 millones anuales.

El impacto ha sido mayor que en la banca. Aunque no son medidas comparables, el indicador de solvencia de los bancos tradicionales, la ratio de capital, ha salido más indemne del primer envite de la crisis, aunque las entidades han realizado grandes provisiones y asumen que tendrán que volver a hacerlo en los próximos trimestres.

Hay dos lecturas del primer impacto en la crisis. La primera es el ‘timing’. Las aseguradoras han sufrido el golpe de forma inmediata, mientras que en los bancos va a ser más progresivo, ya que las moratorias y los avales públicos en el crédito a las empresas retrasan el previsible aumento de la morosidad. La segunda es que ya no solo preocupa la banca, que ha sido el epicentro de las últimas crisis.

La ratio de solvencia de las aseguradoras muestra el margen que tienen estas compañías para hacer frente a imprevistos a través del exceso del patrimonio propio respecto al capital de solvencia obligatorio (SCR). El mínimo es el 100% y, cuanto mayor sea, mejor. En Mapfre, la ratio disminuyó en el primer trimestre 9,2 puntos porcentuales hasta el 177,2%, el nivel más bajo desde que en 2016 entró en vigor Solvencia II y homogeneizó el cálculo.

El mordisco ha sido mayor en los cuatro grupos aseguradores más grandes del Viejo Continente. En Zurich ha sido de 36 puntos básicos, hasta el 186%; en Generali, de 28 puntos, hasta el 196%; en Allianz, de 22 puntos, hasta el 190%, y en AXA, de 16 puntos, hasta el 198%.

El Banco de España (BdE) dedicó parte de su último informe de estabilidad financiera a la preocupación creciente sobre las interconexiones financieras y el riesgo de que generen una tormenta financiera ante un eventual ‘shock’. Sobre las aseguradoras, señaló que, “en los próximos meses, se espera un incremento en los gastos de estas compañías por asistencia sanitaria, pago de indemnizaciones por fallecidos, cancelación de eventos, viajes, interrupciones de actividad empresarial, etc., que se verá solo parcialmente compensada por una menor siniestralidad en otros segmentos. También se espera una reducción de los ingresos asociados a actividades que, como los viajes, se suelen asegurar”.

Sin embargo, el supervisor cree que el daño acabará siendo mayor a través del canal de valoración de sus inversiones financieras: “Las estimaciones de mercado apuntan a que el impacto de estos gastos en balance, cuenta de resultados y ratio de solvencia será menor que el originado como consecuencia de la prolongación del escenario de tipos de interés bajos y de las reducciones de valor de sus inversiones en activos financieros, que puede ser muy significativo, ya que la mayoría de estas exposiciones no están cubiertas”.

El impacto de la crisis en la rentabilidad de las compañías de seguros puede ser muy significativo, tanto en el segmento de vida, que parte de una rentabilidad muy baja, como en el de no vida, que concentra mayores riesgos. El segmento no vida presenta un mayor perfil de riesgo en sus inversiones, con un mayor peso de la renta variable y los inmuebles, con lo que puede ser más sensible a la crisis del coronavirus, pero representa un porcentaje reducido de la cartera de inversión”, insistió el organismo gobernado por Pablo Hernández de Cos.

Hay que tener en cuenta que una reducción de tipos, en realidad, eleva el precio de los bonos, “mejora la solvencia de la compañía, ya que los activos [de renta fija] valen más, y por otro lado dificulta la contratación de seguros de vida-ahorro”, explica Jaime Moreno, director de Inversiones para Iberia y Latam de Allianz. De hecho, la presencia de los seguros de vida ahorro en España es más reducida que en otros países, por los tipos bajos de los últimos años y por el mayor peso de los fondos en las carteras de las familias españolas.

Así, “cuanto más bajos estén los tipos, mayor es la valoración de la cartera”, expone José Luis Jiménez, director general de Inversiones de Mapfre, aunque “en un periodo como el actual, te puedes encontrar con el problema de que tienes que reinvertir vencimientos, es decir, nuevo dinero a tipos más bajos”. Además, admite que “no es descartable que en algún momento la tensión sobre los tipos de interés en España sea significativa”.

Por ello, “el actual escenario de tipos bajos prolongado en el tiempo es un reto mayúsculo para las aseguradoras y la capacidad que tienen para poder cubrir sus pasivos en el futuro”, avisa Miguel Ángel Ribera, director de Inversiones de Generali España. Además, este escenario “va a tener un impacto negativo en la cuenta de resultados”, reconoce Antonio Pepin, director ejecutivo de Finanzas de Liberty en Europa. “La actuación de los bancos centrales, con inyecciones masivas de liquidez en los mercados financieros, aleja en el tiempo las expectativas de repuntes de tipos de interés y, de mantenerse, presionará los márgenes financieros”, añade Elena Nabal, subdirectora general de Inversiones de Catalana Occidente.

Otro reto para las aseguradoras en el ramo de vida, menos desarrollado como se sabe en España, está en los casamientos de los activos y los pasivos. Es decir, entre las obligaciones adquiridas con los clientes a través de productos de ahorro y los bonos en cartera. Pero esto “es una gran ventaja de la regulación en España”, señala José Luis Jiménez, ya que la Dirección General de Seguros (DGS) obliga a un grado de ‘macheo’, como se conoce en la jerga, mayor que en otros países.

“El sector asegurador tiene en general bien cubierto el riesgo de tipo de interés. No creemos que se pueda decir lo mismo de algunas aseguradoras en otras jurisdicciones europeas, que tienen una duración [vencimiento medio] de sus activos más baja que la de sus pasivos”, arguye Víctor Luis Massana, director de gestión de Inversiones de VidaCaixa. Las exigencias de ‘macheo’ son relevantes en España y Reino Unido. En el resto de países, es relevante la gestión de casamiento de activos y pasivos (‘asset liability management’, ALM) que hayan llevado las aseguradoras, al tener más flexibilidad al respecto. “Como apunta el Banco de España, la falta de coberturas de activos o de ALM puede generar volatilidad en el valor de los activos, los fondos propios o el margen de solvencia de las aseguradoras”, apunta Carlos Babiano, director de Inversiones de Santalucía.

Asimismo, un riesgo relevante es la degradación del ‘rating’ de los bonos, dado que la crisis ha provocado una rebaja de calificaciones crediticias por parte de las agencias de ‘rating’, lo que golpea a las aseguradoras por el precio de estos títulos y deteriorando la calidad de su activo. Según estimaciones del BdE, antes de esta crisis el 32% de los bonos en las aseguradoras estaba con ‘rating’ de grado de inversión pero con notas entre BBB+ y BBB-. Es decir, con riesgo si hay recortes de convertirse en ángeles caídos al pasar a ser bonos basura.

En el caso de Mapfre, según su último informe financiero trimestral, la deuda corporativa suponía en marzo un 18% (8.993,8 millones) de la cartera total de inversiones (50.252,5 millones). Dentro de este segmento, el 32,4% tenía nota de BBB. Es decir, un tercio de la deuda de empresas en cartera estaba en riesgo de ser ángeles caídos, mientras que un 9,9% era de bonos basura o sin calificación.

Un informe del servicio de estudios de Mapfre comparó las calificaciones crediticias de la cartera de renta fija de algunas de las grandes aseguradoras europeas, con datos de 2018. Los bonos BBB suponían un tercio de la deuda corporativa mantenida por Allianz o Aegon, y un 48% en Generali, mientras que en deuda pública alcanzaba el 26% en Allianz, o el 42% en Generali.

Perfil del 'rating' de las inversiones de aseguradoras europeas. (Fuente: Mapfre)
Perfil del 'rating' de las inversiones de aseguradoras europeas. (Fuente: Mapfre)

Las aseguradoras consultadas que han respondido a preguntas sobre sus políticas de inversión (Mapfre, Allianz, Generali, Catalana Occidente, Santalucía, VidaCaixa y Liberty) aseguran que el impacto ha sido mínimo en cuanto a pérdidas de ‘rating’, admiten haber aprovechado la volatilidad de marzo y abril, y moldear sus criterios ante el nuevo escenario de tipos.

José Luis Jiménez, Mapfre

PREGUNTA. ¿Cómo reaccionaron ante la volatilidad en los bonos?

RESPUESTA. Como dijo una vez Warren Buffett: “Hay que ser temerosos cuando otros son avariciosos y avariciosos cuando otros son temerosos”. Renta fija es nuestro principal activo en el balance, con más de 40.000 millones invertidos en bonos. La volatilidad fue un buen momento para mejorar la TIR [tasa interna de retorno] de adquisición de nuestras carteras.

P. ¿Cómo afrontan el nuevo escenario de tipos de interés?

R. Hay que aceptar la realidad como es, no como nos gustaría que fuera. En cualquier caso, tenemos bastante margen de maniobra para mejorar los ingresos financieros. En primer lugar, por la diversificación del balance hacia activos alternativos como capital privado, infraestructuras, deuda privada, etc. Teníamos un porcentaje muy bajo tan solo hace dos años y poco a poco vamos incrementando la exposición, aunque mucho menos que otras compañías de seguros. Además, esta corrección en los mercados nos puede venir muy bien para tomar posiciones a buenos precios. Por otra parte, hemos ido desarrollando nuestra estrategia ‘multiboutique’. Por todo ello, aun a pesar de los bajos tipos de interés, tenemos confianza en hacer crecer el negocio de manera saludable.

Víctor Luis Nassana, VidaCaixa

PREGUNTA. ¿Cómo reaccionaron ante la volatilidad en los bonos?

RESPUESTA. En los peores momentos de la corrección [primera quincena de marzo] apenas existía liquidez en el mercado secundario para realizar movimientos significativos en la cartera de inversiones. De todos modos, a pesar del brusco movimiento de mercado, no se incumplió ninguno de los límites internos que tenemos prefijados. Una vez se estabilizó la situación y el mercado primario reabrió, aprovechamos para comprar bonos de renta fija privada de elevada calidad con unos diferenciales de rentabilidad atractivos.

P. ¿Cómo afrontan el nuevo escenario de tipos de interés?

R. El escenario de tipos de interés bajos durante más tiempo plantea, sin duda, un reto importante a la gestión de las inversiones de la aseguradora. La respuesta que creemos más adecuada ante este reto es una combinación de gestión más activa, encontrar las bolsas de valor adecuadas que existen (por ejemplo, bonos ilíquidos que cotizan con una prima de rentabilidad) y diversificar en otros activos.

Miguel Ángel Ribera, Generali

PREGUNTA. ¿Cómo reaccionaron ante la volatilidad en los bonos?

RESPUESTA. La reacción fue de cautela, somos inversores por lo general a largo plazo. Además, estábamos convencidos de que, en esta ocasión, tanto el BCE como los gobiernos iban a actuar de forma rápida y contundente, como al final afortunadamente ha acabado sucediendo.

P. ¿Cómo afrontan el nuevo escenario de tipos de interés?

R. Dicho escenario lleva tiempo entre nosotros y seguirá así a largo plazo. Sobre los criterios de inversión, en los últimos años, se ha aumentado la diversificación, debido a la baja rentabilidad de la deuda tanto gubernamental como corporativa, destinando parte de las nuevas inversiones a otro tipo de activos menos líquidos, pero con rentabilidades más atractivas: el 'private equity', los préstamos, los fondos alternativos o los inmuebles.

Jaime Moreno, Allianz

PREGUNTA. ¿Cómo reaccionaron ante la volatilidad en los bonos?

RESPUESTA. Llevamos a cabo un análisis de aquellos sectores de crédito que pudieran verse perjudicados en el futuro, debido a la pandemia, tales como aerolíneas, comercio, etc. Dicho análisis condujo a ventas selectivas, pero no muy relevantes.

P. ¿Cómo afrontan el nuevo escenario de tipos de interés?

R. Continuamos en la misma línea que venimos observando en el pasado reciente, es decir, no comercializando productos sin proposición de valor al cliente e invirtiendo más en activos reales.

Antonio Pepin, Liberty

PREGUNTA. ¿Cómo reaccionaron ante la volatilidad en los bonos?

RESPUESTA. Con prudencia. Hemos monitorizado el mercado con la misma frecuencia y rigor que antes, pero siempre con la expectativa DE que el ensanchamiento de ‘spreads’ de riesgo sería temporal y volvería a niveles previos a la crisis del covid-19. Los mensajes de las autoridades en términos de política monetaria y actuación sobre los mercados están permitiendo una vuelta gradual a los 'spreads' anteriores.

P. ¿Cómo afrontan el nuevo escenario de tipos de interés?

R. En realidad, el mercado venía descontando un alargamiento similar como una posible opción a futuro, si bien es cierto que esa amenaza parece ahora más clara. La estrategia de inversión no ha cambiado de forma significativa, pero sí con ciertos ajustes.

Elena Nabal, Catalana Occidente

PREGUNTA. ¿Cómo reaccionaron ante la volatilidad en los bonos?

RESPUESTA. Mantuvimos las estructuras de las carteras y aprovechamos momentos concretos de estrés en los mercados para invertir en determinadas posiciones.

P. ¿Cómo afrontan el nuevo escenario de tipos de interés?

R. Extremando la prudencia y vigilando estrechamente los márgenes financieros y los compromisos. Mantenemos altas tasas de liquidez que nos permiten aprovechar las oportunidades del mercado en un entorno de volatilidad.

Carlos Babiano, Santalucía

PREGUNTA. ¿Cómo reaccionaron ante la volatilidad en los bonos?

RESPUESTA. Tratamos de sacar ventaja de esos episodios de nerviosismo en el mercado, donde se castiga indiscriminadamente a casi todos los activos, para invertir posiciones de liquidez que vamos construyendo en momentos de complacencia de mercado. Una cuestión en donde hemos hecho especial foco es en la revisión del riesgo de crédito de nuestras posiciones en un entorno poscovid, en donde el mapa de ganadores y perdedores sectoriales/empresariales es muy diferente al que había antes de la irrupción del virus. Desde nuestro punto de vista, el riesgo de crédito es donde tenemos que estar enfocados más que en la variación de precios de los activos financieros.

P. ¿Cómo afrontan el nuevo escenario de tipos de interés?

R. Debido al cambio estructural en las curvas de tipos de interés, nuestra cartera de inversiones se encuentra en este momento muy diversificada en cuanto a sus fuentes de rentabilidad. Sobre cambios en los criterios de inversión, hay que diferenciar entre estrategia y táctica. No hemos cambiado los criterios de inversión desde un punto de vista estratégico. Desde un punto de vista táctico, ante un entorno como el actual en el que todo indica que el mundo no va a ser igual que antes, por supuesto que hemos reformulado posicionamientos de inversión. Se ha trabajado mucho en el seguimiento y activación de medidas extraordinarias para asegurar la posición de liquidez, dado que durante algunas semanas de marzo los mercados financieros gozaban de poca liquidez.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios