DEMANDA DE 4 MILLONES POR COMPETENCIA DESLEAL

Julius Baer encara un pleito contra Auriga y exbanqueros por una cartera de 300 M

El banco suizo interpuso una demanda por competencia desleal contra cuatro exempleados, Auriga y Quadriga. Reclama cuatro millones por llevarse una cartera de 170 clientes

Foto: Oficina de Julius Baer en Zúrich, donde está su sede. (Reuters)
Oficina de Julius Baer en Zúrich, donde está su sede. (Reuters)
Adelantado en

Nueva batalla judicial en banca privada. En este caso, de Julius Baer contra cuatro exempleados y contra Auriga. La entidad suiza ha interpuesto una demanda solidaria por valor de 3,9 millones de euros a partir de una cartera de 170 clientes y 300 millones de patrimonio que estos banqueros se llevaron desde Julius Baer para asesorarles desde una nueva sociedad que trabaja con Auriga y Mirabaud. Desde ninguna de las partes hay comentarios.

El conflicto surgió hace ya tres años y tiene dos partes, por demandas cruzadas, ya que dos de los cuatro empleados fueron despedidos y demandaron al banco por despido improcedente. La reclamación más cuantiosa era la del exbanquero Víctor del Rey, un nombre conocido en el sector, que pidió 1,2 millones y perdió en primera instancia y, hace un año, en el Tribunal Superior de Justicia de Madrid. Este mes, el Tribunal Supremo ha rechazado su recurso de casación.

Con la desescalada empieza la otra batalla judicial, que se antoja más larga y compleja. Había tres juicios previstos para los días 15, 22 y 29 de abril, según fuentes jurídicas conocedoras, que fueron cancelados por las restricciones provocadas por el coronavirus. Ahora, las partes esperan nuevas fechas. Dichas partes son Julius Baer por un lado, y cuatro personas físicas y dos jurídicas por otro, por posible competencia desleal con la salida de una cartera de más de 170 clientes y 345 millones de francos suizos en aquel momento, unos 325 millones de euros.

Las personas físicas son exempleados: Víctor del Rey, uno de los banqueros estrella de Julius Baer hasta su marcha en 2017 después de 28 años en la casa, Alberto Bousquets, Elena Merino y Leticia Carout. Y las dos personas jurídicas son Auriga y Quadriga. La primera es la matriz y la segunda es gestora (SGIIC).

El origen de este proceso data de 2017, aunque fue en enero de 2018 cuando Julius Baer interpuso la demanda por competencia desleal. Pero en los dos últimos años se ha desarrollado la rama laboral, que ha ganado Julius Baer, y ahora está previsto que empiece la mercantil. La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) también recibió un informe de Julius Baer con documentos y explicaciones sobre lo ocurrido, aunque el supervisor quiere esperar a que acabe el pleito antes de analizar la posibilidad de realizar alguna acción, según fuentes conocedoras.

Así, hay que remontarse tres años atrás, cuando el grupo suizo, que opera en España a través de una agencia de valores (Julius Baer Agencia de Valores, SAU, que es la sociedad que ha interpuesto la demanda mercantil), decidió centralizar su operativa en Luxemburgo, después de haber adquirido la filial en el Gran Ducado de Commerzbank. Los clientes debían firmar su conformidad con que se pasara a gestionar sus cuentas desde Luxemburgo en vez de hacerlo desde Fráncfort, como ocurría hasta entonces. El cliente que no firmara antes del 20 de octubre de 2017 quedaría fuera del banco.

La firma, liderada en España por Carolina Martínez-Caro, encomendó a los banqueros explicar a los clientes el cambio. Y a partir de ahí empezó la tensión con Víctor del Rey. Según la demanda y el informe remitido a la CNMV, el banquero rechazó dar notificación primero, y aseguró después que había disconformidad de los clientes de forma generalizada, pese a que el resto de clientes del banco firmó mayoritariamente, ya que Luxemburgo es el principal centro europeo de depositaría de fondos.

La demanda asegura que hubo ausencias injustificadas, presencias nocturnas e, incluso, agotamiento del tóner de las impresoras o 'e-mails' a clientes con copia a ejecutivos de Auriga mandados desde la oficina de Julius Baer. Alberto Bousquet dejó Julius Baer voluntariamente el 27 de julio, y también se dio de baja Leticia Carout. Víctor del Rey y Elena Merino, por su parte, que acumulaban 28 y 20 años respectivamente en la casa, seguían en ella en el verano de 2017.

Julius Baer suspendió de empleo, pero no de sueldo, a Del Rey el 28 de agosto de 2017, accediendo a su ordenador con un notario, peritos y abogados presentes, según la demanda. A partir de ahí, encargó un informe forense a Forrest Digital y despidió a Del Rey y a Merino, que demandaron a la firma. Merino ganó en primera instancia, pero perdió en segunda en el Tribunal Superior de Justicia de Madrid.

La entidad pidió otro informe a Mansolivar, firma especialista en análisis económico para estas situaciones, que fue perito en el caso Bankia y fundada por el exinspector del Banco de España y ahora diputado por Vox Rubén Mansolivar. Según el Supremo, al notificar el 5 de junio su rechazo al recurso de casación de Víctor del Rey, “el acceso a la información había sido el adecuado para conocer la actividad realmente desarrollada para conseguir los objetivos perseguidos por la empresa y que la selección de esa información se había limitado a los correos identificados con palabras concretas que pertenecían a empresas de la competencia”.

Mansolivar realizó tres cálculos sobre el daño económico causado basándose en la salida de clientes, los ingresos que se dejan de percibir o el impacto en la imagen y marca del banco, según la demanda mercantil. La cifra más baja de las tres estimaciones son los 3,9 millones que reclama Julius Baer, que contrató a Garrigues para la demanda laboral recibida y la mercantil interpuesta.

La demanda asegura que el banco tiene pruebas de que los banqueros realizaron movimientos para llevarse clientes trabajando aún en Julius Baer. En su argumento, alega incluso la impresión de contratos con Pictet y Auriga cuando aún estaban en la oficina. Porque inicialmente iban a crear una sociedad llamada ISC, que nunca llegó a nacer, para trabajar bajo el paraguas operativo en la gestión de Quadriga y con Pictet como depositario, además de mencionar que tenían la idea de trabajar con Inversis para facilitar la inversión apalancada a los clientes, aunque el banco de los March habría rechazado participar finalmente, según el argumento expuesto en el pleito. La demanda también dice que el banco recibió una comunicación de un cliente que llevaba a Víctor del Rey preguntando si finalmente iba a haber una absorción de Julius Baer por Pictet.

El relato presentado en la demanda mercantil por Julius Baer señala que el 10 de octubre de 2017 Pictet comunicó la ruptura del acuerdo a tres bandas por entender que los banqueros habían operado sin desvincularse de su anterior casa. Los banqueros, ya sin tener relación contractual con Julius Baer, continuaron trabajando con Quadriga y acordaron la depositaría con Mirabaud.

Entre los documentos que la demanda de Julius Baer, desarrollada por Garrigues, asegura tener, estaría uno que alude a pagos desde Quadriga a una sociedad llamada Mavechate con la que no tenía relación, y de la que habrían cobrado Bousquet y Carout antes de que fuera cerrada. Posteriormente, la sociedad que sale citada en la demanda es la que articula el trabajo como banquero privado de Víctor del Rey, con el soporte de Quadriga y Mirabaud, Velar Inversiones Global 72 SL (empezó llamándose Marveler Solutions SL), creada con el despacho V2C Abogados, y con el banquero como apoderado y presidente.

Los 3,9 millones de demanda suponen una cifra notable para estas entidades. Las cuentas de 2018, últimas publicadas en el Registro Mercantil, se saldaron con un beneficio de 5,1 millones para Auriga Global Investors Sociedad de Valores, frente a los 2,8 millones del año anterior, y en pérdidas de 589 euros para Quadriga SGIIC en 2018 tras ganar 1,5 millones el ejercicio previo, mientras que Auriga Capital Markets, matriz de ambas sociedades, perdió 16 millones en 2018. Por su parte, Julius Baer Agencia de Valores perdió 2,27 millones en 2018 y 1,94 millones en 2017. Ninguna de las dos firmas facilita cifras del volumen de activos gestionado de grandes patrimonios.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios