La recuperación será lenta y gradual

La contracción del PIB español será de las más profundas a nivel mundial

Los expertos afirman que el punto de mayor caída de la actividad estaría ya superado y consideran que la industria y la construcción liderarán la reactivación de la economía

Foto:

Minimizar al máximo el número de víctimas del covid-19, esa ha sido la prioridad durante los últimos meses en los que el confinamiento y el distanciamiento social han sido algunas medidas por la que muchos países han optado para reducir la tasa de contagio. Esto ha tenido una consecuencia clara, la consiguiente caída de la economía. Una vez superadas las fases más críticas de la pandemia, las principales economías mundiales pisan el acelerador para recuperar el tiempo perdido y evitar una recesión mayor.

A finales de mayo ya se empezaron a dar los primeros pasos hacia la normalización de la economía, pero los expertos de Banca March pronostican que este proceso será lento y gradual. Así lo refleja su último informe de Estrategias de Mercados y recomendaciones de inversión que prevé una recuperación contundente de cara a final de año. A pesar de esta reactivación, desde la entidad estiman que la abrupta caída de la actividad ya registrada provocará que en el conjunto de 2020 el PIB mundial sufra un retroceso del 4% interanual; no se recuperarán los niveles de cierre del año pasado hasta el primer trimestre de 2021 y el PIB global estaría más de un 2% por debajo de la senda que se preveían a comienzos de este ejercicio.

Si las cuarentenas se alargan más de lo previsto, el impacto económico será superior. “Seguimos en un contexto de elevada incertidumbre. El impacto final de la crisis sanitaria en la economía dependerá principalmente del tiempo que las medidas de contención del virus deban mantenerse activas y esto, a día de hoy, continúa siendo una realidad cambiante”, señalan desde Banca March. En su informe también plantea un escenario alternativo más negativo, que consistiría en ampliar la profundidad y también la duración de las medidas de aislamiento hasta pasado el verano y en el que, además, los efectos del deterioro de las condiciones financieras llevarían a una mayor destrucción del tejido empresarial. En este caso, consideran que los efectos negativos serían más estructurales y el PIB mundial se situaría un 7,4% por debajo de la senda prevista a comienzos de este año.

España: caída profunda y recuperación lenta

El informe de la entidad bancaria destaca el impacto que están teniendo las medidas de distanciamiento social sobre la economía española. Una situación que, unida a la composición del modelo productivo nacional, lleva al banco a estimar que la contracción del PIB será de las más profundas a nivel mundial. “Los datos confirman este escenario y en abril las ventas minoristas se redujeron un 32%”, afirman. Según el INE, en torno al 46% de las empresas del sector estuvieron cerradas al público, pero en contraposición, y como nota esperanzadora, las ventas de empresas cuya actividad principal es el comercio electrónico aumentaron un 53% interanual.

El impacto de la crisis sanitaria en la economía dependerá del tiempo que las medidas de contención del virus deban mantenerse activas

La crisis sanitaria también ha impactado de lleno en las exportaciones, tanto de bienes —por los problemas de suministro y la paralización de buena parte de la actividad productiva— como de servicios, y en especial el turismo, un sector clave que se ha visto gravemente afectado por las medidas de distanciamiento y el cierre de fronteras. En abril, la entrada de turistas internacionales ha sido nula, frente a los 7,2 millones que visitaron España ese mismo mes del año pasado y que se gastaron 7.095 millones de euros. Estas cifras previsiblemente se habrán repetido en mayo y en gran parte de junio. “Extrapolando datos, en el acumulado del primer semestre del año habrían dejado de visitar España más de 26 millones de turistas, un 70% menos frente a la media de los últimos tres años, cifras que dimensionan la magnitud de la pérdida de actividad para España”, apuntan desde Banca March.

Teniendo en cuenta estas consideraciones y el elevado peso del sector de los servicios —turismo, hostelería y ocio suponen cerca del 24% del PIB—, la entidad reduce sus previsiones de crecimiento, estimando ahora una contracción del 9,8% en 2020.

Aunque no todo son malas noticias para España. El informe explica que el punto de mayor caída de la actividad estaría ya superado. El consumo de electricidad ya ha iniciado una senda de recuperación que se acelerará en junio a medida que todas las regiones del país alcancen la fase final del confinamiento. El sector servicios no logrará recuperar este año los niveles de actividad previos a la declaración del estado de alarma, mientras que la industria, y en menor medida la construcción, liderarán la reactivación de la actividad en el segundo semestre.

“La economía española atravesará este año un escenario complejo, en el cual su tejido empresarial sufrirá”, apuntan desde Banca March. Sin embargo, y al contrario de lo ocurrido en 2009, cabe destacar que “en esta ocasión el sector privado no se encuentra con niveles de endeudamiento tan elevados como en el pasado, factor que dará un mayor margen de maniobra a la economía para afrontar esta profunda crisis”, concluyen.

Mercados
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios