EL IBEX PIERDE UN 7,3% EN LA SEMANA

¿V, W, WW, Nike, paloma...? La bolsa pone fin al rally con un desplome semanal del 7%

Esta semana ha pesado más en el ánimo inversor las previsiones macroeconómicas de la Fed peores de lo esperado, empañando el optimismo por la recuperación

Foto: Ilustración del fin del rally
Ilustración del fin del rally

Las bolsas firmaron el viernes pasado la mejor semana desde noviembre de 2008 con una subida del 10% y hoy el Ibex 35 ha cerrado con un descenso del 7,3%. Dejando a un lado los desplomes del 20% y el 11% de los meses de marzo y febrero, cuando la pandemia del covid-19 estalló en occidente con toda su virulencia, se trata de la peor semana bursátil del índice selectivo español desde junio de 2012.

Y es que el baile de sentimiento de los inversores se empieza a asemejar al de un adolescente. Tanto es así que han pasado del optimismo por la posibilidad de una recuperación en V alimentado por una sorprendente caída del paro en Estados Unidos, al pesimismo por una crisis más prolongada de lo esperado en apenas unos días tras las previsiones macroeconómicas de la Reserva Federal, las primeras desde el estallido de la epidemia ya que en marzo no se aventuró a hacer pronósticos dada la absoluta falta de visibilidad.

El jueves, tras el anuncio del regulador estadounidense de que los tipos de interés se quedarían en estos niveles hasta, por lo menos, 2022, se desató una oleada vendedora a ambos lados del Atlántico que llevó a los principales índices a firmar desplomes del 5% y el 6% en un nuevo jueves negro más propio de los peores momentos de marzo.

Una fuerte corrección que puede responder a varios motivos. Por un lado podría tratarse de una típica toma de beneficios tras el fuerte repunte de las bolsas. En este sentido, Esty Dwek, directora de estrategia de mercados globales de Natixis IM Solutions, considera que "muchas veces, la explicación más simple suele ser la mejor: el mercado necesitaba un respiro".

Otro de los argumentos que puede justificar una corrección tan brusca es que tras las estimaciones de la Fed, la economía estadounidense no va a experimentar una V tan perfecta como se esperaba y los expertos empiezan a darle a la recuperación todo tipo de formas: W, WW, Nike, L o incluso en "Paloma", como esta misma semana ha asegurando el presidente de México, Manuel López Obrador. Así, "los mercados habían puesto en precio la perfección y el recordatorio de que la perfección es poco probable ha quitado parte de la reciente espuma", afirma la experta.

EEUU marca el ritmo

Además, en algunos estados de EEUU los casos de covid-19 van en aumento y el miedo a una segunda oleada del virus, que podría traer un segundo confinamiento, habría podido hacer mella también en el optimismo de los inversores. No obstante, desde Natixis consideran que esta posibilidad es muy difícil tanto en términos de mensaje, como económicos como de la propia aceptación de la ciudadanía.

Así, la gran pregunta que planea ahora sobre los parqués es hacia dónde nos dirigimos llegados a este punto. No son pocos los analistas que han apuntado que hay que esperar algunas correcciones pero la caída de esta semana ha sido más abrupta de lo esperado. Un miedo al avance de la recuperación que también se ha notado en los precios del petróleo, donde el Brent ha vuelto a caer por debajo de los 40 dólares y el Texas estadounidense hasta los 35 dólares; y en el mercado de deuda, lanzando a los inversores de nuevo a buscar refugio en activos como el Bund alemán o el diez años japonés.

Las subidas de sectores que no lo merecen por el simple hecho que se habían quedado retrasados es un error que se paga con un ajuste

Es bastante generalizada la idea de que no nos encontramos en el inicio de un nuevo colapso. Para el equipo de análisis que dirige Ramón Forcada en Bankinter, la explicación de la corrección de esta semana es muy sencilla: "las subidas de sectores que no lo merecen, incluso aquellos sobre los que pesa aún una elevada incertidumbre, durante los últimos días por el simple hecho que, supuestamente, 'se habían quedado retrasados' es un error que se paga con un ajuste".

En este sentido, culpabiliza también a la Fed por transmitir una visión de la economía más pesimista de lo esperado, al BCE por sobrerreaccionar incrementando estímulos innecesariamente (la semana pasada amplió el PEPP en 600.000 millones de euros), el dudoso control del virus en EEUU y los disturbios raciales. "Pero el ajuste será rápido. Mantengamos la perspectiva: si no se estabiliza hoy, lo hará el lunes… y si retrocede “lo bueno” (tecnología, lujo, S&P500…) tenemos la oportunidad de comprarlo más barato. Europa, salvo Alemania, debe quedarse atrás".

Mercados
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios