Mercado poscovid

Independencia y flexibilidad, la respuesta para invertir en estos momentos

En el entorno de gran volatilidad que deja la crisis del covid-19 los expertos recomiendan gestión activa y rentabilidad a largo plazo

Foto:
Autor
Tiempo de lectura4 min

Mitigar los riesgos y adaptarse a los vaivenes del mercado es clave en tiempos de gran volatilidad. La fórmula: una estrategia flexible y cimentada en el criterio de los expertos. La marcha de los mercados financieros sigue girando alrededor del covid-19, que ha dejado a su paso un escenario inestable y sin precedentes en el que la incertidumbre se ha apoderado del inversor.

Las perspectivas a medio plazo siguen siendo inciertas. Lo que sí podemos apreciar es que, con la llegada de la pandemia, parece que los años de escasa volatilidad han tocado techo, al menos de momento. Los expertos de la gestora francesa independiente Carmignac consideran que “la gestión flexible está recuperando su corona después de algunos años difíciles en los que los bancos centrales han inundado los mercados de liquidez, y la gestión del riesgo y la diversificación no han tenido la misma relevancia que ahora”.

Invertir en fondos flexibles, ¿es buena idea?

La rentabilidad sin riesgo suena bien, pero por desgracia, el riesgo forma parte de la inversión, y la capacidad de gestionarlo adaptándose a los cambios del mercado resulta imprescindible en momentos como los que estamos viviendo. Para Carmignac, el carácter flexible de un fondo para ajustarse a situaciones de inestabilidad es vital: construir la cartera con varios tipos de activos financieros y equilibrar el peso de cada uno de ellos para repartir el riesgo y aumentar las opciones de rentabilidad.

Con la llegada de la pandemia parece que los años de escasa volatilidad han tocado techo, al menos de momento

La flexibilidad también significa gestión activa, y los gestores aquí tienen un papel esencial. Son ellos los que toman las decisiones estratégicas basándose en su experiencia y en sus análisis de riesgos: “Saber seleccionar las mejores oportunidades seguirá siendo clave para capear este entorno volátil y frágil”. Para conseguirlo “adoptamos tanto un enfoque ‘bottom-up’, basado en un conocimiento exhaustivo de cada empresa en la que invertimos, como una gestión activa y flexible”, afirman desde Carmignac.

Abrir el horizonte de inversión es otra de las claves para potenciar la flexibilidad de un fondo. Al ser una gestora 100% independiente, Carmignac tiene libertad para elegir las opciones más adecuadas, allí donde estén, lo que le permite, gracias a sus análisis rigurosos, diversificar al máximo las carteras. En esta línea, cuenta con fondos que cubren todo el territorio internacional, europeo y mercados emergentes. “Todo esto nos permite excluir a países, sectores o empresas que no se ajusten a nuestros criterios, independientemente de cuánto estén representados en los índices de referencia”. En general, con este enfoque multiactivo “podemos seleccionar oportunidades de inversión, pero también evitar aquellas desfavorables”, apuntan.

En medio de este clima de inestabilidad e incertidumbre, los analistas de Carmignac señalan que la gestión activa ha vuelto para quedarse

Durante estos últimos años de baja volatilidad, replicar índices bursátiles a través de fondos pasivos se convirtió en la estrategia elegida por muchos inversores. Ahora, en medio de este clima de inestabilidad e incertidumbre, los analistas de Carmignac señalan que la gestión activa ha vuelto para quedarse. En todo caso, hay que tener claro que la rentabilidad de los fondos apunta al largo plazo: “Las cotizaciones de las acciones a corto plazo pueden subir o bajar por diversas razones, pero a largo plazo, la cotización de una acción suele reflejar el buen o mal rendimiento de la empresa”.

Flexibles y muy activos: estrategias Patrimoine

En momentos de gran volatilidad donde mantener el capital y mitigar los riesgos es clave, los expertos recalcan las ventajas de este tipo de fondos por su potencial para adaptarse a los cambios del mercado a través de una cartera muy flexible cimentada en el criterio de los equipos gestores.

Pero no solo en tiempo de vaivenes: la filosofía de Carmignac se ciñe a esta máxima desde su nacimiento en 1989. Y se refleja en su gama Patrimoine, que abarcan todo el espacio internacional ampliando el abanico de oportunidades. Lo hace a través de su estrategia Patrimoine, que alcanza inversiones globales; la estrategia Emerging, para los mercados emergentes; y la estrategia Europe, centrada en Europa.

Las decisiones del grupo de gestores de la firma francesa a la hora de invertir son independientes y basadas en sus propios análisis: “En caso de que estas ideas se conviertan en una convicción, invertimos en ellas con independencia del rumbo que tomen los índices del mercado y de los rumores del mercado”.

La experiencia también juega un papel primordial en este tipo de fondos. En su larga trayectoria, Carmignac ha atravesado múltiples periodos de alta volatilidad, como la crisis de 2008, que le han servido para desarrollar herramientas de análisis, control y gestión del riesgo. Esto permite a la gestora poner en marcha uno de los pilares básicos de su filosofía: asumir riesgos compatibles con la rentabilidad a largo plazo a través de una gestión activa y audaz.

Carmignac es una gestora de activos independiente fundada en 1989, y figura entre los principales actores europeos en este segmento. A finales de marzo de 2020, cuenta con más de 2.000 millones de euros de capital social; 31.000 millones de euros de activos gestionados y 47 gestores de fondos y analistas. Actualmente, sus fondos se distribuyen en 16 países.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios