En tiempos de volatilidad

¿Qué opciones de inversión hay en medio de la crisis del covid-19?

Existe un “resquicio de esperanza” que asoma a través de la inestabilidad de los mercados. La clave está en mantener unos objetivos firmes y saber manejar los riesgos

Foto:

Mantener la calma en tiempos de crisis no es tarea fácil. Con la economía mundial tambaleándose ante el covid-19 y con la volatilidad sacudiendo con fuerza los mercados financieros, el miedo a perder dinero es una reacción natural. No es plato de buen gusto para ningún inversor ver cómo el precio de sus activos se desploma. Pero no hay que perder el norte: las posibilidades están ahí, y en momentos como este, la serenidad y la firmeza juegan un papel clave que se puede traducir en sólidas vías de inversión a largo plazo. Al menos, así lo han demostrado los datos en crisis anteriores.

En materia de inversión, el riesgo y la rentabilidad a menudo van de la mano; por eso los expertos apuntan que, en tiempos de grandes vaivenes en los mercados, la gestión activa es la mejor opción con el apoyo de un equipo profesional que sepa sortear el riesgo y navegar entre la incertidumbre.

¿Cómo gestionar la situación? Desde que comenzó la crisis, la gestora francesa Carmignac ha sabido utilizar las herramientas a su disposición para ser lo más flexible posible, mediante la asignación de activos o la utilización de derivados para ajustar las distintas exposiciones. Además, se ha centrado en la búsqueda de inversiones rentables a largo plazo que, en algunos casos, se han hecho más atractivas debido a las fuertes variaciones de los mercados.

Nuevos hábitos

Teletrabajo, compras, juegos, consultas médicas… el confinamiento provocado por la pandemia está cambiando nuestros hábitos y cada vez hacemos más cosas a través de internet. Son algunos ejemplos de cómo se está adaptando la población a esta crisis. La cuestión ahora es prever si alguno de estos cambios calará definitivamente en las costumbres de la sociedad. Para Carmignac, los nuevos hábitos podrían haber acelerado algunas tendencias estructurales que ya pisaban fuerte antes de la pandemia, como la transformación digital. En 2019, el mundo destinó en torno al 5% del PIB mundial a la tecnología, y se espera que para 2030, este dato se duplique hasta superar el 10%.

Los nuevos hábitos podrían haber acelerado tendencias estructurales que ya pisaban fuerte antes de la pandemia, como la transformación digital

Según las investigaciones de Carmignac, para 2040 la energía renovable representará el 50% de la producción energética, en comparación con el 7% en 2018. Este modelo de energía limpia o los cambios demográficos y sociales, como la reducción del tamaño de los hogares o el envejecimiento de la población, son otras megatendencias que, a largo plazo, también pueden generar importantes opciones de inversión. “En los próximos meses o años, estas tendencias podrían beneficiar a sectores tan diversos como el de la distribución -incluida la alimentaria-, la salud, o el ocio”, aseguran desde la gestora.

En esta línea, el núcleo de su cartera toma forma en base a estos sectores. Por ejemplo, limitar el contacto físico en establecimientos comerciales da pie a un incremento de los pagos electrónicos, lo que consolida el crecimiento de las ‘fintech’, explica David Older, responsable de renta variable. También el auge del comercio electrónico, de los videojuegos y plataformas ‘streaming’ (en la coyuntura del ocio); o de la creación o producción de vacunas (en el sector salud) son otros de los puntos fuertes de su estrategia.

Estos últimos días, los mercados de renta variable han experimentado un fuerte crecimiento desde mínimos. En general, David Older afirma que en este contexto de inestabilidad “concentramos la cartera de renta variable en empresas de alta visibilidad con perfiles de crecimiento muy poco sensibles a la coyuntura macroeconómica”. Al mismo tiempo, “nos mantenemos alejados de compañías con una fuerte carga de deuda, ya que el cierre podría agotar las reservas de efectivo de algunas de ellas”.

Limitar el contacto físico en comercios da pie a un incremento de los pagos electrónicos, lo que consolida el crecimiento de las ‘fintech’

En cuanto a la geografía, mantiene su apuesta por las inversiones en China. Para Edouard Carmignac, fundador de la firma y miembro del Comité de Inversión Estratégico, este país se alza como el gran vencedor de esta crisis: “Ha logrado atajarla en solitario y ha vuelto a poner en marcha su maquinaria productiva en un tiempo encomiable”. En esta línea, destaca la fiabilidad de los sectores industrial y de salud chinos cuando en Occidente las fechas definitivas del fin del confinamiento todavía son inciertas.

Renta fija y espacio crediticio

Carmignac también ha ido incrementando sus inversiones en renta fija comprando selectivamente bonos corporativos de empresas con balances sólidos. “Ser gestores de riesgos también es aprovechar las opciones cuando vemos una asimetría positiva. Las medidas fiscales y monetarias han llevado a una reducción del riesgo de solvencia (capacidad de pagar las deudas a su vencimiento) para los emisores del espacio crediticio más óptimos”, afirman.

Respecto a la deuda soberana, “en los mercados desarrollados favorecemos a los países en los que los bancos centrales disponen de mayor margen de maniobra, como Estados Unidos y Australia”. En las últimas semanas, y optando por la gestión activa, la firma ha reducido su exposición a la deuda periférica de la zona euro. “Aunque las acciones del Banco Central Europeo (BCE) apoyen la deuda de los países de la periferia europea, no creemos que ofrezcan todavía una relación favorable de rentabilidad-riesgo”. Carmignac considera que el BCE debería incrementar el tamaño del programa de compra de emergencia pandémica más allá de 750.000 millones y tratar de alargarlo en el tiempo más allá de finales de 2020.

Apoyándose sobre sus análisis de tendencias estructurales, que se han reforzado con la crisis del covid-19, Carmignac aprovecha sus 30 años de experiencia con su gama Patrimoine en los mercados globales: Carmignac Patrimoine, que invierte a nivel global; Carmignac Portfolio Emerging Patrimoine, orientado a los mercados emergentes; y Carmignac Portfolio Patrimoine Europe, centrado en la inversión en Europa. Este hecho es clave a la hora de diversificar la cartera y seleccionar los activos que formarán parte de ella.

Mercados
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios