FINECT

Invertir para vivir de las rentas: una misión cada vez más difícil, pero no imposible

"Si no encuentras una manera de conseguir dinero mientras estás durmiendo, trabajarás hasta que te mueras", que dice Warren Buffett

Foto: (iStock)
(iStock)

Mi amigo Joaquín suele decirme que una persona solo es rica cuando puede vivir de las rentas de sus inversiones, sin hacer nada más. Es decir, que con los intereses que le pagan sus depósitos o bonos, con los dividendos de sus acciones o con los alquileres de sus inmuebles le basta para mantener su nivel de vida. "Si no encuentras una manera de conseguir dinero mientras estás durmiendo, trabajarás hasta que te mueras", que dice Warren Buffett.

Hasta hace poco más de una década, para quien tenía un buen capital acumulado, esta tarea resultaba relativamente sencilla. Solo con meter el dinero en un depósito, casi sin asumir riesgos, se recibía unos ingresos interesantes. Por ejemplo, en 2007 y 2008, con un depósito bancario a 3 meses en Europa se obtenía un retorno anual cercano al 4,5%. Pero este 'estilo de vida' se vino abajo con la represión financiera de los bancos centrales, que precisamente busca que el dinero no esté en liquidez, sino invertido para tratar de espolear el crecimiento.

En el último lustro, como se puede ver en este gráfico de JPMorgan AM, tener 100.000 euros en un depósito bancario a 3 meses en euros no habría generado ni un solo euro (salvo ofertas puntuales de bancos específicos). Estos tres últimos ejercicios, de hecho, en términos reales incluso se habría perdido dinero porque la inflación se mantuvo en positivo.

.
.

Y en este contexto la llegada del coronavirus y la reacción de los bancos centrales ha complicado todavía más las cosas. Sobre todo, en los pocos activos de perfil conservador, como los bonos de gobiernos como EEUU o Reino Unido, que a principios de 2020 todavía ofrecían algo de rendimiento.

"Ante la poca disponibilidad de rentas seguras, los inversores deben analizar toda la gama de opciones disponibles, tanto desde una perspectiva regional como en toda la estructura de capital", explica Hugh Gimber, Global Market Strategist de JPMorgan AM. En su opinión, "la renta variable es una parte fundamental de la solución", aunque el escenario también se ha puesto complicado por los severos recortes de dividendos que está provocando la crisis.

.
.

Se espera que los dividendos se reduzcan entre un 25% y un 50% en todo el mundo este año respecto a 2019, según la gestora británica Schroders, que recuerda además que cuando hay caídas tan bruscas, la recuperación tarda más en llegar a la retribución al accionista que a las cotizaciones. "Esto tiene sentido. Los precios de las acciones reaccionan antes de que la economía se recupere, mientras que los dividendos no se recuperan hasta que las finanzas de las empresas mejoran", explican.

Por lo tanto, toca elegir muy bien y no dejarse llevar por el brillo de los porcentajes más altos: "En lugar de buscar las mayores rentabilidades por dividendos, debemos centrarnos en empresas de alta calidad que combinen dividendos seguros, un historial de crecimiento de dividendos y un balance contable sólido", explica Gimbert, de JPMorgan AM.

Y haberlos, haylos. Por ejemplo, los llamados aristócratas del dividendo, un selecto club de empresas que nunca han cancelado su retribución, y que además los han ido subiendo durante al menos una década (25 años en EEUU), tanto en épocas de bonanza económica como de crisis. Entre ellas, se puede encontrar valores clásicos como Walmart, Abbott Laboratories, Johnson & Johnson, Colgate Palmolive o Coca Cola, en EEUU, y otros como Roche, Fresenius, L’Oreal o Volters Kluwer, en Europa.

¿Y más allá del mercado de renta variable? Gonzalo Azcoitia, director general en España de Jupiter AM, apunta también a otra opción pero que también supone asumir más riesgo: renta fija corporativa de mercados emergentes. "Si quieres rendimiento, tienes que abrirte un poco más a estas opciones. Ahora estamos en un rendimiento de en torno a un 6%, que si comparas con dónde van los bonos de mercados desarrollados en este mundo de tipos cero…", ilustra. Por eso, explica, los gestores de la casa han ido aumentando el peso de la cartera en este activo.

Para quienes no quieran adentrarse en el mundo emergente, todavía se pueden encontrar opciones en renta fija corporativa ('investment grade'), pero siendo muy selectivo, como explica Borja: "En crédito vemos valor, es de las pocas oportunidades que vemos con cierta claridad y donde está volviendo poco a poco la normalidad. Pero seguimos siendo muy defensivos, en sectores como telecomunicaciones, sanitario, servicios públicos…", explica.

En general, todos los gestores coinciden en que todavía es posible tener una estrategia para poder generar rentas, pero cada vez más difícil: "Las decisiones de los bancos centrales que están bajando las tires de la deuda pública plantean desafíos materiales para los inversores en rentas y continuarán haciéndolo en el futuro próximo", resume Gimber, de JPMorgan AM. "Si antes era difícil, ahora más".

¿Cuánto puedo ganar invirtiendo a largo plazo?:

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios