LOS FUTUROS EN NEGATIVO

El mayor ETF de crudo congela su capacidad de expansión tras desplomarse hasta un 40%

El United States Oil Fund (USO) vio entrar más de 1.600 millones de dólares en suscripciones la semana pasada, según los registros de Bloomberg, una cifra histórica

Foto: (Reuters)
(Reuters)

Los futuros del crudo se ceban de los inversores de ETF. Tras una racha histórica de entradas en estos vehículos la semana pasada, estos fondos, destinados al inversor ‘retail’ interesado en tener exposición al mercado a corto plazo del ‘oro negro’, se siguen desplomando el martes a doble dígito. Este martes, el United States Oil Fund (USO) ha suspendido la creación de nuevas "cestas de valor", habiendo anunciado también que compraría futuros de meses más allá del que le corresponde de forma inmediata. La suspensión de la creación de estas cestas (su mecanismo de emisión de nuevas acciones que tienen como valores subyacentes los contratos reales sobre el crudo) supone congelar la capacidad de crecimiento del fondo, que cotizará de momento con un número fijo de acciones.

El martes, el índice de los futuros del crudo WTI oscila con fuertes caídas y subidas hasta quedarse a un precio de dos dólares (el lunes llegó a alcanzar los -38 dólares). El USO cotiza en mínimos históricos con una caída del 30%, tras una caída del 11% el lunes, dejándose un 70% en lo que va de año. De hecho, el martes ha llegado a ver caídas de hasta casi el 40%.

Más allá de las anomalías del contrato del WTI de mayo, el precio del contrato de junio cotiza todavía a 10 dólares el barril (aunque cae un 50% el martes). Se trata de un fenómeno que se conoce como contango, en el cual se da cuando el precio actual de un commodity está por debajo de su precio a futuro. Una situación negativa para quien quiera mantener una posición comprada en una materia prima determinada. Al tener que hacer el 'rollover' de la posición (cambiar los contratos que venden por los del mes que entra), se comprará caro el siguiente vencimiento y se venderá barato el actual, lo que resultará en pérdidas para el comprador. Lo contrario es conocido como backwardation.

"Muchos de los traders de petróleo son financieros y nunca llegan a vencimiento con posiciones abiertas, ni largas ni cortas", explica Óscar del Diego, director de inversiones de Ibercaja Gestión. "El ejemplo con más impacto reciente es el de los ETFs de petróleo, que han recibido muchos flujos de compra en las últimas semanas: los de mayor volumen mantienen el contrato más cercano, hasta que quedan 1 o 2 semanas para el vencimiento cuando lo venden y compran el siguiente contrato simultáneamente".

"Se estima que estos ETFs controlan alrededor de un 30% de las posiciones abiertas del vencimiento más cercano, y como ya cambiaron sus contratos la semana pasada, ahora lo mantienen en el futuro que vence en mayo y de entrega en junio", razona De Diego. "Eso quiere decir que no se han visto afectados por las caídas a negativo del precio del contrato de vencimiento abril y que el volumen de este contrato ya se había visto reducido desde la semana pasada, siendo estos días 10 veces superior el volumen de contrato que vence en mayo que del que vence en abril.

Es en medio de estas dinámicas y en el decalaje los 'rollover' de los contratos que los jugadores del mercado han encontrado margen para la especulación, siendo esta uno de los motores que explica el crecimiento desorbitado de los ETFs de crudo en entornos bajistas de mercado, como bien lleva informando 'Financial Times' y como ha ocurrido en los días anteriores a la hecatombe de este lunes.

El USO vio entrar alrededor de 1.600 millones de dólares en suscripciones semanales a cierre del viernes pasado, según los registros de Bloomberg - un máximo histórico en los últimos diez años. Una situación parecida al ETF de Wisdom Tree cotizado en la bolsa de Londres, que ha vivido mayor volatilidad en los flujos de dinero pero que también vio entrar una cifra histórica en la semana de 279 millones de dólares en la semana a cierre del 3 de abril, con otros 14 millones a cierre del día 10 y otros 212 millones más la semana pasada, según los registros de Bloomberg.

El lunes, el mercado de los futuros vivió una situación sin precedentes en la historia: precios en negativo. Con la fecha de expiración del contrato encima, el mercado acusa la falta de espacio para guardar tanto barril, con las reservas de almacenaje de crudo de Cushing, Oklahoma, colapsadas y la demanda congelada por el confinamiento instaurado en gran parte de los países del mundo para responder a la pandemia del coronavirus. Los países de la OPEP+ acordaron entre el día 9 y 10 un recorte sin precedentes para intentar evitar una situación como la actual, pero las medidas entran en efecto con cierto decalaje de tiempo y eficiencia y, además, los expertos han apuntado a que no son suficientes para paliar el parón en la demanda a nivel mundial.

La inestabilidad que el mercado del petróleo ha supuesto para las compañías del sector "puede atraer a más flujos de especulación que apuesten porque esto se va a volver a repetir en el siguiente vencimiento y que presionen a toda la curva de futuros a la baja, como ya está ocurriendo hoy", avisa De Diego. "Seguro que muchos van a intentar aprovecharse de las normas más o menos estrictas que tienen los ETFs para gestionar sus posiciones (rolaran alrededor de la semana del 4 al 8 de mayo), por lo que estos también se pueden ver perjudicados".

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios