FINECT

"Quiero invertir ahora en bolsa: ¿Meto todo el dinero de golpe o mejor poco a poco?"

Lo cierto es que, así como muchos ahorradores han salido escaldados de la bolsa, otros se están planteando ahora poner a trabajar la liquidez que tienen en cuentas y depósitos

Foto: .
.

“¿Donde me recomiendas meter 10.000 euros en un sitio que tenga liquidez, que esté en mínimos y vaya a recuperar seguro?”, me preguntaba esta semana un amigo en grupo de Whatsapp. “Quiero meter un dinero en bolsa ya para aprovechar las caídas: ¿Cuál es la forma de empezar a hacerlo?”, preguntaban varios usuarios durante el directo sobre que hicimos esta semana en el canal de Finect en Youtube.

Quizá porque estamos todo el día en casa y tenemos más tiempo para pensar sobre nuestras finanzas; o porque necesitamos rentabilidad para estirar más nuestro dinero ante la parálisis económica; o, simplemente, porque tras las fuertes caídas de las bolsas pensamos que puede ser un buen momento para comprar gangas. Lo cierto es que, así como muchos ahorradores han salido escaldados de la bolsa, otros se están planteando ahora poner a trabajar la liquidez que tienen en cuentas y depósitos. ¿Pero cómo hacerlo? ¿Poniendo ya toda la carne en el asador o con inversiones periódicas?

Ante la tentación de lanzarse a por los precios bajos, los asesores financieros recomiendan prudencia. “Lo mejor es comenzar a invertir poco a poco en cualquier escenario de mercado, pero todavía más en momentos como el actual”, opina Iñaki Palicio, socio de Consulae EAF. “Con la volatilidad disparada y una incertidumbre tan alta, es muy difícil saber cuándo será el mejor momento para tomar posiciones o si lo estamos haciendo a precios interesantes”, explica.

Sergio Núñez, de ATL Capital, también recomienda hacer “compras escalonadas”, pero no a boleo, sino con un plan “fijado de antemano”: “Trazar un calendario y establecer el número de aportaciones que se van a realizar será básico para tener éxito con este método”, añade. Es decir, en el caso de mi amigo, en vez de meter los 10.000 de golpe, invertir 2.000 cada mes durante los próximos cinco y, a ser posible, con un día concreto del mes prefijado.

[¿Invertir tras el tsunami bursátil del virus? "Hay que comprar, pero en varias tacadas"]

O mejor aún, programando desde ya mismo las transferencias para que esos días se hagan automáticas. “Se ha de ser muy estricto a la hora de hacer las aportaciones ya que el sesgo psicológico siempre va a estar presente jugando en nuestra contra”, explica Núñez. Unas emociones que afectan a todos los inversores, pero especialmente cuando uno empieza y experimenta por primera vez los nervios de sufrir pérdidas en cartera o la euforia de ver ganancias, que puede llevar a asumir riesgos excesivos.

Unas ventajas emocionales de la inversión periódica que también destaca Iñaki Palicio: “Si entramos con un 25% de nuestra liquidez, por ejemplo, y el mercado sigue cayendo, tenemos oportunidad de comprar a mejores precios, mientras que si empieza a subir, tenemos la tranquilidad de que ya tenemos algo de inversión hecha”, dice.

Ahora bien, si no fuera por este aspecto emocional, desde el punto de vista puramente financiero, la mejor opción sería la contraria: Todo de golpe y en cuanto tengas el dinero disponible.

Un estudio de Vanguard, la gestora creada por el padre de la inversión indexada John Bogle, demostró que a lo largo de la historia, la rentabilidad de un inversor que hubiese ido metiendo todo el dinero a la vez habría superado claramente la mayoría de las veces a la de quien hubiera ido comprando periódicamente.

Las matemáticas, a favor del todo a la vez… Menos en mercados bajistas

En concreto, casi el doble de las veces le habría ido mejor que optando por la vía sistemática, como muestra este gráfico realizado para carteras mixtas en distintos períodos y en diversos mercados anglosajones. Esto sucede porque el mercado está en tendencia alcista muchas más tiempo que en fases bajistas, por lo que cada día que no estás invertido tienes más probabilidad de perderte subidas que bajadas.

.
.

Ahora bien, la cosa cambia radicalmente en las fases bajistas, como muestra un análisis de Fernando Luque, de Morningstar. “El periodo más dramático en bolsa posiblemente haya sido el de la década 1928-1938, un destrozo absoluto con una caída acumulada (en dólares) del 50%. Pues bien, un inversor que hubiera invertido 100 dólares al final de cada mes en el S&P 500, al cabo de esos 10 años, habría ganado un 2,4% anual. No es mucho pero más que la propia rentabilidad del mercado”.

¿Cuánto puedo ganar invirtiendo a largo plazo?

¿Cómo puede ser? Lo explica Luque: “Porque en periodos largos de tiempo, incluso si el resultado final es negativo, habrá momentos de caídas y recuperaciones y es precisamente durante esas caídas, difíciles de anticipar, en las que el inversor metódico puede sacar provecho de su estrategia”, afirma. “Matemáticamente, durante esos periodos más negros es cuando el inversor con aportaciones periódicas puede sacar rentabilidad a su estrategia”, concluye.

El riesgo de hacerlo todo de una vez es evidente: que te pille justo antes de que llegue un desplome de las cotizaciones, como bien saben quienes invirtieran a finales de 2019 o primeras semanas de 2020 y han visto unas pérdidas extraordinarias en apenas unas semanas. Una experiencia tan nefasta que te puede hacer abjurar para siempre de la inversión, a pesar de su positiva rentabilidad a largo plazo.

Para Sergio Núñez, en todo caso, “si la inversión está claramente destinada al largo plazo (superior a los siete o diez años), no se tiene que dar tanta importancia al momento de entrada ya que la rentabilidad final se verá menos afectada por esta decisión inicial”. En su opinión, aunque no sabemos si a corto o medio plazo el mercado “va a volver a corregir”, con “ese horizonte temporal se estaría entrando con valoraciones muy atractivas.

También lo ve así Carlos Farrás, socio de DPM Finanzas: “Nosotros estamos recomendamos comprar activos reales principalmente bolsa e inmobiliario de forma paulatina para proteger nuestro patrimonio y poder comprar activos con valoraciones atractivas”, afirma Carlos Farrás, quien considera que las medidas especiales que se están adoptando por bancos centrales y gobiernos harán llegar la liquidez a empresas y trabajadores, pero también permitirán reactivarán la economía lo antes posible y harán que el valor de nuestro dinero pierda valor” si no lo invertimos.

Eso sí, cada uno asumiendo el nivel de inversión que le corresponda en función de su perfil de riesgo.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios