crónica de bolsa

El Ibex cierra con caídas del 3% pese a las nuevas medidas de la Fed

Los inversores se enfrentan a otra semana complicada tras salvar los muebles la pasada por la intervención de gobiernos y bancos centrales. De hecho, uno de

Foto: Bolsa de Madrid (Efe)
Bolsa de Madrid (Efe)

La semana ha vuelto a comenzar, y ya son tres, con la Reserva Federal de Estados Unidos saliendo a la carga para devolver la confianza a los mercados, más cuando los principales índices de Wall Street acumulan un desplome del 30% desde máximos. Y aunque el mensaje ya ha sido el "lo que sea necesario, el tiempo que sea necesario", los inversores continúan su huida de los activos de más riesgo. Eso sí, al menos en esta ocasión las caídas han sido más estables, sin grandes sobresaltos después de los fuertes bandazos vividos la semana pasada.

Así, el Ibex 35, que ha superado la primera semana de confinamiento en España, se dejaba más de un 3,5% en los primeros compases, pero a partir de las 11 horas estabilizaba la caída en el 2,5% y tras el comunicado de la Fed modera las ventas por debajo del 1%. No obstante, finalmente Wall Street abría en rojo y eso ha devuelto las ventas al selectivo, que se ha acabado dejando al cierre un 3,3% hasta los 6.230 puntos. El resto de índices europeos también han mostrado un comportamiento similar con el -2,5% en el caso del Dax, el Cac 40 se ha retraido un 3,8% y el Eurostoxx un 2,9%.

En Wall Street, donde los futuros caían con fuerza en el arranque hasta el punto de tener que volver a activar el bloqueo de la sesión durante 15 minutos tras caer el S&P 500 hasta el 7%, la sesión se daba la vuelta y rebotaba por encima del 1% a falta de media hora para que comience la negociación, eso sí completamente electrónica ya que desde este lunes el parqué de Wall Street permanecerá físicamente cerrado. Pero los principales índices no ha logrado aguantar y el Dow Jones se dejaba un 3,4% en el momento del cierre de Europa, el S&P 500 otro tanto y el Nasdaq cerca del 2%.

Los inversores se enfrentan a otra semana complicada tras salvar los muebles la pasada por la intervención de gobiernos y bancos centrales. De hecho, uno de los planes de choque más ambicioso de los anunciados fue el de Donald Trump, 850.000 millones de dólares en los que hasta proponía pago de cheques de 1.000 euros directamente a la ciudadanía. Sin embargo, este fin de semana se ha encontrado con la oposición del Senado al lograr 47 votos a favor cuando necesitaba 60 por el enfrentamiento entre demócratas y republicanos lo que ha provocado, desde primera hora, fuertes caídas en el mercado de futuros de Wall Street que han ido contagiando al resto de bolsas, primero a Asía y luego a Europa.

Sin embargo, la Reserva Federal ha salido a la carga y ha anunciado que comprará activos sin límite durante el tiempo que sea necesario. Esto daba un pequeño balón de oxígeno a los inversores para intentar dar la vuelta a una sesión que comenzaba muy negativa en el Viejo Continente, que se enfrenta a una de sus semanas más complicadas en la lucha contra el Covid-19. Pero ha durado poco.

También el petróleo, otro de los puntos calientes del mercado, volvía a caer con fuerza después de lograr recuperar la barrera psicológica de los 30 dólares el viernes. No en vano, el rebote se produjo tras el anuncio del secretario del Tesoro estadounidense de un aumento de las reservas de crudo del país con compras por valor de entre 10.000 millones de dólares y 20.000 millones de dólares para sostener la industra del shale oil y evitar una oleada de quiebras con el barril en estos niveles. Sin embargo, el bloqueo del Senado al paquete de medidas ha devuelto el precio del Texas de referencia en EEUU a los 21,9 dólares, mientras que el Brent ha retrocedido hasta los 25,4 dólares.

Una espiral bajista que está obligando a las petroleras a reducir costes e inversiones de capital para aumentar la resiliciencia ante el escenario marcado por la propagación de la epidemia. La última en anunciar medidas en esta dirección ha sido la angloholandesa Royal Dutch Shell, que pretende conseguir un aumento de flujo de caja en entre 8.000 y 9.000 millones de dólares. Las compañías del sector, no obstante, no han sido las más castigadas este lunes, no como las aerolíneas y el sector turístico, que vuelven a llevarse una de las peores partes del golpe con el espacio aéreo cerrado en varios países ya.

Así IAG se ha dejado otro 8,4% y ya acumula una pérdida del 60% en lo que va de mes que han llevado el precio de las acciones al límite de los 2 euros por título. Pero en España la peor parte se la ha llevado Aena, con un desplome del 18,9%.

En el mercado de deuda, la prima de riesgo española avanzaba ligeramente hasta los 114 puntos básicos, con la rentabilidad del bono subiendo un 2,3% hasta los 0,71 euros, mientras que el Bund alemán veía caer su interés un 7,6% hasta el -0,37%. También el diferencial italiano se tensaba por encima, de nuevo, de los 200 puntos básicos y el francés otro tanto hasta los 45 puntos básicos.

La pregunta que se hace el mercado, llegado a este punto, es cuánto más recorrido a la baja queda. En este sentido, desde el departamento de análisis de Bankinter insisten en la idea de que "probablemente las caídas acumuladas ya exceden el daño real que provocará esta crisis del Covit-19", aseguran en su informe de hoy. "No caigamos en la banalidad de pensar que, como hasta ahora el virus no había afectado seriamente a EEUU y no habían tomado medidas preventivas, la bolsa americana no descuenta casi nada del impacto. Y que ahora viene lo peor. El mercado siempre anticipa. Lo bueno y lo malo. Independientemente de cuándo reaccionen los gobiernos", afirman.

Mercados
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios