EL PETRÓLEO CAE A MÍNIMOS DE 2003

Wall Street vuelve a caer a plomo y el barril de crudo Texas se despeña más del 20%

Las ventas se producen tras el repunte de la víspera, en el que los principales índices de Nueva York registraron subidas superiores al 5%

Foto: Wall Street (Reuters)
Wall Street (Reuters)

Wall Street ha vuelto a las andadas. Tras el repunte de la víspera, en el que los principales índices de Nueva York registraron subidas superiores al 5% este miércoles, el Dow Jones se ha dejado finalmente un 6,2% al cierre hasta los 19.904 puntos. Pero podría haber sido peor y se han vivido momentos de pánico que han llevado al indicador a desplomarse más de un 10% en otra jornada negra en el mercado estadounidense.

De hecho, el castigo se ha agudizado tanto que la Bolsa de Nueva York ha tenido que suspender durante 15 minutos la actividad hacia la media sesión cuando el S&P 500 ha superado el tope del 7% de caída, para marcar después un mínimo intradía en los 2.273 puntos. Finalmente, el índice más amplio de Wall Street se ha dejado un 4,8%, mientras que el tecnológico Nasdaq ha corregido un 4,7% al cierre tras otra jornada de volatilidad extrema en la que el VIX ha llegado a saltar hasta los 85 puntos y continúa en máximos históricos.

Este instrumento de paralización es conocido como 'circuit breaker' y sirve para tratar de frenar la volatilidad cuando la caída alcanza un primer tope del 7%. El siguiente límite para la suspensión es el 13%, que en esta ocasión no ha hecho falta activarlo y ya si alcanza el 20% el mercado se cierra para el resto de la jornada.

Petróleo en mínimos de 2003

Pero el activo que peor se ha comportado este miércoles ha sido sin duda el petróleo, mientras Arabia Saudí continua inundando de crudo el para lastrar los precios en plena guerra contra Rusia. Hoy el barril Brent de referencia en Europa se ha hundido más de un 10% hasta los 25,95 dólares, mientras que el Texas estadounidense se ha despeñado más de un 20% hasta los 22 dólares, mínimos desde 2002.

Lo hace mientras el Gobierno busca sacar adelante una serie de medidas fiscales para paliar el impacto económico de la crisis sanitaria, con la Administración de Donald Trump jugando el martes con la posibilidad de cheques directos a los estadounidenses y un paquete fiscal que podría superar los 800.000 millones de dólares.

Con todo, se esperan días de idas y venidas en tanto que "el ingrediente fundamental para una recuperación del apetito por el riesgo es algún tipo de evidencia de que el ratio de contagio mundial de la infección del Covid-19 ha llegado a su pico", aseguran desde Janus Henderson. "Y claramente no estamos ahí todavía".

Y es que el miedo a que el bloqueo sea prolongado en varias naciones podría conducir a incumplimientos de pagos no solo a las pequeñas empresas, sino también a las grandes corporaciones ante una fuerte caída de los ingresos en los próximos meses.

"Se viene el infierno" ha asegurado Bill Ackman, CEO de Pershing Square Capital Management durante una entrevista en la CNMC. "Lo que está asustando al pueblo estadounidense es el despliegue gradual de medidas... necesitamos cerrar ya. Ciérralo ya", ha clamado el financiero a Trump.

Mercados
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios