El coronavirus acorrala al BCE: ¿El mercado o los bancos?
  1. Mercados
Ante la posibilidad de una acción coordinada

El coronavirus acorrala al BCE: ¿El mercado o los bancos?

Las especulaciones sobre una acción concertada de los bancos centrales para sostener el mercado crecen entre los inversores de un lado al otro del globo

placeholder Foto: Christine Lagarde, presidenta del BCE. (Reuters)
Christine Lagarde, presidenta del BCE. (Reuters)

Mientras la bolsa vive su peor racha bajista desde la crisis financiera y, concretamente, el Ibex 35 firmó el viernes su semana más dura desde octubre de 2010, las especulaciones sobre una acción concertada de los bancos centrales para sostener el mercado crecen entre los inversores de un lado al otro del globo. Sobre todo, después de que en los últimos días los representantes de varias instituciones hayan trasladado al unísono el mismo mensaje: estamos vigilando de cerca la crisis y actuaremos con las herramientas apropiadas.

La última vez que los reguladores monetarios se pusieron de acuerdo para actuar de manera coordinada fue en 2011, en plena crisis del euro. Y, antes de eso, a raíz del colapso de Lehman Brothers. Ahora, la crisis desatada por la epidemia del coronavirus de Wuhan y sus posibles consecuencias económicas —este lunes, la OCDE ha revisado a la baja su previsión de crecimiento mundial en medio punto— han obligado a los bancos centrales a revisar su hoja de ruta. Sin embargo, a diferencia de las ocasiones anteriores, el punto de partida de cada uno de ellos no es el mismo.

Foto: Bolsa de Frankfort

El primero en salir al paso fue el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell que el mismo viernes aseguró que "usaremos nuestras herramientas y actuaremos según sea apropiado para apoyar la economía". Esto ha llevado directamente al mercado a descontar tres bajadas de tipos de interés en este año hasta del 0,5% y que la primera podría producirse tan pronto como en la próxima reunión del 18 de marzo. También su homólogo japonés, Haruhiko Kuroda, ha afirmado que "se esforzará por proporcionar una amplia liquidez y garantizar la estabilidad en los mercados financieros a través de operaciones de mercado apropiadas y compras de activos".

Por su parte, el Banco de Inglaterra, a través de un portavoz, ha afirmado estar "trabajando de cerca con el departamento del Tesoro y la FCA, así como con sus socios internacionales, para garantizar que se dan todos los pasos necesarios para proteger la estabilidad financiera y monetaria".

Soportar los mercados financieros

Unos mensajes lanzados al mercado con la clara intención de recordarles que cuentan con su soporte en el caso de que la situación comience a descarrilar, pero que en el caso del Banco Central Europeo (BCE) es más complicado de encajar. El vicepresidente de la institución monetaria, Luis de Guindos, se sumaba al discurso del 'whatever it takes' al afirmar que "el consejo de gobierno está preparado para ajustar todos sus instrumentos, de manera apropiada, para asegurar que la inflación avanza hacia su objetivo de manera sostenida".

Pero, a diferencia de sus homólogos, el margen de maniobra del BCE es muy limitado y se ha reflejado en la fuerte reacción a la baja que ha tenido el sector financiero ante la perspectiva de nuevas acciones monetarias que pudieran llevar los tipos más abajo de lo que están. Así, las caídas han llegado a alcanzar el 5% para Bankia o han rondado el 4% en el caso de Santander o BBVA durante la sesión de este lunes, toda vez que Goldman Sachs ya apunta a una bajada del tipo de depósito de 10 puntos básicos, lo que dejaría aún más secos los márgenes de un sector que no logra levantar su rentabilidad.

Foto: La sede del Banco Central Europeo (BCE). (EFE)

"Los bancos centrales podrían volver a bajar tipos y ya se habla incluso del BCE", asegura a Cotizalia Pablo Fernández de Mosteyrín, analista de mercados y macroeconomía de Renta 4. "Pero con los márgenes tan bajos y con un ciclo económico que tampoco parece que les vaya a apoyar por el lado del volumen que compense la bajada de precios, sería otro daño a la línea de flotación de los bancos".

Y lo que está claro es que, si no una bajada de tipos, sí el mercado está descontando un retraso en el inicio de la normalización monetaria más allá de 2021, lo que deja con menos oxígeno un sector que lleva tiempo tirando de pulmón.

placeholder Sede del BCE, en Fráncfort. (EFE)
Sede del BCE, en Fráncfort. (EFE)

"Este es el problema de echar leña al fuego para que siga la fiesta, y ahora ha sido el coronavirus, pero podría haber sido el desacuerdo con China o un Brexit duro, porque ese exceso de liquidez que hay en el mercado es lo que está provocando esta reacción exagerada", asegura Marcos Harguindey, 'investor relations' de A Global Flexible. "La diferencia con otras crisis es que los bancos centrales tenían herramientas para bajar tipos y ahora el BCE, ¿qué herramientas tiene? Puede que las cotizaciones suban momentáneamente por inyectar más liquidez, pero a los bancos les ahoga aún más".

Es precisamente esta delicada situación la que hace que aunque todos los bancos centrales han mostrado su predisposición a actuar para apuntalar los mercados financieros, "en Europa las medidas van a tener que ser de otro tipo", afirma Marian Fernández, responsable de estrategia macro de Andbank España. "El riesgo para los bancos es que, aunque el BCE tenga reticencias a hacer nada, puede verse obligado a lanzar un mensaje al mercado, aunque realmente las bajadas de tipos tardan tiempo en surtir efecto", concluye.

Banco Central Europeo (BCE) Bancos centrales Previsión de crecimiento Mercados
El redactor recomienda