" style="display:none">
COMPRARÁ 150 Millones AL AÑO

Trump decide 'salvar' sus minas de uranio... y da un balón de oxígeno a los 'value' españoles

La decisión de empujar el desarrollo nuclear y, sobre todo, de reducir su dependencia de 'países no amigos', se traduce en buenas noticias para los principales productores de uranio

Foto: El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en un acto en New Hampshire. (Reuters)
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en un acto en New Hampshire. (Reuters)
Adelantado en

El último anuncio del Gobierno de Donald Trump sobre la creación de una reserva nacional de uranio supone un importante balón de oxígeno para las gestoras 'value' españolas más presionadas en 2019 por su elevada concentración en el sector de las materias primas.

Así, la decisión de 'empujar' el desarrollo nuclear de Estados Unidos y, sobre todo, de reducir su dependencia de 'países no amigos', se traduce en buenas noticias para los principales productores de uranio. No en vano, en los presupuestos del país -que aún tienen que ser aprobados por el Congreso- se contempla una partida de 150 millones de compras anuales de uranio durante los próximos 10 años.

Pero las cuentas no salen como deberían. Y es que solo quedan en activo dos mineras en el país tras la fuerte concentración experimentada por el sector en los últimos años, y entre ambas producen unos 45.000 kilogramos al año. Así mismo, entre las dos solo suman un 'stock' de 450.000 kilos y esos 150 millones de dólares de compras al año suponen una extracción de algo más de 90.000 kilogramos, por lo que en estos momentos en EEUU no hay capacidad para cubrir la demanda del Estado.

Además, el coste de extracción es de 45 dólares por libra (equivalente a medio kilo), lo que supone que no pueden vender por menos de 60 dólares la libra de uranio y, en estos momentos, el 'spot' del uranio se sitúa en torno a los 24 dólares tras experimentar una corrección superior al 12,5% en 2019 después de haber subido un 32% en 2018.

Es por ello que desde el mercado no se explican que URG y Energy Fields, los dos 'players' que quedan en el mercado estadounidense, “no suban lo que no está escrito”, más teniendo en cuenta que capitalizan unos 70 millones de euros y ahora, de golpe, el Gobierno les va a meter 80 millones al año. Y detrás de ellos, el resto de empresas del sector.

En este sentido, Philip Ngotho, analista de Azvalor especialista en materias primas, explica a Cotizalia que “hace años que los productores domésticos están sufriendo por las importaciones baratas y el argumento de esta medida es el de defenderse de las importaciones de los productores no amigos”.

Dependencia de 'no amigos'

No en vano, la industria nuclear de EEUU es dependiente de las importaciones de Rusia, China o Kazajistán, por lo que Trump ha evitado llevar a cabo iniciativas 'antidumping' como ha hecho en otros frentes. “Han buscado otras opciones y el Gobierno finalmente ha decidido comprar uranio directamente para mantener con vida a los productores del país”, asegura Ngotho.

En estos momentos, EEUU consume en torno al 25-30% de la producción mundial de uranio y solo el 10% del mismo procede de minas locales. “Es difícil saber cómo va a afectar a los precios del uranio, porque hay muchos factores que influyen. Realmente, si coges todo el mercado mundial de uranio, son unos 3.000 millones de dólares al año, mientras que EEUU va a comprar 150 millones”, continúa el experto. “Impacto va a tener, pero la magnitud es difícil de predecir”.

Sea como fuere, es un hecho que los fundamentales para esta materia prima van a seguir mejorando. De entrada, porque mientras que el suministro de los principales productores mundiales de uranio ha sufrido un recorte sin precedentes, en la última conferencia de la Asociación Nuclear Mundial, celebrada en Londres el pasado mes de septiembre, se constató que la demanda de energía nuclear tras el accidente de Fukushima no solo ya se ha recuperado, sino que se encuentra en expansión.

Y es que, por un lado crece la necesidad de energía en todo el mundo, porque entre 4.000 y 5.000 millones de personas quieren empezar a consumir energía de manera normal. Se trata de la entrada en juego de países como China, India, Corea, Rusia… que hasta ahora habían tirado de fuentes muy contaminantes. Y, en paralelo, a los 450 reactores que hay actualmente en funcionamiento —más de los 443 que existían antes de Fukushima— hay que sumar otros 55 que ya están en construcción, 152 proyectados y 335 propuestos. Además, la Agencia Internacional de Energía (IEA) estima que en 2040 el 15% de la energía provendrá de estas centrales.

De ahí que gestoras como AzValor o Horos AM, que han sufrido mucho en el último año, sigan apostando por las empresas del sector. De hecho, mientras que Uranium Participation Coporation representa más de un 4,7% de la cartera internacional de Horos, Cameco sigue siendo una de las principales apuestas de AzValor, con un peso del 6,67% en su fondo internacional.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios