NUEVO INTENTO

Vuelco en la banca privada catalana: Degroof busca vender su filial, con 1.300 millones

La entidad cuenta con banca privada y gestora, con fuerte presencia entre la burguesía de Cataluña. Lleva cinco años consecutivos de pérdidas y tiene un capital de 19,5 millones

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.
Adelantado en

Degroof Petercam ha dicho basta tras cinco años de pérdidas en España y ha puesto el cartel de 'se vende' a su filial, el antiguo Privat Bank. El banco belga ha pedido a Arcano tantear el mercado y estudiar la colocación de su negocio en el mercado español, que incluye banca privada y gestora de activos, con 1.300 millones de euros bajo gestión, según fuentes financieras. El objetivo sería iniciar un proceso de venta con mandato al banco de inversión. Ni desde Degroof ni desde Arcano hay comentarios.

La firma, con sede en Valencia tras moverla desde Barcelona en octubre de 2017 por el desafío soberanista, terminó 2019 con 644 millones de euros administrados como gestora, según datos de la patronal Inverco. Esta cifra se divide en 356 millones en fondos, 286 millones en sicavs y 644 millones en planes de pensiones.

El banco tiene más actividad en banca privada, con 1.300 millones bajo gestión —incluido el patrimonio de la gestora, orientada a la banca privada—, según fuentes conocedoras, aunque en 2018 acabó con 1.475 millones. La entidad cuenta con 60 banqueros o empleados en cinco ciudades, aunque su origen y donde tiene mayor presencia es Cataluña, al haber nacido como banca privada orientada a la ‘jet set’ catalana. Asimismo, cuenta con 10 agentes registrados en la base de datos del Banco de España.

La filial española procede del antiguo Privat Bank, entidad fundada por Antonio Sagnier Bassas en 1990. Sagnier había sido ejecutivo de Banca Mas Sardá, Grupo March o Santander anteriormente, y ahora es vicepresidente de EDM, gestora en la que Mutuactivos —gestora de Mutua Madrileña— adquirió el 30% con opción de alcanzar el 51%. Privat Bank se convirtió en un gestor y asesor de patrimonios derivados de empresarios catalanes.

Antonio Sagnier Bassas. (EDM)
Antonio Sagnier Bassas. (EDM)

Degroof adquirió el 51% de Privat Bank en 1999 por 24 millones de euros entonces, 4.000 millones de pesetas y acabó comprando el 100%, extendiendo su nueva filial más allá de Cataluña, con oficinas en Madrid, Valencia o Bilbao. Sagnier fue presidente de la entidad, con ficha bancaria en España, hasta 2012. Y en 2016, tras la fusión de Degroof con Petercam, cambió su marca en España para unificarla con la internacional, quedándose en Bank Degroof Petercam. A escala europea, el banco belga gestiona más de 60.000 millones de euros.

Sagnier fue presidente en España hasta 2012. En la actualidad, Philippe Masset es el máximo ejecutivo de la filial en España, mientras que Guillermo Viladomiu es consejero delegado. En la cúpula, hay un miembro de la 'jet set' catalana: Marian Puig Guash, presidenta de Isdin y tercera generación de la familia Puig, una de las mayores fortunas de España con el conglomerado de perfumes Puig que incluyen a Carolina Herrera o Paco Rabanne.

Bank Degroof Petercam lleva tiempo en las quinielas de los jugadores que quieren crecer en la industria de asesoramiento y gestión de inversiones como posible pieza para comprar, hasta el punto de que no es la primera vez que tantea el mercado para estudiar su venta. La entidad acumula ya cinco años consecutivos en pérdidas. Después de ganar 355.000 euros en 2014, perdió 1,186 millones en 2015, 335.000 euros en 2016, 1,5 millones en 2017, y 4,3 millones en 2018, según las cuentas del Registro Mercantil.

Entre enero y septiembre de 2019, perdió cuatro millones, según cifras publicadas por la Asociación Española de Banca (AEB), con lo que es probable que los números rojos superen los cinco millones. Para afrontar estas pérdidas, Degroof Petercam contaba con un capital de 19,5 millones.

La principal fuente de ingresos de Degroof Petercam España es el cobro de comisiones, que se situó en 9,2 millones, aunque en términos netos —restando las comisiones pagadas— la cifra fue de 6,2 millones, un 14% menos que el año anterior. Entre enero y septiembre, los ingresos por comisiones netas ascendieron a 2,8 millones.

Estas cifras apenas cubren los gastos de personal, que en los tres primeros trimestres alcanzaron los cuatro millones y en 2018 los 7,5 millones, de los que cinco millones son en sueldos y gratificaciones al personal —135.000 euros de media por empleado—. A esto se suman otros gastos de administración —cuatro millones entre enero y septiembre y 4,4 millones en 2019— que incluyen principalmente inmuebles, informática e impuestos.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios