SEGÚN UBS

La debilidad del Gobierno de Sánchez 'beneficiará' el crecimiento del PIB español

La cuarta potencia europea ha venido aguantando ante el frenazo provocado, fundamentalmente, por la guerra comercial emprendida por Estados Unidos

Foto: Pedro Sánchez, durante el debate de investidura. (EFE)
Pedro Sánchez, durante el debate de investidura. (EFE)

Todas las miradas están puestas en el nuevo Gobierno PSOE-Podemos y, sobre todo, en las implicaciones que sus acuerdos pueden tener en el crecimiento de España en un momento en que las tensiones internacionales están poniendo en jaque el avance de la economía mundial. Y es que, hasta ahora, la cuarta potencia europea ha venido aguantando ante el frenazo provocado, fundamentalmente, por la guerra comercial emprendida por Estados Unidos y frente a la incertidumbre de otras cuestiones geopolíticas como el Brexit.

Sin embargo, frente a los más pesimistas —que auguran un futuro lleno de sombras para España durante la próxima legislatura—, UBS se desmarca pronosticando, incluso, una reaceleración del crecimiento del producto interior bruto (PIB). Como ya explicó la semana pasada a Cotizalia el director de Estrategia del banco suizo, el matiz está en las motivaciones que llevan al departamento de análisis del banco de inversión suizo a hacer esta apuesta y que pasan no por las capacidades del nuevo Gobierno, sino por todo lo contrario. Un Ejecutivo que solo cuenta con el apoyo de 155 escaños en el Congreso de los 350 asientos que tiene y dependiente de los pequeños partidos independentistas como ERC difícilmente va a poder llevar a cabo medidas de calado que puedan hacer mella en una economía que mantiene el piloto automático conectado.

"Creemos que es poco probable que un Parlamento tan fragmentado y polarizado pueda alcanzar acuerdos en las reformas políticas y económicas necesarias", asegura en su último informe, fechado el 6 de enero, después del debate de investidura. "Dicho esto, esperamos una suave reaceleración del crecimiento del PIB en la segunda mitad de 2020 y cierta consolidación presupuestaria".

Las previsiones del banco de inversión pasan por una desaceleración del PIB real hasta el 1,9% en el último año (un 0,4% en el tercer trimestre de 2019), aunque unas condiciones crediticias favorables y una mejora de las finanzas de los hogares pueden reacelerar al 0,5% el crecimiento del tercer trimestre de 2020 apoyado por el rebote de la demanda exterior. Como resultado, el crecimiento medio anual podría caer del 2% al 1,7% en 2020 antes de recuperarse hasta el 1,9% en 2021. Y este avance sostenido puede permitir la reducción del déficit a alrededor del 2,1% del PIB en 2020.

No obstante, a juicio de los analistas de UBS, las iniciativas más contundentes, como puedan ser los cambios materiales en las competencias regionales, la reforma laboral o el sistema educativo, probablemente van a estar bloqueadas. "Como resultado de ello, esperamos que la coalición se enfoque más en pasar el Presupuesto de 2020 y un mayor consenso en Europa con el plan de transición energético".

Así mismo, la probable reelección de Nadia Calviño como ministra de Economía y, en general, políticas económicas y fiscales neutrales tranquilizarían al mercado. De hecho, desde UBS no esperan grandes cambios en el diferencial de la deuda soberana con Alemania y mantienen su recomendación neutral sobre la bolsa española. "A pesar de los miedos del mercado, el programa de coalición no incluye cambios explícitos en la regulación de los sectores bancario, energético y las 'utilities'. Es más, esperamos que las acciones españolas sigan cotizando basándose en los fundamentales más que en las noticias políticas".

El bloqueo está para quedarse

Los analistas de Barclays también prevén salud económica para España. "El entorno macroeconómico, ahora completamente amoldado a la incertidumbre política, continúa siendo sólido, gracias a unas condiciones financieras flexibles, una demanda doméstica sólida y una confianza empresarial positiva", explican los analistas del banco británico en el informe posinvestidura. La firma considera que "la demanda doméstica, gracias a una política monetaria acomodaticia y unas dinámicas del mercado de empleo saludables, continúa siendo el motor de crecimiento de la economía", y mantiene su predicción de un crecimiento del PIB real del 0,4% en el cuatro trimestre, "mucho más que sus vecinos europeos".

Sin embargo, a diferencia de UBS, que ve el impacto del nuevo Gobierno 'neutral', Barclays prevé un potencial impacto negativo. En el informe, titulado 'Las tensiones políticas están aquí para quedarse', Barclays defiende que "la fragmentación del espectro político obliga a Sánchez a lidiar con una mayoría muy débil, construida sobre acuerdos entre partidos que históricamente no se han puesto de acuerdo". "Esto debilita las perspectivas de que el Gobierno implemente las reformas necesarias para resolver los problemas estructurales que España afronta actualmente, como la alta tasa de paro o el déficit de las pensiones, mientras generan nuevos problemas, como falta de competitividad o endeudamiento", explican.

Los analistas de la firma ven con malos ojos la modificación de la reforma laboral y la política fiscal expansionista propuesta por el Gobierno (llegan a avisar de la posibilidad de que la relación con la UE se resienta); no obstante, el informe de Barclays no analiza, como sí hace UBS, si Sánchez tiene posibilidades reales o no de sacarlas adelante y esta situación protege o no a la economía. Lo que sí considera el banco es que "la formación de Gobierno no significa que la estabilidad política haya vuelto".

También la vicepresidenta de Moody's, Kathrin Muelhbronner, considera que "la mayoría es pequeña y al país le falta esperiencia con gobiernos de coalición multipartido". Con todo, Moody's cree que la subida del gasto se equilibrará con una subida de los impuestos, "manteniendo el déficit presupuestario bajo control". Muelhbronner prevé que las reformas de las pensiones serán un tema difícil de acordar, mientras que un riesgo clave serán los cambios en la reforma laboral. En cuanto al frente puramente político, desde Moody's, Muehlbronner cree que "las negociaciones políticas con el Gobierno regional catalán estarán en la mesa y que las posibilidades de que el conflicto se relaje son mayores que en el pasado". No obstante, desde la agencia, creen que "un acuerdo definitivo en cuanto a la solución es difícil de prever y, de todas maneras, llevaría tiempo".

También el S&P Global Ratings considera que la formación del nuevo Gobierno "no tendrá un efecto inmediato en su rating sobre España". "El nuevo gobierno todavía no ha clarificado su perspectiva respecto a la política económica y fiscal, pero nosotros no esperamos grandes cambios", explican. "En un principio, esperamos que el nuevo gobierno es enfoque en aprobar los presupuestos de 2020, lo cual puede llegar a ser difícil, ya que la Unión Europea ha pedido que España limite los gastos planeados y se comprometa con una reducción estructural del déficit presupuestario", en un entorno en que la coalición está a favor de aumentar el gasto social (así como la subida de impuestos).

"La fragilidad del nuevo gobierno da pie a dudas sobre el ritmo de las políticas futuras, incluida la reforma laboral o la reducción del déficit presupuestario", consideran desde S&P Global Ratings. "Pese a la incertidumbre de la política, creemos que los principales partidos políticos apoyan el compromiso con el marco de referencia económico y presupuestario de la eurozona, y no esperamos una reversión de las reformas pasadas", consideran desde la agencia. No obstante, sus analistas avisan: "si se produce alguna inversión, esto pesaría sobre las perspectivas económicas de España y su calidad crediticia".

Mercados
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios