Y posiblemente al BCE y la Fed

Statisma, la pequeña empresa que ha puesto en jaque al Banco de Inglaterra

A pesar de que la empresa ha negado a través de un comunicado estas informaciones, unos tuits que están borrados ahora mismo podrían delatarla

Foto: El banco de Inglaterra. (EFE)
El banco de Inglaterra. (EFE)

En un pequeño distrito a las afueras de Londres llamado Hornchurch, entre una zona residencial y un puesto de 'fish and chips', se encuentra Statisma. Se trata de una pequeña empresa británica que suministra noticias y 'streaming' en audio y que, a pesar de su tamaño, podría haber distorsionado los mercados del mundo y dejado en evidencia al Banco de Inglaterra (BoE) y, posiblemente, al Banco Central Europeo (BCE) y la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed).

La máxima institución monetaria del Reino Unido reconoció que su señal de audio de las conferencias de prensa había sido 'hackeada' por un suministrador y vendida a fondos de inversión de transacciones ultrarrápidas. Con esta información, estas plataformas sabían segundos antes lo que el banco central decía sobre los tipos de interés, entre otras cosas. En este tiempo llevaban a cabo operaciones con las que generaron ganancias de millones de euros.

Aunque de momento el BoE no se ha pronunciado sobre cuál era la empresa responsable de vender esta información que distorsionaba el mercado, todos los medios de Gran Bretaña apuntan a un nombre: Statisma. A pesar de que la empresa ha negado, a través de un comunicado, estas informaciones, unos tuits, que actualmente están borrados, podrían delatarla. Tanto esta empresa como su matriz, Encode, publicaron en la red social promociones para "ser el primero" en escuchar la rueda de prensa de la Fed, Banco de Inglaterra, BCE o el Banco de Canadá. Fondos de inversión y bancos también han confirmado que recibieron propuestas para adquirir este "servicio" de dudosa ética y algunos, como Barclays, lo rechazaron.

Qué ha pasado exactamente

El 19 de diciembre el diario 'Times' sacó a luz estos hechos en un reportaje. Explicaba en el mismo que uno de los encargado de la retransmisión de las conferencias de prensa estaba ofreciendo una señal con segundos de ventaja sobre la oficial. En el caso del Banco de Inglaterra el suministrador de video para las ruedas de prensa es Bloomberg. Descartado este se apuntaba al proveedor de audio como posible culpable.

El gobernador del BoE explicó abiertamente que las informaciones eran ciertas y, además de reconocerlo, explicó que ya estaba resuelto y que el responsable (un proveedor externo) había sido inhabilitado. Los medios del país buscaron insistentemente un posible candidato como autor de estas fechorías. Querían saber quién había desafiado a la bolsa del país y dejado en evidencia a sus máximas instituciones. La autoridad monetaria se negó a dar el nombre del responsable pero afirmó que se trataba de una empresa que se encargaba de la señal de audio en caso de que se cayera la principal.

Fue entonces cuando todos los ojos se posaron sobre el Twitter de una pequeña compañía de audio (apenas 1.600 seguidores actualmente y un total de activos valorado en menos de 422.000 euros), con diversos tuits que afirmaban "ofrecer con 30 segundos de anticipación" la rueda de prensa del Gobernador Mark Carney. Uno en concreto, publicado el día 29 de abril, hacía mención a 10 segundos de ventaja sobre la retransmisión en vivo.

Aunque esas publicaciones en redes sociales han sido borradas, aún queda rastro de ellas. Había 'traders' y usuarios que, en febrero de 2019, recomendaron en Twitter recurrir a este servicio para ganar dinero.

Desde 'Times' afirmaban que esta compañía pedía entre 2.500 y 5.000 libras por tener acceso a estos "segundos de ventaja". Estas cifras de la investigación habrían sido confirmadas según el medio por parte de bancos a los que se les habría ofrecido. Entre estas entidades estarían JP Morgan y HSBC, que, según 'Financial Times', habrían accedido a esas fuentes de audio. Estos dos periódicos, además del 'Wall Street Journal', afirman que tanto los bancos como fuentes dentro del Banco de Inglaterra les han confirmado que era Statisma el proveedor externo que vendía estas transmisiones.

Sin embargo, lo que más asustó de aquellas publicaciones no era solo el hecho de encontrar a la empresa que más papeletas tenía de haber 'hackeado' al BoE para descubrir que se trataba de una pequeña compañía. En esos tuits incluía también ruedas de prensa del Banco Central Europeo, la Reserva Federal estadounidense y el Banco Central de Canadá.

Desde las dos últimas instituciones no se han pronunciado sobre el escándalo, pero desde el viejo continente ya lo han desmentido, alegando que han tomado medidas de seguridad. Un portavoz del BCE comentó que "para evitar que sucedan este tipo de cosas tomamos medidas en septiembre de este año, retrasando las transmisiones de audio y ofreciéndolas en baja latencia. Por eso no tiene sentido que nadie use ninguna solución ofrecida comercialmente".

Desde Statisma niegan definitivamente cualquier implicación en el caso y afirmaron en un comunicado, tras las informaciones señalándoles, que "no transmitimos informaciones adelantadas y no transmitimos información que no esté a disposición del público primero".

Qué es Statisma

Esta compañía se define a sí misma como "una empresa de tecnología especializada en la entrega de contenido de audio disponible al público". Lleva operando en el Reino Unido, ubicada en el exterior de Londres (Hornchuch), desde 2010. La empresa nació como una prolongación de otra anterior llamada Encoded Media, una compañía de servicios de video para pequeñas y mediana empresas. Esta última lleva existiendo desde 2003 y ambas, aunque son independientes, están lideradas por el mismo equipo directivo.

Esta 'matriz' también ha ofrecido en su momento anuncios a través de redes sociales de los beneficios para los 'traders' de una retransmisión que ofrece segundos antes las ruedas de prensa de estas instituciones gubernamentales.

Statimsa está reconocida en Gran Bretaña como una sociedad limitada, controlada en más del 75% por un único socio, Philip Wand. La compañía, según el portal 'companycheck', tiene unos activos valorados en apenas 360.000 libras esterlinas (421.000 euros) y la empresa de la que surgió, apenas 296.000 libras (346.700 euros).

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios