fondos de inversión

Canta, ríe, bebe… Los gestores se vienen arriba con los máximos de las bolsas

A los gestores globales se les ha pasado el ansia sobre el futuro económico a corto plazo. Hace seis meses estaban en un sinvivir. Pero ahora todo eso pasó

Foto: (iStock)
(iStock)

¿Recesión? ¿Yo? Se ha equivocado usted de hombre, señora… A los gestores globales se les ha pasado el ansia sobre el futuro económico a corto plazo. Hace seis meses estaban en un sinvivir, con el miedo a una recesión en el punto más alto desde la gran crisis financiera de 2008. Pero ahora todo eso pasó, no queda nada de aquel temor.

El péndulo del estado de ánimo se ha desplazado a toda velocidad en la dirección opuesta, según la última encuesta mensual de Bank of America. En los últimos dos meses, las expectativas de crecimiento económico global de los grandes inversores se han disparado un 66%, al tiempo que los índices estadounidenses marcaban nuevos máximos.

.
.

Este optimismo renovado también lo aplican a sus pronósticos sobre los beneficios empresariales. Por primera vez en año y medio, los gestores esperan que los resultados de las compañías logren nuevos crecimientos a nivel mundial, al mismo tiempo que confían en una mejora de la actividad industrial y de servicios.

.
.

Todo esto se traduce en que, por fin, empiezan a animarse a reducir liquidez y aumentar el peso de la renta variable en cartera, a diferencia de lo que ha venido sucediendo durante todo el año, donde han predominado la desconfianza sobre el rally de las bolsas.

Así, el porcentaje de efectivo en sus carteras en caja ha bajado hasta el 4,2%, mientras que han aumentado las preferencias por acciones de la zona euro, renta variable en general y mercados emergentes. Y no se muestran ya tan optimistas en ‘jugadas’ más defensivas, como la apuesta por grandes compañías frente a las pequeñas o la preferencia por Estados Unidos, aunque todavía mantienen estos activos entre los de mayor peso en cartera.

Entre los motivos de este cambio de ánimo está la resolución beneficiosa que ahora esperan para la guerra comercial entre EEUU y China. Los gestores creen que si finalmente se resuelve de forma amistosa se disparará la inversión en capital de las empresas, que ha estado retraída por la incertidumbre global hasta ahora.

¿Exceso de euforia?

La gran pregunta ahora mismo es si este salto al tren de los mercados no estará llegando demasiado tarde. Es decir, si empezamos a acercarnos a la euforia que domina cada fase final de un ciclo alcista. No obstante, una de las estrategias que ha vuelto a ponerse de moda ha sido la de apostar a la baja contra la volatilidad, a pesar de su fuerte caída este 2019.

Los estrategas de Bank of America todavía no observan ese riesgo, aunque sí destacan que se modera la lectura optimista que hasta ahora proporcionaba uno de los ratios clave de la encuesta, el ratio de liquidez, basado en la opinión contraria (si todo el mundo ha comprado, queda menos dinero por llegar al mercado y hay menos munición para mayores subidas). Según explican, cuando la media de efectivo en las carteras se dispara por encima del 4,5% suele ser señal positiva para la evolución de los índices, mientras que cuando baja del 3,5% sucede lo contrario: alerta de posibles bajadas. ¿Y cómo está ahora? Después de haberse pasado casi todo el año por encima del 5%, la caída de los últimos dos meses le ha llevado al 4,2%.

Cautela, pero sin alarmismos. En la línea de lo que percibe Jacobo Blanquer, consejero delegado de Tressis Gestión: "Es verdad que hemos subido mucho y tiene que haber alguna corrección, es probable que tengamos algún susto después del fuerte rally de los últimos meses, pero de fondo esperamos mejora de los datos macro y vemos un comportamiento relativamente bueno".

Para los estrategas de JPMorgan AM, “las expectativas a largo plazo probablemente favorecen a las acciones en detrimento de los bonos, pero el entorno cíclico sugiere tal vez algo más de prudencia a corto plazo”, afirman en su último informe de expectativas de rentabilidades a largo plazo.

Y en Fidelity recuerdan que “el riesgo clave para 2020 es que la política de los bancos centrales no consiga generar crecimiento, los gobiernos rehúyan los estímulos presupuestarios y la economía mundial se suma en la recesión”, pero que creen “que la recesión se conseguirá evitar y que la economía mundial aterrizará de forma suave”.

¿Qué hacer con las carteras en este contexto? Los asesores recomiendan revisar bien el nivel de riesgo que los inversores tienen en sus carteras, para estar preparado para cualquier contexto de mercado y aislar al máximo las emociones. Y recuerdan que la situación se presenta especialmente compleja para el ahorrador más conservador, dado los altos niveles en los que cotizan los tipos de interés, especialmente los considerados más seguros.

Conoce tu perfil inversor:

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios