IAG, compuesta y sin novio: cae un 3,55% tras la paralización de los 737 Max de Boeing
  1. Mercados
RECOGIDA DE BENEFICIOS

IAG, compuesta y sin novio: cae un 3,55% tras la paralización de los 737 Max de Boeing

Se le ha juntado un renovado miedo por un Brexit duro con la paralización de la producción de los 737 Max por parte de Boeing que amenaza su pedido de 200 naves

Foto: Aviones de BA
Aviones de BA

Las acciones de International Airlines Group (IAG) han caído con fuerza este martes, hasta cerrar en un retroceso del 3,55%, con dos excusas que han servido a los inversores para tomar beneficio después de que el viernes pasado se disparara un 12% en bolsa.

Por un lado, en plena resaca electoral de Reino Unido tras la victoria aplastante de Boris Jonhson, se han reavivado los temores a un Brexit duro después de conocerse las intenciones del nuevo primer ministro de introducir legislación adicional que garantice que no se amplíe el periodo de transición para la salida de la Unión Europea.

Y, por otro, esta mañana los inversores han desayunado con la noticia de que la compañía se queda colgada con un pedido de 200 aviones de la familia 737 Max que hizo el pasado mes de junio después de que Boing haya paralizado su producción.

Foto: Avión Boeing 737 Max en Washington (reuters)

Y es que la empresa había seguido produciendo alrededor de 40 aviones al mes tras el accidente que obligó a las aerolíneas a dejar en tierra todos los modelos de esta nave. Boeing considera esta decisión después de la última actualización de la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos, (FAA, por sus siglas en inglés) sobre el retorno del modelo a las operaciones, ya que el regulador especificó la semana pasada que los MAX no recibirían su aprobación antes de 2020.

IAG sorprendió con este nuevo encargo durante la feria aeronáutica más importante del mundo, Paris Air Show, donde anunció que los modelos B737-8 y B737-10, se entregarían entre 2023 y 2027 y serían operados por British Airways, Vueling y Level. Una decisión movida, fundamentalmente, por cuestiones económicas ya que en ese momento, el holding formado por BA e Iberia, aseguró haber logrado un "descuento sustancial" sobre el precio de catálogo, que en el caso del 737-8 ascendía a los 117 millones de dólares (104 millones de euros) y para el 737-10 alcanzaba los 131 millones de dólares (117 millones de euros).

IAG Boeing Brexit Aeronáutica Iberia Inversores