gestión activa y gestión pasiva

Las razones para invertir en fondos indexados avalados por expertos

Se tiende a pensar que la gestión activa y la indexada son vehículos totalmente antagónicos, pero no es así. Ahora bien, ¿cuál es mejor para sacar rendimiento a tus ahorros?

Foto:

¿Cómo invertir en las mejores gestoras internacionales bajo la supervisión de expertos? Combinando lo mejor de los dos modelos de gestión de fondos: la gestión pasiva y la gestión activa. Aunque aún hay quien los percibe erróneamente como antagónicos y no complementarios:

Es cierto que las diferencias son importantes. La gestión pasiva o indexada es aquella que replica el comportamiento de un índice bursátil o un activo al que está referenciado, como, por ejemplo, el Ibex 35, el EuroStoxx 50 o los bonos europeos.

Obviamente, al emular a un índice, la gestión pasiva es más barata que la activa, cuyo valor añadido está en la experiencia del profesional que maneja el dinero y decide qué, cuándo y cuánto invertir. Además, otra de las diferencias a favor de la primera es que queda a la elección del ahorrador qué tipo de gestión quiere: más correlacionada con los índices de mercado o con mayores expectativas de rentabilidad y, por tanto, más grado de riesgo.

El auge de los ‘roboadvisors’

La unión de la gestión de carteras de manera automatizada a través de algoritmos y la intervención humana es conocida como ‘roboadvisors’. Los primeros aparecieron en Estados Unidos en 2008 en el seno de la crisis financiera y empezaron a popularizarse en el país a partir de 2010-2011. En España nacieron hace cinco años y en la banca hace dos, cuando Bankinter lanzó Popcoin, el primer gestor digital de inversión.

Según los datos de Statista, para 2023 los activos bajo gestión de esta modalidad casi se quintuplicarán, alcanzando los 2,26 billones de euros, y el número de usuarios pasará de los 26 millones que se registraron el año pasado a los 147 millones que se estiman en un lustro.

Siete de cada diez ahorradores españoles de entre 25 y 44 años prefiere las formas de inversión digitales frente a las presenciales

Los cambios de hábitos de consumo, donde las plataformas digitales cada vez tienen más adeptos, y las nuevas generaciones, con los ‘millennials’ a la cabeza, harán que los gestores automatizados tengan cada vez más tirón. De hecho, según el I Barómetro de Inversión de Popcoin, siete de cada diez ahorradores españoles de entre 25 y 44 años prefiere las formas de inversión digitales frente a las presenciales y el 94% considera importante contar con una entidad bancaria como respaldo a sus inversiones.

A la luz del potencial de crecimiento de esta novedosa forma de invertir, Bankinter ha apostado por unificar las ventajas de la gestión indexada y activa bajo una misma herramienta. “Aunque Popcoin sea un gestor automatizado solo lo es en parte, ya que el equipo de expertos está detrás, seleccionando la cartera de fondos indexados y cambiándola de forma periódica, si es necesario, en busca de la mejor expectativa de rentabilidad”, señala Blanca Nuñez, directora de Negocio de Popcoin.

Sus analistas no solo seleccionan los fondos indexados más adecuados, sino que también realizan cada trimestre un control de las inversiones, de tal manera que la composición de la cartera puede ser modificada por el equipo de expertos si se produce algún acontecimiento en los mercados que aconseje hacerlo.

Comisión del 0,40%

En consecuencia, al estar indexada la operativa y no hacer una selección activa de fondos, la comisión de gestión se reduce al 0,40% (0,49% con IVA), lejos del límite máximo establecido por ley para los fondos de inversión del 2,25%.

La gestión automatizada de carteras con algoritmos unida a la intervención humana es conocida como ‘roboadvisors’
La gestión automatizada de carteras con algoritmos unida a la intervención humana es conocida como ‘roboadvisors’

Las carteras de fondos indexados de Bankinter invierten en una gama de productos de gestoras internacionales, por lo que están diversificadas geográfica y sectorialmente. Desde 1.000 euros se puede invertir en cinco carteras, en función del nivel de riesgo que se quiera asumir. Así, el perfil defensivo tiene una exposición a la renta variable (acciones) del 10%, frente al agresivo, que supera el 70%.

Con independencia del modelo de gestión activo o pasivo, el ahorrador tiene que tener clara una premisa: a largo plazo el activo con más posibilidades de rentabilidad es la renta variable, gracias al impacto del interés compuesto, que supone acumular los rendimientos en el capital inicial haciendo que año tras año siga creciendo. Ahora bien, hay que estar dispuesto a asumir los habituales vaivenes de los mercados que, no obstante, a priori, se suavizan con el paso del tiempo.

Mercados
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios