ACTIVO ESTRATÉGICO

La caída de negocio y la dificultad para ser 'depredador' convierten a BME en 'presa'

La bolsa mantiene el 40% de la negociación del Ibex, pero MiFID y la competencia de otras plazas han restado volumen en un sector en el que la escala es una métrica muy importante

Foto: Paneles de la Bolsa de Madrid. (EFE)
Paneles de la Bolsa de Madrid. (EFE)
Adelantado en

Bolsas y Mercados Españoles (BME) se ha mantenido al margen del proceso de consolidación de sus homólogos, pero eso se acabó. La bolsa suiza (SIX) ha lanzado una oferta pública de adquisición (opa) con una prima del 35% sobre el precio de cierre del viernes. De esta forma, se adelanta a Euronext —bolsa de París, Ámsterdam y Lisboa—, que ha admitido que estudia una oferta. BME subió un 38%, hasta los 35 euros, por encima del precio de la opa. Aun así, los analistas recomiendan vender. De hecho, el precio objetivo que da el consenso de analistas de Bloomberg es de 25 euros.

Lo que parece claro es que aquí acaba la historia en solitario de BME, empresa fundada en 2002 como propietaria de las bolsas españolas, del mercado privado y bursátil de renta fija, de la plataforma de contratación de deuda pública (Senaf), del mercado de derivados (MEFF), así como del depositario central y la cámara de creación y compensación de valores llamado Iberclear. En 2006 salió a bolsa, pero los bancos fueron vendiendo y ahora solo hay un accionista significativo, Corporación Financiera Alba —brazo inversor de los March—, con un 12%, participación que vale 343 millones al precio de la opa. Hasta ahora, su participación estaba en pérdidas respecto a la cotización, pero la oferta permitiría a Alba salir con beneficios.

El consejo de administración, asesorado por Morgan Stanley y Latham & Watkins, ha dado el visto bueno, lo que quiere decir que sus accionistas están conformes con la oferta de SIX, que cuenta con el asesoramiento de Credit Suisse. A diferencia de otras empresas, los consejeros tienen que velar, además de por maximizar el valor para los accionistas, por preservar la estabilidad de los mercados financieros.

Con este condicionante, ven con buenos ojos la venta por los compromisos adquiridos por SIX, según fuentes financieras, que consideran que ha puesto un precio y un nivel de compromisos elevados para ahuyentar a Euronext y otros potenciales interesados como Deutsche Börse, que ya en 2006, una semana antes de la salida a bolsa, propuso una fusión.

Menos cuota de mercado

En los últimos años, BME ha perdido cuota de mercado y ha intentado sin éxito crecer con operaciones inorgánicas —estuvo en la puja inicial por Inversis— o con nuevas líneas de negocio, como un supermercado de fondos, vacío dos años después de su lanzamiento. Para el negocio de operador y organizador de bolsas, la escala es clave, como ha demostrado el proceso de consolidación de otras bolsas. Ganar volúmenes es la forma de contrarrestar unos márgenes que en esencia son bajos y, además, tienen una tendencia descendente. Las plazas bursátiles europeas compiten entre sí, ya que una acción de un ‘blue chip’ del Ibex se puede adquirir en varias bolsas. La normativa MiFID II disparó esta competencia de forma obligatoria, lo que ha golpeado aún más la cuota de mercado de BME.

Esta directiva europea, traspuesta con retraso y por tramos en España, incluye el concepto de mejor ejecución. Los inversores institucionales deben asegurarse de que los brókeres a los que dan órdenes realizan la mejor ejecución posible, de cara al abaratamiento de costes para los clientes finales. Así, la adquisición de 100 títulos de un ‘blue chip’ del Ibex podría saldarse, teniendo en cuenta las comisiones o los ‘spread’ —diferencias de precio—, con parte comprada a través de BME en Madrid, parte en Euronext, parte en Deutsche Börse, etc.

La fragmentación, como se conoce en la jerga, ha ido en aumento. La semana pasada, según datos recopilados por Auriga, el 41% de las acciones del Ibex 35 se negoció en el mercado bursátil español, pero el resto fuera. Un 18% se negoció a través de la plataforma europea de Chicago Board Options Exchange, un 6% en la Bolsa de Londres (6%) y el resto en otras plataformas internacionales como Ámsterdam (de Euronext), Deutsche Börse o Turquía.

“BME ha ido perdiendo cuota en un sector en el que se buscan economías de escala. Para romper con esta tendencia, hay dos opciones, comprar otras plataformas para crecer o ser más competitivo en costes reduciendo cánones”, arguye Nacho Zarza, responsable de renta variable de Auriga, que señala que BME “está entre las bolsas más caras de Europa”. Los cánones son de 0,3 puntos básicos por efectivo de la operación, con un mínimo de un euro, para las compañías del Ibex 35. Por otro lado, el Gobierno de Pedro Sánchez ya trató de establecer una tasa de transacciones financieras (apodada como Tobin) en su proyecto de Presupuestos, que no salió adelante.

Intento de comprar para crecer

La compañía participó en la puja inicial por Inversis, banco que puso a la venta March pero que finalmente rechazó todas las ofertas. BME fue uno de los primeros en quedarse fuera porque los March consideraron que su oferta no vinculante fue demasiado reducida. Con esta vía, BME habría podido diversificar su base de ingresos, al igual que con el supermercado de fondos que no ha conseguido activar. La empresa que preside Antonio Zoido estaba estudiando realizar compras dentro de su plan estratégico actual 2019-2021, con munición disponible de entre 400 y 600 millones, según cálculos de Renta 4, a partir de un exceso de caja de 100 millones y capacidad de apalancamiento de entre 1,5 y 2,5 veces ebitda.

Según los últimos resultados presentados, BME generó un beneficio de 93,3 millones entre enero y septiembre, un 9% menos que en el mismo periodo del año anterior, e ingresos por valor de 212,6 millones, un 6% menos. SIX confía en revertir esta tendencia al ganar escala y diversificar negocios. La empresa espera aportar su experiencia con fondos o ETF, mientras que BME aporta mayor ‘expertise’ con la renta fija.

Aunque la bolsa suiza ya ha realizado operaciones, esta sería la más relevante, dando lugar al tercer principal jugador europeo tras Deutsche Börse y LSE, superando a Euronext. La compañía combinada estaría en 13 países, con 770 empleados, 15.200 millones canalizados en fondos y un beneficio operativo de 177 millones sobre las cifras de 2018.

Papel político

SIX se ha comprometido a tener una estructura dual, con un centro financiero en Suiza y otro en Madrid, que sería su plataforma para la Unión Europea y para Latinoamérica, aunque este último punto está por desarrollar. Esta propuesta dual choca con el federalismo de Euronext con las bolsas de París, Ámsterdam, Bruselas y Lisboa. SIX también asegura en el hecho relevante remitido por BME a la CNMV que mantendrá las funciones, personal y tecnologías de las filiales en España, mientras que las marcas, líneas de negocio, sedes, oficinas y estrategias continuarán en España al menos durante cuatro años. Asimismo, “SIX estima que el negocio de BME se mantendrá con un grado suficiente de independencia” y “no se trasladará el domicilio social de las entidades fuera de España, salvo autorización de la CNMV”.

De esta forma, SIX quiere ir con pies de plomo para evitar la negativa política. El Consejo de Ministros, una vez oídas las comunidades autónomas con competencia en la materia hay bolsas en Madrid, Barcelona, Bilbao y Valencia—, tiene que aprobar la operación, que vincula a la bolsa española con la suiza en un momento de enfrentamiento institucional del país con Bruselas. La Unión Europea, al no conseguir la reciprocidad mutua de información fiscal, optó por no prorrogar la equivalencia del mercado suizo, que blindó la Bolsa de Zúrich, al considerar no válidas las operaciones que se realicen fuera.

Además, el movimiento corporativo llega en pleno inicio de una nueva legislatura con fragmentación política y peso relevante de los partidos autonómicos. Pese a este escenario, SIX cuenta con que no habrá problemas con las condiciones que ha puesto encima de la mesa, según fuentes financieras. El plazo que maneja la compañía suiza es conseguir las autorizaciones entre finales del primer trimestre de 2020 y principios del segundo. Esto, siempre y cuando Euronext no provoque una guerra de opas.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios