REACCIONES AL RESULTADO ELECTORAL

Los analistas e inversores hacen cábalas post-10N y no descartan nuevas elecciones

La amenaza de que la política española se estaba italianizando se ha consagrado tras el resultado electoral, que ha dado lugar a un Parlamento aún más fragmentado

Foto: Bolsa de Madrid (Efe)
Bolsa de Madrid (Efe)

España se ha convertido en el foco de interés de los inversores y analistas internacionales, después de que las elecciones del domingo evidenciaran de nuevo un problema grave de ingobernabilidad de la cuarta economía de la Unión Europea. Es más, la amenaza de que la política española se estaba italianizando' se ha consagrado tras el resultado de la repetición electoral, que ha dado lugar a un Parlamento aún más fragmentado que el que arrojaron los comicios del pasado 28 de abril. Y aunque el mercado ha reaccionado con calma al resultado de ayer, lo cierto es que empiezan a llegar los primeros análisis sobre qué camino se puede tomar para el desbloqueo político.

Así, las dos posibilidades que hay sobre la mesa, después de que Ciudadanos, que antes era el partido con la llave de gobierno, haya quedado fuera de juego tras perder 47 escaños, es el 'gobierno progresista' que avanzaba ayer mismo el presidente en funciones Pedro Sánchez, o una gran coalición entre el PSOE y el PP, como ya han reclamado desde el mundo empresarial esta misma mañana.

En lo que todos los analistas coinciden es que el resultado arrojado por las urnas, lejos de aclarar la situación en España, la ha enmarañado aún más y destacan el ascenso de la extrema derecha de Vox, el gran vencedor de la cita con 52 escaños que le han colocado como tercera fuerza del país. A partir de ahí, los hay que apuestan a que el final más probable sea un gobierno de coalición liderado por el PSOE con el apoyo de unidas Podemos y los partidos nacionalistas.

Es la tesis, por ejemplo, de los analistas de Barclays, que afirman que "las elecciones generales en España, las segundas este año y las cuartas en cuatro años, han fracasado en reducir la fragmentación política, haciendo difícil, una vez más, la formación de una mayoría que funcione en el Parlamento". Además destacan que la caída del PSOE y el resurgir del apoyo de los partidos de derechas a costa del centro "reducen el espectro para una coalición aceptable". Es por ello que consideran que lo más probable es que se forme un gobierno de coalición liderado por el PSOE junto a Podemos y Más País, apoyado por los nacionalistas. Pero "la incertidumbre es elevada y otros escenarios, incluido el de nuevas elecciones, no se pueden descartar completamente en este punto", concluyen.

La incertidumbre es elevada y otros escenarios, incluido el de nuevas elecciones, no se pueden descartar completamente en este punto

ING, por su parte, va un paso más allá y entiende que aunque "la situación política sigue siendo complicada, la presión para encontrar una solución después de cuatro elecciones ha aumentado" y se aventura a apostar por un Gobierno en minoría liderado por el PSOE. Esto sería posible con la abstención de suficientes partidos en la segunda vuelta de una investidura. "Como el mayor partido, el PSOE probablemente va a seguir esta estrategia, aunque la estabilidad de un Gobierno de estas características no será, por supuesto, muy alta", aseguran.

En otro lado se sitúan los analistas que creen o desean una gran coalición entre los dos partidos mayoritarios. Es el caso de Unicredit, que en la nota enviada este lunes analizando los resultados afirma que el bloqueo político en España se ha exacerbado, con la fragmentación incrementándose y la extrema derecha avanzando. De hecho, en tanto que las cuentas no salen ni para sumar entre los tres mayores partidos de izquierdas o de derechas, desde la firma aseguran que "es muy probable que PP y PSOE se vean obligados a considerar una gran coalición para desbloquear el estancamiento, especialmente teniendo en cuenta que la desafección va en aumento y la crisis catalana continúa".

En este sentido, desde Berenberg consideran que "la única posibilidad real de que haya un gobierno estable pasa por una coalición entre los socialistas y los populares", aunque una vez más ambas partes lo han descartado. "Sanchez parece que quiere permanecer como presidente de un gobierno en minoría o nuevas elecciones la próxima primavera".

Julius Baer, por su cuenta, va un paso más allá y habla en clave europea. Así, considera que "los gobiernos inestables siguen siendo uno de los principales obstáculos de Europa a la hora de acometer reformas importantes y necesarias".

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios