PERO ¿SE ESTÁN EMPACHANDO YA LOS INVERSORES?

Ni Microsoft ni Apple: en la cima de Wall Street hay un valor que sabe a guacamole

Tras los mínimos alcanzados en 2018 por la crisis de intoxicación de 2015, Chipotle dio un giro a su destino apostando por el 'marketing' digital, la innovación del menú y las ventas 'online'

Foto: (Reuters)
(Reuters)

Hay un valor en la cima de Wall Street que no entiende ni de iPhones ni de la nube de AWS. Su apuesta es algo más picante: Chipotle Mexican Grill, franquicia de comida rápida especializada en cocina tex-mex, lleva meses liderando las subidas en Wall Street con un avance del 78% en el S&P 500. Aunque su capitalización bursátil de 21.000 millones de dólares no se compara ni de lejos con las de Apple o Amazon, el disparo bursátil de 2019 de Chipotle contrasta con las caídas de años anteriores. ¿La receta del éxito? Crecimiento del negocio a doble dígito y capacidad de superación.

La empresa llevaba meses a la cima de Wall Street hasta perder el primer puesto del S&P 500 la semana pasada, copado ahora por valores del sector de los semiconductores, LAM Research y KLA Lencor. En un entorno de mayor optimismo comercial y macroeconómico, los valores tecnológicos se disparan ante las sólidas expectativas de demanda y consumo. Además, los últimos resultados de Chipotle han puesto en jaque el 'rally', en un entorno en el que los analistas siguen celebrando las subidas pero se preguntan si ya ha llegado el momento de que se suavicen.

Sin embargo, Chipotle todavía mantiene una trayectoria de crecimiento bursátil en 2019 inverosímil. Es cierto que el año está siendo, por lo general positivo para el sector de la comida rápida: McDonald's sube un 9%, Restaurant Brands International un 23%, Starbucks un 29%... Pero ¿tanto como para llegar a la cima de la bolsa neoyorquina? ¿Qué hace un valor como Chipotle en un sitio como este?

Lo primero que hay que entender es el entorno de mínimos del que viene la compañía, impulsados por la intoxicación alimenticia de 2015, cuando la empresa se enfrentó a un brote de E. Coli en varias ciudades de EEUU, teniendo que incluso llegar a cerrar restaurantes en Oregón y Washington.

La compañía emprendió tras el escándalo una espiral bajista que la llevó a caer un 65% desde los máximos de 2015 hasta los mínimos de principios de 2018. Todavía el año pasado, de hecho, los analistas de UBS aseguraban en un estudio que la reputación de Chipotle no se había recuperado: “Pese a los agresivos esfuerzos [de la empresa] de mejorar la percepción de su marca a través de una nueva campaña nacional de 'marketing' y el lanzamiento de nuevos productos como el queso, las opiniones de los clientes no han dado señales de mejora”.

No obstante, en 2019, Chipotle ha demostrado tener capacidad de superación gracias a la innovación de su menú y su apuesta por la tecnología y los inversores han aprovechado los mínimos para disparar su cotización. “Gracias al músculo digital y a la migración de sus clientes a ese canal, la empresa ha podido aumentar la capacidad de las tiendas hasta más allá del pico de 2014 (antes de la crisis de intoxicación) y aumentar la recurrencia del crecimiento y su potencial de reinversión”, explicaban los analistas de Goldman Sachs en un informe de mediados de este año.

La firma lleva superando expectativas trimestre tras trimestre en 2019, con las ventas digitales creciendo por momentos (gracias a la apertura de puntos ‘drive-thru’ y a acuerdos con terceros como DoorDash, Postmates y Tapingo) e introduciendo ideas de éxito en el menú, como la edición limitada de carne asada. Asimismo, gran parte de su poder de superación desde los mínimos de 2018 se debe a la apuesta por el 'marketing' digital de la marca, liderada por el fichaje de Chris Brandt (veterano del mercado de comida rápida) el año pasado. Pese a todo, parece que los inversores ya han digerido estos avances y, desde los resultados recogen beneficios.

Empache de subidas

Pese a todo, la compañía acumula una caída del 9,7% desde que presentó sus últimas cuentas, aunque aún mantiene un PER de más de 40 veces su beneficio. ¿Se han empachado ya los inversores con Chipotle?

A primera vista, los resultados anunciados en octubre parecen sólidos: la cotizada superó expectativas con un incremento interanual de las ventas del 14,6%, hasta alcanzar unos ingresos de 1.400 millones de dólares en el tercer trimestre, superando las previsiones de un alza del 12,7% hasta los 1.380 millones de dólares recogidas por el consenso de los analistas de Refinitiv. Las ventas digitales, a su vez, se dispararon un 88% y ya alcanzan un 18,2% del total. En este contexto, el beneficio estuvo en línea con las expectativas, en los 98,6 millones de dólares.

Sin embargo, Chipotle anunció que quería acelerar la apertura de entradas ‘drive-thru’ (las llamadas ‘chipotlanes’ para los pedidos 'online') lo cual, a su vez, podría llegar a ralentizar la apertura de nuevas tiendas, lo cual, a su vez, podría presionar los márgenes. “Mientras que no creemos que esto sea una preocupación a largo plazo, la mala reacción del mercado a unos resultados trimestrales sólidos podría ser un indicativo de que la cotización de Chipotle ha tocado tope”, explicaban los analistas de Cowen en un informe.

Y es que, dado el auge de la acción, los analistas creen que los inversores ya han descontado la excelencia de Chipotle, por lo que las subidas podrían moderarse. “Chipotle continúa siendo una marca ejemplar con visibilidad en el crecimiento y palancas de beneficio que apoyen los márgenes, pero creemos que gran parte de todo esto ya ha sido descontado por el mercado”, zanjaron los analistas de Jefferies en un informe tras los resultados del tercer trimestre.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios