MÁXIMOS DE JULIO

El optimismo impulsa a la rentabilidad del Bund y los bancos a máximos de julio

Los dos temas estrella del año —el Brexit y la guerra comercial— parecen estar despejándose según 2019 llega a su fin. Los inversores lo celebran (al menos de momento)

Foto: El toro, señal de subidas en los mercados. (Reuters)
El toro, señal de subidas en los mercados. (Reuters)

Los inversores borran el socavón de verano. Tanto los valores cíclicos como los activos refugio han dejado atrás el nerviosismo de verano, cuando EEUU y China entraron en otro tira y afloja arancelario que llevó al Ibex 35 a alcanzar mínimos del año. No obstante, tras un principio de acuerdo entre las dos potencias, los mercados europeos también reciben ahora el impulso del entendimiento entre los representantes negociadores de Reino Unido y la Unión Europea.

El optimismo de los inversores es visible en uno de los matrimonios más inquebrantables del mercado: el del Bund con los bancos. Mientras la rentabilidad del bono alemán a 10 años alcanza máximos de julio en un 0,35%, el índice FTSE de bancos españoles también ha borrado los mínimos de agosto hasta situarse en máximos de julio. Bankinter y Banco Sabadell, por ejemplo, han subido un 4,53% y 3,7%, respectivamente, mientras que valores refugio como Iberdrola o Naturgy han cerrado en rojo.

Es una cuestión de correlación, donde el precio del bono alemán y el de los bancos europeos se mueve de forma inversa. La rentabilidad del Bund (que se mueve de manera opuesta a la cotización de su precio) suele apuntar a las perspectivas de los inversores respecto a los tipos de interés, ya que su emisor, el Gobierno alemán, es percibido como un ente sumamente estable por los inversores.

El Bund es un activo refugio al que los inversores huyen cuando perciben debilidad en la economía, disparando la demanda y, por ende el precio. Si el precio sube, la rentabilidad, por tanto, se hunde. Una economía débil suele ser razón para llevar al banco central a rebajar el precio del dinero, de ahí que la reacción de la renta fija alemana sea entendida como medida de predicción de política monetaria.

Al otro lado del espectro, los bancos cotizan atemorizados por las bajadas de los tipos de interés, ya que no solo supone un golpe significativo al negocio tradicional de la banca de dar dinero prestado, y los obliga a pagar por dejar su liquidez en los depósitos del banco central. Además, se consideran valores cíclicos por su exposición al ritmo económico, por lo que el pesimismo ‘macro’ (así como las noticias de tensiones geopolíticas) suelen afectar su cotización. Es tal la erosión de los valores bancarios, que su ponderación sobre el Ibex 35 —conocido por ser un índice bancarizado— ha caído ya por debajo de la de sectores considerados refugio, como las ‘utilities’.

Con todo, el comportamiento de estos activos durante el mes de septiembre y también de parte de octubre avanza un mayor optimismo por parte de los inversores. Optimismo que, sin embargo, puede verse quebrantado en cualquier momento: todavía quedan puntos clave del acuerdo de China y EEUU por abordar y el primer ministro británico, Boris Johnson, todavía tiene que conseguir el visto bueno del Parlamento británico a las condiciones cerradas con la Unión Europea.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios