FRENTE AL MERCADO DE CAPITALES

Las empresas elevan la dependencia del crédito de la banca con los tipos negativos

En esta era de tipos bajos o negativos, el sector privado cada vez depende más de la financiación de la banca pese al desarrollo de los mercados de capitales

Foto: (Istock)
(Istock)

El sector empresarial ha aumentado su dependencia de la financiación tradicional de la banca. Pese al desarrollo del mercado de capitales, y las intenciones comunitarias de una unión efectiva de capitales, los bancos son el principal financiador de las empresas. Y cada vez más. La dependencia se incrementó hasta el 88% en 2018, según datos de un informe de la Asociación de Mercados Financieros en Europa (AFME, por sus siglas en inglés).

En concreto, el peso de la nueva financiación a lo largo del año pasado se dividió entre un 88% procedente de bancos y un 12% de los mercados de capitales, porcentaje que se redujo en dos puntos porcentuales respecto a la media entre 2014 y 2017. Así, el informe, en cuya elaboración han participado otras 10 instituciones, recoge una dependencia “excesiva” de los préstamos bancarios.

Por otro lado, en un contexto de volatilidad y pérdidas masivas en los mercados, el valor de los ahorros domésticos que están invertidos en los mercados de capitales (fondos de inversión, acciones, bonos, seguros y pensiones) se redujo desde el 118% del PIB hasta el 113%. Este dato, junto al retroceso en la emisión de instrumentos financieros, provocó un deterioro del mercado de capitales europeo.

En contraste, la inversión en fondos de capital privado en pymes se elevó un 8%; la de fondos de venture capital, un 12%; la de equity crowdfounding, un 24%; la de business angel, un 5%; y la de nuevos préstamos bancarios, otro 5%. El capital riesgo previo a las salidas a bolsa supuso el 2,64% del flujo total de financiación para pymes.

España, a la cola

España está a la cola en capital riesgo. Ocupa el puesto 25 entre 28 países de la Unión Europea con financiación de 1.800 millones a pymes a través de inversión en capital, frente a los 194.000 millones en financiación bancaria, señala el informe de la AFME.

En lo que sí destacó España es en venta de préstamos considerados como activos problemáticos, debido a la colocación masiva de carteras de deuda morosa por parte de los bancos, con el fin de reducir sus tasas de morosidad. España también está en una posición muy atrás (18) en el desarrollo de fintech, en un indicador de mercados financieros que mide la facilidad para captar dinero en los mercados de capitales (18), y en integración con otros mercados europeos (17).

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios