Gestamp, en mínimos históricos por los recortes de Barclays y la guerra comercial
  1. Mercados
El consenso aún es positivo

Gestamp, en mínimos históricos por los recortes de Barclays y la guerra comercial

Su acción ya vale 3,8 euros tras unos descensos del 3,8% este martes. Después meses de bajadas e inestabilidad, el banco inglés ha recomendado "vender"

Foto: .
.

Gestamp cierra la jornada con su cotización más baja desde que tocase la campana en 2017. Su acción vale 3,86 euros tras unos descensos del 3,8% de este martes. Después meses de bajadas e inestabilidad, en un sector especialmente afectado por la guerra comercial entre Estados Unidos y China, la puntilla es el último informe de Barclays, que recorta su precio objetivo un 13%, hasta los 3,5 euros (un potencial de caída del 9%). De esta forma recomienda por primera vez vender los títulos (infraponderar).

El principal motivo que esgrime es el apalancamiento de la empresa y los problemas que este puede causar a la hora de inversiones que serían necesarias en futuro. Destacan entre estas la de las baterías de aluminio, claves para los coches eléctricos. Afirman que si Gestamp quiere aprovechar este mercado, deberá invertir de forma amplia. Una de las únicas formas para evitar esto sería reducir sus dividendos (que estiman altos dentro del sector).

El consenso de Bloomberg apostaba de forma unánime por este valor (nadie recomendaba vender) y con la decisión del banco inglés se pone fin a esta situación. Aunque hay que destacar que el conjunto de los analistas sigue siendo especialmente optimista, otorgándole un precio objetivo medio de más de 6,14 euros por acción.

Foto: El presidente y consejero delegado de Gestamp, Francisco J. Riberas (iz.), y su hermano, Jon. (EFE)

Tras conocerse este recorte por parte de Barclays el valor cayó con fuerza marcando un mínimo histórico de la compañía de ingeniería automotriz. Los analistas atribuyen esta situación, en esencia, a la guerra comercial y las regulaciones del diésel por parte de la Unión Europea. Todo esto acompañado de la desaceleración económica, que habría ido reduciendo el número de matriculaciones, menguando así el negocio y ahuyentando a los inversores.

Desde Link Securities defienden que la guerra comercial entre EEUU y China “le está afectando de manera muy negativa” porque “los inversores lo tienen estigmatizado como uno de los principales perjudicados, y además, los inversores “están estigmatizando al sector sin analizar cada empresa por separado”. Aunque sus resultados tampoco fueron esperanzadores, en los últimos semestrales, los beneficios netos cayeron un 25%.

Las matriculaciones de coches caen mes a mes y los ‘profit warnings’ en los fabricantes que contratan a Gestamp no paran de sucederse. Solo en 2019 ya varios fabricantes han reducido sus perspectivas de beneficios, destacando el caso de Daimler. Las leyes de la Unión Europea con respecto al Diesel, y los impuestos hacia el mismo, también habrían sido clave para los analistas.

Foto: Concesionario de Toyota (Efe)

Desde Self Bank apuntan también a estos dos motivos y añaden la rebaja de IHS Markit en su previsión de matriculaciones para los próximos años. Esta habría sido letal para Gestamp y el sector en general.

Aunque remarcan que lo principal es el terreno macroeconómico. Cuando la empresa salió a bolsa en abril de 2017 “la situación era muy favorable y el mercado iba en aumento”. Desde En apenas un año y medio el valor de la acción subió un 40%. Pero solo en el mes de octubre de 2018 cambió su rumbo “ante un cambio en el sector”. Actualmente el precio de la acción esta un 25% más bajo que en su salida a bolsa. Pero en lo que llevamos de octubre acumula retrocesos del 10,7% y desde julio cae un 25%.

Aún son positivos

A pesar de los mínimos, todos los analistas apuntan a que Gestamp ha hecho las cosas bien de cara a medio y largo plazo. Desde Link Securities disientes con Barclays en que no estén bien posicionados para el mercado de los coches eléctricos y creen que “los grandes fabricantes cada vez externalizarán más su producción” favoreciendo mucho a empresas como esta.

Foto: El presidente de Gestamp, Francisco Riberas. (EFE)

Desde Self Bank creen que la situación actual “no expresa adecuadamente la realidad del sector” y que, por lo tanto “existe una distorsión”. Y aunque reconocen que no su nivel de apalancamiento es algo alto, piensan que no es preocupante para la compañía, a la que ven totalmente ligada a los designios de Trump y Xi Jing Ping antes que a su propia responsabilidad.

Barclays Recesión
El redactor recomienda