Crónica de bolsa

El Ibex cae ligeramente con el miedo a una crisis global sobrevolando el parqué

El Ibex 35 firmó en la sesión del miércoles la mayor caída de los últimos dos años tras cerrar con un descenso del 2,7%

Foto: Bolsa de Madrid (Efe)
Bolsa de Madrid (Efe)

Las bolsas contienen la hemorragia de la víspera sin perder de vista el riesgo a una crisis global. El Ibex 35 comenzaba la sesión marcando un descenso de 0,11% en el primer movimiento para inmediatamente después dar un pequeño paso atrás y cotizar plano en el entorno de los 8.920 puntos después de que ayer firmara la mayor caída en dos años tras cerrar con un descenso del 2,7%. Pero con la llegada de la tarde el amago de rebote se ha evaporado y a falta de hora y media para el cierre ya caía más de medio punto porcentual hasta los 8.850 puntos.

Y es que son varias cuestiones las que están encima de la mesa y que llevaron el miércoles a los inversores a poner el modo 'risk-off' afectando especialmente a los valores más ligados al ciclo económico. Las alarmas se encendieron después de que el martes, la publicación del ISM manufacturero estadounidense constatara que el sector se encuentra en contracción, lo que instaló las ventas en Europa desde primera hora de la mañana.

Esto fue alimentando de nuevo el miedo a una recesión mundial inminente al tiempo que otra serie de asuntos fueron saltando para embarrar aún más la situación. Primero, la posibilidad de un Brexit sin acuerdo, alimentada por la intervención del primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, en la conferencia anual del partido Conservador, donde dio a conocer su nuevo plan para la desconexión a falta de 30 días para que se cumpla el plazo para llegar a un acuerdo con Bruselas. Propuesta que fue recibida en el continente con escepticismo y que incluye una doble frontera entre la República de Irlanda e Irlanda del Norte.

Después, la Organización Mundial de Comercio (OMC) falló a favor de EEUU en su disputa con la Unión Europea por las subvenciones 'ilegales' ala multinacional del sector aeronáutico Airbus y autorizó a la administración Trump a imponer tarifas por un total de 7.500 millones de dólares, lo que llevó a la Oficina de Comercio del país a anunciar nuevos aranceles a partir del 18 de octubre a varios productos entre los que se encuentra el aceite de oliva, el vino o el queso.

Todo esto sumado al goteo de malos datos económicos que se vienen conociendo en los últimos días se le ha hecho bola a los inversores, que vuelven a replegarse de la renta variable para buscar refugio en otros activos. Así, el precio del oro ha subido un 2,3% desde la tarde del martes y supera los 1.500 dólares mientras que la rentabilidad del Bund alemán ha ahondado en el terreno negativo hasta el -0,57% frente al -0,54% en que se encontraba el lunes.

Hoy los inversores están pendientes de los índices adelantados de actividad del sector servicios tanto en Europa como en Estados Unidos que "de estar en línea con los esperado por los analistas, podría calmar algo los ánimos", aseguraban desde Link Securities. Y es que, como recuerdan desde la firma, "el sector servicios representa el 80% del PIB de las economías desarrolladas, por lo que si los mencionados indicadores muestran que éste se mantiene en expansión, los temores a una nueva recesión entendemos que deberían reducirse", afirman.

En este sentido, la consultora Markit ha confirmado la desaceleración de la actividad en Europa en el mes de septiembre ante la ralentización de las ventas. El índice de actividad comercial se situó en 51,6 puntos, por debajo de los 53,5 de agosto y casi un punto inferior al esperado por el consenso de los analistas en 52,5.

Mercados
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios