OFERTAS EN BANCA PARA CAPTAR PASIVO

Depósito del 1% o 5% por domiciliar nómina: opciones contra la represión financiera

EBN recupera su depósito del 1% en 18 meses. Otros bancos siguen con su pelea por captar clientes con primas de hasta 300 euros pese al entorno de tipos negativos y la presión sobre márgenes

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

La guerra del pasivo ya no es lo que era, pero sigue habiendo opciones para lograr pequeñas rentabilidades que contrastan con el entorno de tipos negativos. EBN lanza este miércoles un depósito del 1% a 18 meses, rompiendo nuevamente los estándares del mercado. Otras entidades optan por premiar a los nuevos clientes que domicilien su nómina con tipos de hasta el 5%.

El banco de José Gracia (presidente) y Santiago Fernández Valbuena (vicepresidente) recupera el depósito sinycon, con el que en 2018 captó 280 millones de euros a través de 9.000 cuentas. De hecho, tuvieron que cancelarlo por sobrepasar objetivos y quedar desbordados. En esta ocasión, el saldo mínimo será de 10.000 euros con un rendimiento TAE (tasa anual equivalente) de entre el 0,45% en nueve meses hasta el 1,43% en ocho años. Este depósito rompe el mercado español, en el que también destaca el 0,8% TAE a 12 meses de Pichincha.

La otra opción que pone encima de la mesa EBN es la de cuenta remunerada con un 0,3% TAE entre 3.000 euros y 50.000 euros. Aunque el banco revolucionó su imagen y oferta el año pasado con vistas a captar inversores, también quiere tener pasivo con el que tener músculo para diferentes opciones de financiación a empresas.

Este rendimiento contrasta con un promedio ponderado del 0,05% para depósitos para hogares —en empresas está en negativo, con un 0,09%—, según los últimos datos del Banco de España (BdE). Estas estadísticas señalan que la media es del 0,04% para depósitos de plazos inferiores al año, del 0,07% entre uno y dos años, y del 0,16% para más de dos años. En depósitos a la vista —sin plazo—, el promedio cae al 0,03%.

Hay que tener en cuenta que los bancos pagan por sus reservas, dado que el tipo de facilidad de depósito está en el -0,5% desde la semana pasada. Aunque en realidad fue una subida encubierta del Banco Central Europeo (BCE), pues bajó desde el -0,4% pero se introdujo el ‘tiering’ o jerarquización, con un múltiplo de seis veces aplicado sobre el mínimo regulatorio de liquidez, lo que según los expertos dejará sin penalizar la mitad de sus reservas. Aun así, la ‘multa’ sobrepasará los 4.000 millones anuales para la banca europea.

Así, en España apenas hay opciones para huir de la represión financiera a través de los depósitos. Este concepto implica que los ahorradores más conservadores pierden poder adquisitivo por obtener rendimientos inferiores a la inflación. De hecho, es lo que persigue el BCE con su política de tipos bajos o negativos, para que el dinero fluya por la economía a través de inversiones y financiación y genere dinamismo. También es lo que ha provocado duras críticas desde el centro y norte de Europa, abanderadas por el exministro alemán Wolfgang Schäuble.

Los ahorradores más conservadores, que no están dispuestos a asumir riesgos a través de fondos de inversión —producto estrella en los últimos años—, solo tienen oportunidades con ofertas puntuales de pequeñas entidades europeas que quieren crecer, aunque sea temporalmente, contra su margen. Esto ha dado pie al surgimiento de 'fintechs' como Raisin que permiten la inversión en depósitos de bancos de diferentes Estados de la Unión Europea, con rendimientos de más del 1%.

Por otro lado, los grandes bancos no han abandonado del todo la competencia por el pasivo. Pero en vez de ofertas con depósitos lo hacen a través de cuentas nómina o cuentas remuneradas. Pagan una prima que difícilmente podrán rentabilizar con el negocio tradicional de transformar el pasivo (depósitos y cuentas) en activo (préstamos), pero sí pueden intentar tener clientes vinculados a los que ofrecer seguros o fondos, con comisiones que vienen salvando la cuenta de resultados en los últimos años.

Así, Ibercaja se lanzó este año a esta guerra con un rendimiento del 5,06% TAE durante el primer año para nuevos clientes que domicilien la nómina. La cuenta Vamos (misma marca de Movistar para su televisión o de Ciudadanos en las últimas elecciones) paga este tipo hasta un máximo de 6.000 euros. Es decir, una prima de hasta 300 euros el primer año por hacerse cliente del banco aragonés. El segundo año da un 2,01%. El requisito es tener domiciliada la nómina, pensión, subsidio de desempleo o algún ingreso periódico superior a 600 euros, además de, como suele ser habitual, un mínimo de operativa en la cuenta.

Bankinter lleva varios años con una oferta similar, en este caso con una TAE del 5% el primer año y 2% el segundo, con un saldo máximo remunerado de 5.000 euros. El mínimo exigido es que el ingreso neto domiciliado sea de 1.000 euros. Por su parte, CaixaBank tiene una promoción que cuenta igualmente con el 5% TAE pero durante dos años —en los dos casos anteriores, son los primeros 12 meses y luego se reduce—, aunque en este caso para nóminas superiores a los 2.000 euros.

La entidad catalana, que mudó su sede social a Valencia, realiza promociones puntuales de este tipo, menos estables en el tiempo que las de Ibercaja o Bankinter. Desde CaixaBank recuerdan que la cuota de mercado en cuentas nómina del banco es del 27%, con un incremento neto de 200.000 nóminas en los seis primeros meses del año, hasta los 4,1 millones de clientes.

Por su parte, Banco Santander también compite con ofertas de este tipo. La cuenta 1/2/3, que importó desde Reino Unido su presidenta, Ana Botín, ofrece un 3% del tipo de interés anual, pero tras los últimos recortes, la TAE es negativa por las comisiones, aunque no incluye las bonificaciones por recibos y operaciones. Su filial digital, Openbank, remunera el 3% neto durante seis meses (TAE del 1,67%) para un máximo de 10.000 euros a los nuevos clientes con nómina.

Banco Sabadell tiene la cuenta Expansión Plus en banca personal, con la que si hay saldos de más de 30.000 euros en ahorro o inversión los clientes obtienen una TAE del 2,74%, con un máximo remunerado de 10.000 euros. En el caso de Unicaja Banco, la oferta es fija y no variable, y es para nuevos clientes o para los que ya lo son y domicilien la nómina. La entidad andaluza da una tarjeta de 100 euros si la nómina es superior a los 2.000 euros y de 50 euros para los que tienen una nómina de más de 600 euros, con el requisito de mantenerla durante al menos 24 meses —exigencia que no existe para los menores de 28 años—. En esta línea, ING cuenta con el plan amigo, por el que si llega un nuevo cliente domiciliando la nómina referenciado por otro que ya lo es, se llevan 50 euros cada uno.

Cajamar también está en esta guerra. El banco cooperativo ofrece una TAE del 0,25% para saldos diarios entre 1.000 y 2.000 euros, y del 3,03% entre 3.000 y 12.000 euros. La nómina debe ser superior a los 645 euros para esta remuneración, además de tener que cumplir con requisitos mínimos de operaciones realizadas a través de la entidad, como es habitual en estas promociones.

En el terreno de las cuentas remuneradas, sin necesidad de nómina, entró este año MyInvestor, propiedad de Andbank, que reconvirtió su ‘robo advisor’ en un banco digital. En este caso, aunque se centra en la gestión patrimonial, la firma usa como gancho para darse a conocer la remuneración del 1% para el saldo en la cuenta, con un máximo remunerado de 15.000 euros, sin tener que contratar ningún producto.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios