REACCIÓN A LA REUNIÓN DEL BCE

Viaje de ida y vuelta en el mercado: el dólar y la bolsa corrigen las subidas iniciales

Explicar por qué la bolsa sube o baja es muchas veces un ejercicio propio de Sísifo

Foto: Paneles de cotización del Ibex 35 en la Bolsa de Madrid
Paneles de cotización del Ibex 35 en la Bolsa de Madrid

Los inversores siguen digiriendo las palabras de Mario Draghi en su penúltima reunión de política monetaria como presidente del Banco Central Europeo (BCE). La primera reacción a la bajada de remuneración de los depósitos de la banca y al nuevo plan de compra de bonos, fue una subida de las bolsas -pero con castigo a la banca- y un descenso del euro frente al dólar.

Pero a medida que ha avanzado la sesión y el polvo se ha ido asentando, las tendencias iniciales se han moderado e incluso invertido. A las 16 horas, a la media hora de haber finalizado la rueda de prensa del italiano y dos horas y cuarto después de haber desvelado las nuevas medidas, la foto de situación era la siguiente:

  • El euro se revalorizaba un 0,33%, hasta 1,1047 dólares, por encima del mínimo diario de 1,0927.
  • El Ibex 35 subía un 0,04%, hasta 9.062 puntos, tras haber llegado a tocar los 9.112,6, con Bankia, Caixabank y Banco Sabadell cayendo un 2,34%, un 1,37% y un 0,89%, respectivamente.
  • El Eurostoxx 50 subía un 0,52%, hasta 3.535 puntos, tras haber tocado máximos intradía en 3.555,1. Su subíndice bancario, bajaba un 0,41%, hasta 87,15 puntos, por encima de su mínimo de la sesión, marcado en 85,24 enteros.
  • El mercado de bonos de la zona euro, las rentabilidades (que evolucionan de forma inversa al precio) subían en los plazos cortos de la curva (2 años), mientras que bajaban en el de los plazos más largos (30 años). El bono a 30 años alemán rendía al 0,001%, mientras que el de 2 años cotizaba con un tipo negativo del 0,75%.

Explicar por qué la bolsa sube o baja es muchas veces un ejercicio propio de Sísifo. Una vez que un argumento parece claro: las bolsas suben porque Draghi ha dicho que va a activar nuevos estímulos monetarios, de repente se dan la vuelta, y la explicación parece ser que el mercado esperaba unas medidas más ambiciosas. Argumentos hay para todos los gustos. Los hay que han visto en las palabras una señal de que el BCE tendrá que ampliar arsenal, por lo que el euro podría irse a 1,08 dólares a fin de año (Macquarie Bank); pero también quienes advierten de que tal y como está diseñado el programa de compra de bonos, este no puede considerarse "infinito" y que eso crea un suelo de facto al euro (Credit Agricole).

Lo primero ha servido para justificar la reacción inicial. Lo segundo para apuntalar el argumentario cuando esta se ha moderado primero y revertido después. Pero si uno separa hoy el grano de la paja, lo que queda es que Draghi ha dicho que la situación económica está mal, pero no tan mal como para dar por segura una recesión; que para evitar ese riesgo van a reactivar los programas de compra de deuda, pero con cantidades más modestas que en el pasado, y ha dejado la puerta abierta a apretar más el acelerador si fuera necesario en el futuro.

Mercados
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios