LA VARIACIÓN VA A PATRIMONIO

CaixaBank culmina la desinversión de su histórica participación en Repsol

El banco ha finalizado la venta del 9,6% de la petrolera, que penalizó en 450 millones el beneficio de 2018

Foto: Isidre Faine, a la izquierda, junto a Antonio Brufau, en una imagen de archivo. (EFE)
Isidre Faine, a la izquierda, junto a Antonio Brufau, en una imagen de archivo. (EFE)

CaixaBank ya ha culminado la venta de su histórica participación en Repsol. El proceso de desinversión, que empezó en septiembre y ha terminado en el segundo trimestre de 2019, supuso minusvalías contra los resultados de 2018 de 450 millones. La entidad tenía minusvalías latentes de 156 millones en septiembre, que ha disminuido en 50 millones con la venta de las acciones que quedaban este año, ya que la petrolera llegó a subir hasta un 10% en cuatro meses, aunque después inició una tendencia bajista.

El banco vendió un 4,61% cubierto con derivados ‘swap’ contra la volatilidad de las acciones, mientras que el 4,75% restante lo ha ido vendiendo a mercado. Tras anunciar la operación el 20 de septiembre de 2018, la participación pasó a contabilizarse como activos financieros a valor razonable que, con la entrada en vigor de la norma contable IFRS 9, generan variaciones en reservas pero no en resultados.

La participación que tenía CaixaBank hace ocho meses en Repsol era del 9,36%, valorado en aquel momento en bolsa en 2.520 millones. La desinversión a mercado de algo más de la mitad de estas acciones ha generado pérdidas extra de 106 millones que van a patrimonio.

CaixaBank planteó en septiembre de 2018 vender la mitad del paquete que tenía en Repsol en el mercado durante seis meses. No obstante, la continuada caída que sufrió en bolsa la petrolera en los últimos meses del año pasado llevó a la entidad financiera a extender el plazo para deshacerse de las acciones con el objetivo de lograr una rentabilidad adecuada para sus accionistas. Además, con la venta completa hasta mitad de año, Caixa evita lidiar con el reciente retroceso que ha sufrido en agosto Repsol, de nuevo lastrado por la bajada del petróleo. Actualmente, está por debajo de los 13 euros.

La venta que realizó del paquete más grande en septiembre se hizo a más de 15 euros por acción. La compañía no ha conseguido mantener el tono, pese a que a finales de julio, aprovechando la presentación de resultados semestral, repuntó con fuerza tras anunciar una amortización de acciones dirigida a mejorar la retribución al accionista.

De esta forma, Repsol ha dejado de ser un actor vinculado a CaixaBank. La petrolera tenía hasta la venta del banco presido por Jordi Gual unos 900 millones de euros en depósitos dentro de la entidad, que ya no forman parte de las operaciones vinculadas entre las empresas.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios