ahorro e inversión

Combatir la represión financiera con empresas cíclicas, baratas y a largo plazo

La represión financiera solo premia a los inversores dispuestos a soportar la volatilidad. Así debes equilibrar tus inversiones para ganar dinero

Foto:

Algo está cambiando en el perfil del pequeño inversor en este entorno de bajos tipos de interés, que viene para quedarse, su tolerancia al riesgo. Esa tolerancia ha aumentado a sabiendas de que si no soporta cierta tensión no obtendrá réditos de su ahorro. Con los precios de activos más estables que las acciones -como los bonos, en máximos históricos pero con rentabilidades negativas- los títulos de las compañías de gran calidad en alimentación y consumo están liderando las alzas en el mercado de renta variable. Son más caras y eso reduce las posibilidades de obtener ganancias interesantes a largo plazo.

Es la consecuencia de la denominada represión financiera, un contexto que “castiga a los ahorradores y solo premia a los inversores dispuestos a soportar la volatilidad”, asevera el director de Inversiones de Bestinver, Beltrán de la Lastra, en la última carta trimestral dirigida a sus inversores. Desde finales del año pasado, los mercados bursátiles sufren constantes movimientos bruscos por las incertidumbres geopolíticas (guerra comercial EEUU-China, Brexit e Italia) y la desaceleración de la economía de la zona euro.

"Lo que determina el éxito inversor es su capacidad para mantenerse fiel a una forma de invertir en los momentos en que las cosas cambian"

Para contrarrestar estas correcciones, la gestora 'value' independiente recomienda invertir en compañías cíclicas de calidad que ahora están baratas al encontrarse en el momento débil del ciclo y, en consecuencia, ofrecen un “potencial atractivo” de recorrido al alza. Los datos de los productos financieros de renta variable de la firma muestran que, en lo que va de año, las rentabilidades acumuladas superan el 10%, “pero el inversor en valor se encuentra en un escenario altamente exigente” y las compañías que hoy ofrecen mayor valor “no son precisamente las que mejor se están comportando en los últimos meses”, apunta De la Lastra. Por eso, según el experto, “lo que determina el éxito de un inversor es su capacidad para mantenerse fiel a una forma de invertir en los momentos en que las cosas parece que cambian”.

Esa estrategia inversora es la conocida como 'value investing' o inversión en valor que propugna el gurú Warren Buffett: comprar empresas de calidad a precio de ganga y esperar a que el paso del tiempo reconozca su verdadero valor. De esta manera, el ahorrador se mantiene ajeno a la volatilidad, ya que el largo plazo es el que suaviza las repentinas caídas de los mercados, que por otro lado son aprovechados por los gestores 'value' para encontrar oportunidades de inversión baratas.

La clave: volatilidad y rentabilidad

“La volatilidad es inherente a los mercados de renta variable y soportar las correcciones es el precio que debemos pagar para obtener rentabilidades atractivas a largo plazo. Lo que tenemos que evitar son las pérdidas permanentes de capital, lo que requiere de una adecuada gestión del riesgo”, explican en la gestora. “Puesto que el mercado es cíclico y tiene etapas bajistas y alcistas” -añade Paula Mercado, directora de Análisis del comparador Vdos- “sabemos que históricamente un horizonte a largo plazo incluye etapas de ambos tipos, permitiendo recuperarse de las bajadas en las etapas alcistas y suavizando la volatilidad durante el periodo en que se ha mantenido la inversión”.

En consecuencia, “invertir hoy en determinadas compañías de gran calidad pero con precios muy elevados puede ser tan poco atractivo como invertir en bonos del gobierno alemán con rentabilidades negativas. Ambas inversiones pueden funcionar en el corto plazo, pero no parecen ser la opción más sensata para el inversor en valor, que por definición es un inversor a largo plazo”, concluye el directivo de la gestora. Desde finales de 2018, el bono alemán a 10 años está en caída libre, marcando mínimos históricos. En la actualidad, el activo tiene una rentabilidad del -0,6%, lo que significa que perderemos dinero si invertimos en él.

De este modo, la clave para rentabilizar las inversiones a largo plazo es hacerlo con un horizonte temporal amplio, donde el efecto del interés compuesto hace que el ahorro crezca de forma exponencial con los años al incorporar al capital inicial los intereses generados anualmente, haciendo que el monto sobre el que calcular los rendimientos sea cada vez mayor.

El Confidencial en colaboración con Bestinver, gestora independiente especializada en fondos de inversión y planes de pensiones, pone a disposición de sus lectores el espacio Ahorro e Inversión. Con 30 años de experiencia y 6.200 millones de euros de patrimonio bajo gestión, Bestinver trabaja con el objetivo de generar las mejores rentabilidades a largo plazo para sus inversores.

Mercados

El redactor recomienda