¿UNA EXCUSA PARA SUBIR LOS PRECIOS?

Las aerolíneas vuelan alto en bolsa pese al aviso de Ryanair por el impacto de los Boeing

El retraso de la incorporación de los aviones de Boeing en la flota de Ryanair ha supuesto un recorte de las perspectivas de tráfico. Sin embargo, las aerolíneas europeas suben en bolsa

Foto: Un avión Boeing 737-8 de Ryanair. (Reuters)
Un avión Boeing 737-8 de Ryanair. (Reuters)

Las aerolíneas europeas vuelan alto en bolsa este martes... y la razón no es del todo positiva. Ryanair ha anunciado que, a partir de noviembre, cerrará de forma temporal pero indefinida sus bases en algunos aeropuertos con bajo rendimiento —una medida que se produce después de recortar en un 3,2% su previsión de tráfico de pasajeros hasta marzo de 2021—. ¿La razón detrás de esta decisión? El retraso de las entregas de los aviones B737 MAX de Boeing de aquí al verano de 2020.

Pese a la noticia, los inversores miran el martes para otro lado. Ryanair, de hecho, ha subido un 2,87%, y otro tanto para sus competidoras: IAG ha despegado un 2,17% en el Ibex 35, mientras que en los demás parqués europeos EasyJet ha subido un 5,39%, Air France-KLM ha avanzado un 2,94% y Lufthansa ha ganado un 2,62%. No en vano, Ryanair ha reducido las perspectivas de crecimiento de la capacidad de un 7% a un 3% de aquí al verano de 2020, una medida que supondría menos oferta de asientos en el mercado y que, por tanto, daría pie tener una buena excusa para subir los precios.

Ryanair especifica en el comunicado que continúa comprometido con Boeing y que espera que los B737 MAX vuelvan a estar operativos para finales de 2019, pero "la fecha exacta de este regreso continúa siendo incierta". Según explica la irlandesa en un comunicado, la firma prevé que el proceso burocrático de certificación de los aviones empiece en septiembre y cuenta con que las certificaciones se aprueben "como muy tarde en diciembre" —con las naves pudiendo entonces volver a operar—.

La compañía había inscrito un nuevo pedido de MAX200 (la versión de 2014 de los B737 MAX-8 pero con más asientos y una puerta más) de aquí al verano de 2020, pero estos necesitarán antes ser aprobados por la Agencia Europea de Seguridad Aerea (EASA) y la Administración Federal de Aviación (FAA). Debido al proceso por el que tiene que pasar Boeing, "Ryanair espera ahora que los MAX200 sean aprobados dos meses después de la incorporación al servicio de los B737 MAX", matiza en el comunicado.

Teniendo en cuenta este desaguisado, la compañía espera ahora recibir su primer MAX200 entre enero y febrero de 2020, pudiendo incorporar solo entre 6 y 8 nuevos aviones cada mes. Asimismo, Ryanair ha rebajado sus expectativas de incorporación de nuevos aviones MAX para mayo de 2020, pasando desde los 58 aviones planeados inicialmente a las 30 naves. "Este número podría aumentar o caer más, dependiendo de cuándo el B737 MAX vuelva a estar operativo", matiza la empresa.

En resumen, Ryanair contará ahora con menos aviones en sus bases. Por esto, espera ahora que el tráfico del verano de 2020 al verano de 2021 caiga desde los 162 millones de pasajeros previstos inicialmente a los 157 millones, lo que la ha llevado a cerrar sus bases en algunos aeropuertos (estando en contacto con los sindicatos para poder gestionar estos cierres).

"Ryanair continuará trabajando con Boeing y la EASA para recuperar estos retrasos de las entradas durante el verano de 2020, para que podamos restaurar nuestro ritmo de crecimiento normal para el verano de 2021", zanja el comunicado.

Los Boeing 737 MAX todavía se encuentran suspendidos por los reguladores de aviación de varias geografías del mundo después del accidente vivido en Adís Abeba (Etiopía) el pasado marzo, apenas cinco meses después de que se accidentase otro mismo modelo de Boeing en Yakarta (Indonesia).

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios