EEUU SE LANZA AL ATAQUE

Pimco pone negro sobre blanco: arranca el 3º 'round' de la guerra fría de divisas

Desde la administración Trump no faltan las intervenciones en las que de manera indirecta o directa se apunta a una devaluación del billete verde frente a sus principales contrapartes

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Si a las intervenciones sobre el precio del petróleo del presidente Donald Trump en Twitter ya se conocen como 'petrotuis', ahora se podría empezar a acuñar un término nuevo en lo referente al forex… 'currencytweets' o 'dolartuits'.

No en vano, el ataque directo que el inquilino de la Casa Blanca profirió hace un mes contra el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, al que acusó de manipular el euro por anunciar estímulos adicionales si la economía no mejora fue casi una declaración explícita de guerra, en este caso, de divisas.

Así, desde la administración Trump no faltan las intervenciones en las que de manera indirecta o, incluso directa, se apunta a una devaluación del billete verde frente a sus principales contrapartes. Eso al tiempo que las presiones del presidente estadounidense sobre la Reserva Federal han ido en aumento para arrancarle una bajada de los tipos de interés en su próxima reunión del 31 de julio.

Acontecimientos que apuntan a que el mundo se encuentra inmerso ya en lo que PIMCO, la mayor gestora de fondos, considera el tercer 'round' en la guerra fría del mercado de divisas. “Después de la pausa que ha habido desde principios de 2018, la guerra fría de las divisas que se ha estado librando entre los mayores bloques comerciales durante más de cinco años se ha encendido de nuevo”, ha afirmado Joachim Fels, asesor económico global de la gestora. “Es más, no se puede descartar incluso una escalada hacia una guerra de divisas con intervención directa de EEUU y el resto de principales gobiernos/bancos centrales para debilitar sus monedas”, ha afirmado.

Con esta sería la tercera vez que las principales economías del mundo se sientan frente al tablero de ajedrez para desplegar sus estrategias en el juego del mercado de divisas. La primera vez que se desató la tensión fue en 2013 cuando el Banco de Japón puso en marcha su QE, que prolongó hasta 2017.

El BCE, por su parte, se sumó en 2014 con la introducción de la compra de activos, tanto de deuda pública como privada, y la rebaja de tipos a negativo en 2015 y en 2016.

Y aunque su propósito, al menos de forma explícita, no era debilitar el euro o el yen, lo cierto es que las medidas adoptadas tuvieron su repercusión en el mercado de divisas, más teniendo en cuenta que, en paralelo, la Fed finalizó con su QE en 2014 y comenzó a planear la salida de tipos cero en 2015 provocando un fuerte rally del dólar en esos años.

Además, en este tiempo, el Banco Popular de China ha devaluado deliberadamente el yuan, en dos ocasiones en agosto de 2015 y otra más a principios de 2016 para combatir la desaceleración de la economía del país.

EEUU ganó la segunda vuelta

Sin embargo, las tornas cambiaron considerablemente con la llegada de Trump a la Casa Blanca, iniciándose lo que PIMCO llama el “2º round” de la guerra fría de divisas. Un periodo que ha estado marcado por las “intervenciones verbales” tanto del propio presidente como de su secretario del Tesoro, Steven Mnuchin. “El mercado ha cambiado el discurso del tradicional 'política de un dólar fuerte' a 'política de un dólar débil' y aumento de las señales de una resurrección del crecimiento global han contribuido a un significativo debilitamiento del dólar en 2017”, explican desde la gestora.

Un periodo en el que Europa y Japón no movieron ficha, bien por la cierta recuperación que estaban experimentando, bien por la amenaza de la guerra comercial de Trump. Con lo que EEUU ganaba este segundo round de la guerra fría.

Desde entonces, cada uno de los jugadores han estado distraídos con sus propias cuestiones, desde la laxitud fiscal en EEUU, la guerra comercial con China, la salida del programa de compra de activos en Europa o la preocupación por el efecto de los tipos negativos en Japón.

Los países vuelven a la carga

Ahora, han vuelto a la carga. “Las intervenciones verbales o tuiteadas del presidente Trump llamando a una devaluación de dólar, señalando a la Fed para una rebaja de tipos en su próxima reunión, las reiteradas relajaciones monetarias de China y los anuncios del BCE y del BoJ sobre medidas de estímulo adicionales” hacen preguntarse a Fels qué hay detrás.

Para Europa y Japón la motivación es la misma que inicialmente, una economía plana y la constante caída de la inflación por debajo del objetivo del 2%, por lo que en este escenario lo último que ambas regiones desean es un fortalecimiento de las divisas.

Pero, por otro lado, Trump y el resto de miembros de la administración contemplan de manera directa o indirecta la intervención del Forex para echar más madera al motor de la economía y que la locomotora llegue a pleno rendimiento a las elecciones de 2020, en tanto que todo apunta a que el Congreso no va apoyar el impulso fiscal. ¿Quién ganará este 3º round?

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios