ahorro e inversión

¿Vas a vivir 100 años? Cómo conseguir que tu dinero llegue hasta entonces

Con un horizonte poco halagüeño, no parece prudente dejar solo en manos del Estado nuestro futuro económico, por lo que tenemos que hacer un ejercicio de planificación por nuestra cuenta

Foto:

Buenas noticias. Cada vez vivimos más y mejor. En dos décadas, España será el país más longevo del mundo con una esperanza de vida de 85,8 años, según un estudio del Instituto de Métrica y Evaluación de la Salud (IHME) de la Universidad de Washington. Actualmente esa cifra es de 83 pero seguirá subiendo a lo largo de los años. Sin embargo, si no hacemos bien los deberes en planificación financiera esta larga etapa que vislumbra una jubilación de hasta tres décadas no será tan dorada.

Mientras el cambio demográfico nos dibuja una España envejecida, el sistema de pensiones actual no ha evolucionado tanto. Tan solo se ha retrasado un par de años la edad de retiro hasta los 67 a partir de 2027. Para el cálculo de la pensión se tienen en cuenta los últimos 25 años en lugar de los 15, ajustándose ligeramente a la esperanza de vida. Si a esto le unimos que también lideramos el ranking de baja tasa de natalidad (1,2 niños por mujer), las cuentas no salen. Hay menos personas para financiar la jubilación y más personas en la tercera edad y durante más años. Según el INE, para 2060 apenas habrá una persona en edad de trabajar por pensionista, cuando hace cuatro décadas la ratio era de 5,3 trabajadores.

La jubilación, ¿en manos solo del Estado?

Así las cosas, si el mercado laboral y el sistema de pensiones no se adaptan a la realidad demográfica en las próximas décadas difícilmente se podrá mantener las pensiones. Hoy cubren el 83% del último salario percibido, frente al 63% de media de la OCDE.

Con este poco halagüeño horizonte, no parece prudente dejar solo en manos del Estado nuestro futuro económico, por lo que tenemos que hacer un ejercicio de planificación por nuestra cuenta. Esta es una de las dos soluciones para llegar a una longevidad en condiciones, aumentar el ahorro privado. Pero no basta con guardarlo a buen recaudo en un depósito bancario; la estadística de Inverco refleja que el 40% de los ahorros de los españoles está en este producto que hoy tiene nula rentabilidad. Hay que ponerlo a trabajar para que crezca, de lo contrario no resolveremos el problema. Eso significa que hay que asumir más riesgo e invertir el dinero en productos que generen más ganancias, como la renta variable (acciones) que, hoy por hoy, es el activo más rentable a largo plazo.

"La renta variable es el activo por definición para el inversor a largo plazo, pero apenas supera de media el 10% de la cartera del inversor medio"

“La planificación financiera no es algo especialmente agradable. Es complicada, requiere conocimientos específicos, implica abordar temas difíciles y requiere de cierta visión sobre las necesidades y aspiraciones a largo plazo”, afirman los economistas y profesores de la London Business School Lynda Gratton y Andrew Scott, en su ensayo 'La vida de 100 años'.

“La renta variable es el activo por definición para el inversor a largo plazo, pero apenas supera de media el 10% de la cartera del inversor medio. Los ahorradores quieren alcanzar sus metas a base de mayor ahorro y no de mayor rentabilidad de lo ya ahorrado, pero tenemos que ser conscientes de que es un activo que no genera rentabilidades positivas todos los años, por lo que hay que invertir con el suficiente horizonte temporal para poner el tiempo de nuestra parte”, señala Gustavo Trillo, director Comercial de la gestora value Bestinver.

¿Cuánto ganas si inviertes 50€?

Por ejemplo, partiendo de una edad media de inicio laboral de 23 años, que cifra un estudio de la consultora de empleo Michael Page, si uno invirtiese durante toda su vida profesional 50 euros en un plan de pensiones o en un fondo de inversión con una rentabilidad media del 10% se jubilaría con cerca de 410.000 euros tras haber invertido tan solo 26.400, según las proyecciones de la calculadora de Bestinver, cuya metodología inversora se fundamenta en la llamada inversión en valor o 'value investing'. Es decir, invertir en compañías buenas, con proyección de futuro, pero que están castigadas en bolsa. En otras palabras, comprar barato y esperar a que el tiempo reconozca su verdadero valor. Para eso es fundamental que el objetivo de inversión tenga un horizonte temporal a largo plazo, como lo es la jubilación.

A parte de la pericia de los gestores, también hay que tener en cuenta el beneficioso impacto del interés compuesto sobre la inversión que supone ir acumulando año tras año en el capital inicial los intereses generados, por lo que el dinero va creciendo de forma exponencial con el paso del tiempo.

Además del ahorro privado, la segunda opción (no excluyente) para resolver el desafío de la longevidad es trabajar más años. Los economistas y profesores de la London Business School citados recomiendan en su libro hacerlo, incluso, hasta los 80. Como se puede ver, no hay fórmulas secretas ni milagros. Hay que tener voluntad y constancia para ahorrar de forma periódica invirtiendo el dinero con vistas a un horizonte temporal lejano y prolongar nuestra vida laboral.

El Confidencial, en colaboración con Bestinver, gestora independiente especializada en fondos de inversión y planes de pensiones, pone a disposición de sus lectores el espacio Ahorro e Inversión. Con 30 años de experiencia y 6.200 millones de euros de patrimonio bajo gestión, Bestinver trabaja con el objetivo de generar las mejores rentabilidades a largo plazo para sus inversores.

Mercados

El redactor recomienda