así debes enfrentarte a la incertidumbre

¿Pierdes dinero en tu inversión? Comprueba si tu fondo te da la rentabilidad que necesitas

Para rentabilizar nuestro dinero, hay que asumir riesgo. La clave para ganar con nuestras inversiones es tener carteras globales y diversificadas y pensar, siempre, a largo plazo

Foto:

¿Por qué estoy perdiendo dinero con mis inversiones? ¿Mi fondo de inversión me está dando la rentabilidad que necesito? Seguramente alguna vez te hayas hecho estas preguntas o alguna similar. Cuando acudimos a los mercados financieros para poner nuestro dinero a trabajar, muchas veces nos encontramos con que nuestra inversión no nos está dando la rentabilidad que esperábamos. ¿Cómo evitamos perder dinero?

Definir nuestros objetivos vitales y financieros debe ser el punto de partida de cualquier inversión, pero no el único. Para no perder dinero con nuestras inversiones, tenemos que acompañarnos de una gestión profesional que sea consistente y que apueste por carteras globales y diversificadas. Y a la mejor gestión hay que sumarle el mejor asesoramiento financiero para evitar dejarnos llevar por nuestras emociones y tomar malas decisiones, como salirnos del mercado o invertir en los productos de inversión más conservadores.

Invertir a largo plazo: riesgo y gestión

Cuando invertimos para el largo plazo, si hay algo a lo que no podemos renunciar es a la rentabilidad. ¿Cómo obtenemos la rentabilidad que necesitamos para alcanzar nuestros objetivos? Lo primero que debemos tener claro antes de decantarnos por un determinado producto financiero es que sin riesgo no hay rentabilidad. Por ello, necesitamos contar con un equipo de gestión que, ante momentos de incertidumbre, ponga distancia frente a las emociones y tome decisiones frías, preservando nuestro capital y aprovechando todas las oportunidades que da el mercado.

La única forma que tenemos de asegurarnos de que nuestras inversiones nos están acercando a nuestras metas futuras es apostar por un equipo que gestione nuestro dinero de una forma global y consistente, diversificando tanto por tipos de activos y estilos de gestión como por sectores y áreas geográficas, y buscando siempre la combinación de rentabilidad-riesgo que mejor se adapte a nuestras necesidades y circunstancias personales.

¿Sabes si tu fondo de inversión te está dando la rentabilidad que necesitas? Como inversor, solo hay algo peor que no asumir riesgo cuando debes, y es asumirlo y que no se traduzca en la rentabilidad que esperabas.

¿Cómo enfrentarnos a la incertidumbre?

El mercado nos demuestra, con el paso de los años, que siempre va a haber volatilidad porque el mundo nunca está en pausa. Cada año vamos a tener acontecimientos que impacten en los mercados y generen incertidumbre y, como inversores, lo que tenemos que hacer es entender que eso forma parte de cualquier proceso de inversión y que, como dice el refrán, después de la tormenta siempre llega la calma, es decir, después de una caída siempre vamos a ver una recuperación. El problema es que no saber cuándo se va a producir eso nos genera incertidumbre y puede hacernos caer en la tentación de salirnos del mercado en el peor momento.

Por ello, es muy importante elegir un fondo de inversión que sea consistente en el largo plazo y que nos proteja en los momentos de caídas, sin renunciar a la rentabilidad de los mercados alcistas.

Por ejemplo, Abante Selección FI, un fondo de fondos de perfil moderado (50% de renta variable), capturó en enero casi un 60% de la subida de la bolsa, mientras que en mayo únicamente capturó el 39% de la caída. Es decir, en momentos alcistas el fondo ha subido más que el mercado y en momentos de bajadas ha caído menos.

Un asesor para controlar nuestras emociones

Tener un fondo que nos ofrezca buenas rentabilidades de forma consistente es fundamental. Pero ni siquiera el mejor fondo nos evitará perder dinero si nos dejamos llevar por nuestras emociones.

¿Por qué nos salimos del mercado cuando hay caídas si tenemos un horizonte temporal largo? La culpa la tienen los sesgos psicológicos que arrastramos y que, inevitablemente, nos hacen acordarnos de episodios pasados, como la crisis financiera, lo que nos lleva a tomar malas decisiones de inversión.

Los seres humanos no estamos exentos de emociones y eso, inevitablemente, se traslada a nuestro rol como inversores. El ejemplo más reciente de cómo nos afectan nuestros sentimientos lo encontramos en la fuerte caída que vivieron prácticamente las bolsas de todo el mundo el diciembre pasado, cuando se desencadenó un clima de nerviosismo que se tradujo en salidas del mercado. ¿Y si alguien nos hubiera avisado del dinero que estábamos perdiendo por vender en momentos de caídas?

Rentabilidad acumulada en la bolsa mundial desde el 29/12/17 hasta el 31/05/19.
Rentabilidad acumulada en la bolsa mundial desde el 29/12/17 hasta el 31/05/19.

Como se ve en el gráfico, que muestra la evolución del MSCI World, en la recta final de 2018 se aceleraron las caídas, firmando mínimos el 25 de diciembre, para, después, volver a marcar máximos el 29 de abril. En ese periodo, mientras los inversores se salían del mercado movidos por el miedo a perder su dinero, el índice subía un 23,81%. ¿Cuál es el coste, en términos de rentabilidad, por vender en el peor momento de mercado? Los inversores que se salieron con el mercado en mínimos han ganado un 17% menos que los que tuvieron paciencia y esperaron invertidos hasta el 31 de mayo. Este 17% de rentabilidad que han ganado los que no reembolsaron a pesar del pánico nos pone de manifiesto lo importante que es estar siempre invertidos.

La experiencia nos dice que las emociones juegan un papel fundamental entre los inversores que, ante jornadas de fuertes caídas, tendemos a vender cuanto antes por miedo a perder más dinero. En lugar de mantener la calma, permanecer invertidos y esperar a que llegue la recuperación, nos dejamos llevar por nuestra parte más emocional, pensamos en el corto plazo y actuamos de forma irracional, sin pensar en el coste que eso tiene para nuestro bolsillo.

*Si estás buscando un fondo de inversión, en Abante recibirás atención personalizada y una asesoría continua para elegir la opción que mejor se adapte a tu perfil y a tus necesidades económicas.

Mercados

El redactor recomienda