Según Bank of America Merrill Lynch

El pesimismo de los inversores se dispara a los niveles de la crisis financiera de 2008

El pesimismo de los agentes del mercado ha alcanzado ya los niveles en los que se encontraba durante la crisis global de 2008

Foto: Mercados (iStockphoto)
Mercados (iStockphoto)

Guerra comercial, tensiones en Oriente Medio, ralentización económica, final de ciclo, mercados en máximos, intereses de deuda negativos... no es de extrañar que el miedo de los inversores aumente a medida que lo hacen las incertidumbres a escala global. Tanto es así que el pesimismo de los agentes del mercado ha alcanzado ya los niveles en los que se encontraba durante la crisis global de 2008, según se desprenden del último estudio de Bank of America Merrill Lynch que ha realizado entre los gestores de fondos con 528.000 millones de dólares en activos.

Esto se ha traducido en el segundo descenso récord de entradas en renta variable, mientras que la liquidez en las carteras ha experimentado el mayor repunte desde la crisis de deuda de 2011, del 4,6% al 5,6%, como muestra la encuesta del mes de junio. Factores que desde el departamento de análisis del banco de inversión responden al miedo a una recesión y a la sensación de "impotencia de los bancos centrales".

"Las expectativas para el crecimiento global han sufrido su mayor desplome desde noviembre de 1994 ("crisis del tequila"); las expectativas de beneficio por acción sufren su segundo mayor descenso; un número récord de inversores han asegurado que la economía está en el final de ciclo; y el miedo a la guerra comercial está en su nivel más alto desde julio de 2018" afirma el informe.

Con todo, el foco se dirige directamente hacia los bancos centrales. De hecho, este mismo martes, el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, ha afirmado que "si la situación no mejora, habrá más estímulos", poniendo a los mercados en alerta ante la posibilidad de poner los tipos de interés de referencia en negativo o un nuevo quantitive easing (QE).

Eso al tiempo que ha comenzado la reunión de dos días del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) de la Reserva Federal de Estados Unidos antes de que mañana su presidente, Jerome Powell ofrezca una rueda de prensa que se antoja clave para el devenir de los mercados de aquí en adelante. Y es que según se desprende de la encuesta de BoAML en sólo 8 meses, los inversores que esperaban una subida de los tipos de interés ha pasado del 89% a apenas un 10% (mínimos desde 2008) mientras que las dudas sobre el impacto de menores tipos de interés y la impotencia de la política monetaria se ha convertido en el segundo riesgo de cola.

Todo esto se está traduciendo en una rotación de activos en junio desde acciones, bancos, eurozona y tecnológicas hacia bonos, efectivo, materias primas y utilities. "Las posiciones de los gestores de fondos del estudio implica un escenario recesivo", explica el equipo de análisis capitaneado por Michael Hartnett. "Los inversores están sobreponderando activos que lo hacen mejor cuando los tipos de interés y los beneficios caen e infraponderando aquellos que tienen una correlación positiva con la inflación", afirma.

Así, los flujos de entrada que se vienen viendo en las últimas semanas en los bonos soberanos y el rally de las acciones defensivas muestran que los inversores están posicionándose cada vez más ante posibles malas noticias. Así, el bund alemán, el valor refugio por excelencia en Europa, ahonda en los tipos de interés negativos y ya ofrece un -0,3%, es decir, que los inversores están dispuestos a asumir pérdidas por tener su dinero a salvo. Paralelamente, el precio del oro ya sube en junio más de un 5% y vuelve a los niveles de 1.350 dólares tras la corrección experimentada desde los máximos de febrero.

Mercados
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios