PETICIÓN FORMAL A LA AREB

Los exaccionistas mayoritarios de BPA exigen anular la compraventa de CoCos

Han alegado que la venta de los bonos convertibles (CoCos) no siguió los mecanismos de concurrencia y publicidad que establece la ley

Foto: BPA Bank. (Reuters)
BPA Bank. (Reuters)

Los accionistas mayoritarios de Banca Privada d'Andorra (BPA) hasta su intervención - los hermanos Higini y Ramon Cierco y su ex consejero delegado Joan Pau Miquel - han exigido a las autoridades andorranas anular la compraventa de los bonos con que "de forma artificiosa" el fondo americano JC Flowers compensó los activos recibidos del Estado andorrano tras nacionalizarse BPA para dar lugar al actual VallBanc.

Lo han dicho este jueves en un comunicado, alegando que la venta de los bonos convertibles (CoCos) no siguió los mecanismos de concurrencia y publicidad "que establece la ley aprobada expresamente para gestionar la denominada crisis de BPA. El procedimiento es anómalo e ilegal".

Argumentan que esta ley recoge que el proceso de venta del negocio de todo banco en fase de resolución implica un procedimiento de concurrencia con publicidad, neutralidad y que "no favorezca ni discrimine ninguno de los potenciales adquirentes, a la par que se adopten las medidas para evitar situaciones de conflicto de intereses y se maximice el precio de venta del activo que se ponga en el mercado".

Petición formal a la Areb

La familia Cierco y Miquel sostiene que no ha sido así y que la Agencia estatal andorrana de Resolución de Entidades Bancarias (Areb), a quien se le acaba de formular oficial y legalmente la petición, "debe dejar sin efecto la venta de los bonos convertibles".

VallBanc emitió estos bonos por valor de 70 millones de euros, y su máximo y único accionista, JC Flowers, ha acabado adquiriendo "por solo 12,8 millones sin que se haya puesto en marcha ningún concurso como fija la normativa".

Los bonos se emitieron para compensar a BPA - gestionada por el Estado andorrano a través de la Areb - los activos y bienes que la entidad intervenida traspasaba al nuevo banco, en abril del 2016.

Estos activos fueron valorados inicialmente, al ser traspasados, en 70 millones de euros, cifra que "los propios auditores de VallBanc elevaron hasta 96 millones, generando ya un beneficio extraordinario injustificado para la nueva entidad", critican los exaccionistas mayoritarios.

Algo más de dos años después, con autorización de la Areb, JC Flowers compró esos bonos a BPA por 12,8 millones, con lo que adquiría unos activos "de los que se sirve por, como mínimo, 57,2 millones menos de lo que valían, causando así un claro perjuicio" al Estado y a los clientes - como los Cierco - que aún lo son de BPA, afirman.

Y destacan que el Butlletí Oficial del Principat d'Andorra (Bopa) "no ha publicado nunca" que hubiese un proceso abierto de compraventa de los bonos convertibles en acciones.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios