CON 69.000 MILLONES DE PATRIMONIO

La banca salva ingresos en fondos con 600.000 contratos de gestión de carteras

Las gestoras acumulan 69.000 millones de euros en gestión discrecional de carteras. La distribución de fondos de terceros alcanza el 20% del patrimonio

Foto: Oficinas de bancos españoles
Oficinas de bancos españoles

La banca está reorientando su modelo de negocio en la industria de asesoramiento y gestión de inversores, que cada vez ocupa una parte más relevante en su cuenta de resultados vía comisiones. La normativa MiFID II incide de lleno en este segmento justo cuando los bancos más estaban apostando por él, lo que ha llevado a las entidades a potenciar nuevas ofertas, como la gestión discrecional de carteras.

La transposición de la directiva europea que persigue elevar la transparencia y protección del inversor, y que llegó por fascículos y con retraso a España, limita el cobro de retrocesiones, que es la parte de la comisión que se queda el vendedor. En la industria se calcula que el 90% de las compras de fondos se efectúa a través de sucursales bancarias, y además las entidades gestionan el 70% de los activos, según estimaciones de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Las entidades deben mejorar su trato con el cliente a través del asesoramiento u ofrecer fondos de terceros para poder mantener las retrocesiones. Aunque han encontrado una fórmula para cumplir con MiFID II y defender sus ingresos, la gestión discrecional de carteras, a la que está empujando la normativa. El patrimonio gestionado por esta vía asciende a 69.000 millones de euros, según los datos de Inverco, que los publica por primera vez.

En los últimos dos años había cierta crítica en el sector sobre la menor representatividad del ranking de activos, por contabilizar únicamente los fondos propios y dejar fuera la distribución de terceros, que alcanza el 20% del total. En paralelo, la gestión discrecional de carteras supone el 21% (hay parte que se solapa, ya que el 41% de estas carteras son fondos de terceras gestoras, normalmente internacionales y no competidoras).

La gestión de carteras son contratos por el que el cliente invierte una cantidad de dinero para que la entidad la administre, normalmente de forma estandarizada con varios perfiles de riesgo, lo que permite escalar el proceso y hacerlo más rentable. En total, hay 600.000 contratos de carteras gestionadas, con un patrimonio medio de 117.000 euros.

Tradicionalmente había sido una fórmula de banca privada, pero la estandarización de los procesos y MiFID II han obligado a la banca a ofrecer esta opción ya sea a través de la red o de forma digital. La mayoría de contratos son con clientes retail, y apenas hay más de 140 con institucionales, aunque este 0,02% de contratos supone el 8,5% del patrimonio.

Inverco, que creo un grupo de trabajo con este fin, también ha desagregado los datos de distribución de instituciones de inversión colectiva (IIC, sicav o fondos) extranjeras. De los 61.319 millones de vehículos internacionales (normalmente de Luxemburgo) distribuidos por las entidades españolas, el 93% son de terceros (ya que las entidades españolas también tienen fondos o sicav en Luxemburgo). De este porcentaje, hay 39.263 millones distribuidos a través de comercialización en la red de sucursales bancarias o con contratos de asesoramiento, y otros 17.631 millones en carteras gestionadas. Por su parte, el peso de los fondos de las propias entidades que tienen contratos de gestión discrecional de carteras asciende a los 43.000 millones de euros.

En este sentido, destaca el reducido peso de fondos españoles de competidores en estas carteras, ofrecidas por bancos o entidades de banca privada generalmente, ya que se limita a los 30 millones de euros, mientras que por la vía de comercialización o asesoramiento ascienden a los 1.917 millones.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios