pérdidas del 34% mientras EEUU ha doblado

Los inversores europeos se la juegan en las urnas tras dos décadas perdidas

Si se toma como punto de partida la llegada del euro, como el momento clave en la historia europea, el balance para los inversores que apostaron por el proyecto es descorazonador

Foto: Foto: EFE
Foto: EFE

Que Europa se enfrenta a unas elecciones decisivas es algo que ya se ha repetido por activa y por pasiva. Se trata de los primeros comicios en los que realmente se va a poner sobre la mesa hacia qué proyecto quiere caminar. Por ello, en tanto que sus implicaciones van más allá de la política pura y dura, los inversores van a estar muy pendientes del resultado.

Pero no por tomar posiciones de cara al corto plazo, la semana que viene, salvo sorpresa, los mercados no experimentarán fuertes movimientos. Sino por ver qué estrategia seguir de cara al medio-largo plazo tras veinte años perdidos.

Y es que si se toma como punto de partida la llegada del euro como el momento clave en la historia europea cuando cumplió, por así decirlo, la mayoría de edad, el balance para los inversores que apostaron por el proyecto es descorazonador.

Así, cogiendo como referencia el Stoxx 600 (compuesto por las compañías europeas de mayor capitalización) y el S&P 500, que aglutina aproximadamente el 80% de toda la capitalización del mercado estadounidense, lo cierto es que los inversores que entraron en bolsa europea en el 2000, si no han movido su dinero, han perdido un 34%, mientras que los que apostaron por renta variable americana han ganado un 101%. Una diferencia abismal.

"Europa ha estado 20 años perdida en debates existenciales y en función del resultado puede estar otros 20 años más", asegura a Cotizalia Alex Fusté, economista jefe de Andbank. "Si hay fragmentación en el Parlamento seguiremos instalados en la duda sobre el proyecto en sí y Europa será un mercado que quedará muy por detrás de EEUU, con un potencial de revalorización que será la mitad", afirma.

Por ello, el resultado de las elecciones europeas, que se conocerá a partir de las 23.00 del domingo, tras el recuento de Italia, el país más rezagado, es más importante de lo que la gente se piensa y "mientras sigan pensando así, poco impacto va a tener en las bolsas", defiende Fusté.

No en vano, lo que dicten las urnas determinará el impulso que tome Europa y si se emprende el camino hacia una integración total, fiscal, económica y financiera, o si el proyecto sigue estancado como hasta ahora.

Alarma para los partidos

En este sentido, Alberto Gallo, jefe de estrategia de Algebris, cree que "estas elecciones van a ser una señal de alarma para los partidos existentes", explica a Cotizalia. "Hasta ahora el BCE ha llevado sobre sus hombros el peso de mejorar la situación, pero los gobiernos han tenido poco margen para expandir la política fiscal, especialmente Alemania, y algunos se han retrasado en cuanto a acometer importantes reformas estructurales, como Italia".

De ahí la importancia de ver cuántos colores y cuál es la postura predominante del Parlamento europeo. Para Gallo, "los partidos populistas van a avanzar, pero no van a ganar", continúa. "Esperemos que los partidos moderados se tomen esto como una advertencia de que tenemos poco tiempo para estimular el crecimiento, reducir la desigualdad y mejorar el sistema financiero antes de la próxima crisis económica", concluye.

Una previsión que contrasta con el resultado que sería ideal para los inversores y que pasa por una posición de fortaleza de los europeistas, que abriera la puerta a una aceleración de todos los procesos pendientes, con claras políticas liberalistas en lo económico.

Para Fusté, otro elemento necesario para mejorar la perspectiva económica de la región y la de los mercados pasaría por "abandonar los estilos planificadores de política monetaria y fiscal". Esto es, "que Draghi deje de dirigir los mercados porque cuando esto ocurre son anestesiados. Esto se conseguiría con un Parlamento liberal, responsable y con las ideas claras", afirma el economista.

Por todo ello, salvo una sorpresa, a partir del lunes las elecciones europeas van a tener poco efecto inmediato en los mercados financieros, pero será importante analizar el equilibrio político entre los proeuropeos y los escépticos. "Esto puede dar forma a la futura mayoría del Parlamento Europeo y la consiguiente formación de la Comisión", opina Philip Waechter, economista jefe de Ostrum AM (Natixis IM). "El resultado determinará la capacidad de Europa de cumplir y desarrollar aún más las bases que ha puesto", asegura.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios