¿Vuelven las papeleras a la línea de salida? Potenciales del 70% tras la corrección

La corrección en los últimos doce meses alcanza el 40% en algunos valores, como en la española Ence energía y celulosa o de la finlandesa Stora Enso

Foto: Fábrica de papel (Fotografía Europac)
Fábrica de papel (Fotografía Europac)

2019 no está siendo el año del sector papelero, al menos de momento. Hace exactamente doce meses, los titulares eran bien distintos con las compañías tocando máximos históricos en bolsa. Sin embargo, desde la recta final de 2018, la bajada del precio de la celulosa sumada a la ralentización económica y las malas previsiones, han hecho mella en los sectores cíclicos como es el caso.

Prueba de ello es que la corrección desde el mayo anterior alcanza el 40% en algunos valores, como en la española Ence energía y celulosa o de la finlandesa Stora Enso, mientras que las caídas se han acelerado en lo que va de mes, con entre un 12% y un 14% para las portuguesas Altri, Navigator Company o Semapa.

Sin ir más lejos, en la sesión de ayer Ence volvió a erigirse como farolillo rojo del Ibex 35 con un descenso del 4% que arrastró al rojo a Iberpapel y a Miquel y Costas en el Mercado Continuo. Y eso que la española tiene a su lado el consenso del mercado. No en vano, las ventas en el sector demuestran la divergencia entre el miedo de los inversores y el optimismo de los analistas.

El ejemplo más significativo es preciamente el de Ence.También es verdad que ha sido el valor más castigado por cuestiones que trascienden a la situación general del sector. Y es que en la cotización ha pesado la incertidumbre provocada por la posición del Gobierno respecto al final de la prórroga de la planta de Pontevedra, que podría suponer el cierre de la misma.

Así, desde sus máximos de octubre acumula un desplome superior al 50% hasta los 3,8 euros que el mercado considera una magnífica ventana de entrada. De hecho, el último en subirle la recomendación ha sido Banco Sabadell, desde "vender" a "comprar", con un precio objetivo de 5,12 euros. Con esto, ya no queda ninguna firma que aconseje salirse del valor y el 71,4% de las mismas apuestan por "comprar" o "sobrepoderar", con un potencial de retorno del 73,8% hasta los 6,64 euros de precio medio.

Entre el resto de españolas, Miquel y Costas un 33% e Iberpapel un 13% después de haber sido la que mejor comportamiento ha mostrado en los últimos doce meses, con una caída del 10,6%.

Niña bonita de los analistas

Pero el apetito por las papeleras va más allá. La niña bonita de los analistas es la portuguesa Navigator, que con un potencial de retorno del 51% cuenta con el 100% de las recomendaciones de compra de los analistas que la siguen. También sus paisanas Altri, que debería subir un 30% en los próximos doce meses y Semapa ofrece un potencial del 20%, mientras que las finlandesas Stora Enso y UPM-Kyimmene pueden aportar un 36% de valor cada una.

No en vano, todas ellas ya han descontado el miedo al final del ciclo económico que marcó el devenir del mercado en el último trimestre de 2018 y las sucesivas rebajas de perspectivas llevadas a cabo por los diferentes organismos internacionales desde enero. En este sentido, Trea aseguraba en su carta trimestral que "en marzo la rebaja de las previsiones de crecimiento mundial en general, pero sobre todo de la Eurozona por diversas instituciones (BCE, OCDE, Comisión Europea, FMI...) ha depreciado de manera brusca el euro frente al dólar. Esto ha provocado que los sectores más cíclicos (autos, papel, materias primas) hayan tenido un mal comportamiento", explicaban.

Con todo, han aprovechado para entrar en Ence, mientras que han mantenido sus posiciones en Iberpapel y Miquel y Costas, y han deshecho Semapa. Pero no son los únicos, una de las gestoras con más exposición al sector es Magallanes, con un 4,42% del peso de su fondo ibérico en Semapa, un 2,39% en Miquel y Costas o el 2,31% en Iberpapel.

Pero no son los únicos. El papel sigue enamorando al value, cuyas apuestas se miran a largo plazo y, en este sentido, el llamado "síndrome de la triple caja" provocado por el auge del comercio electrónico, la mayor conciencia por la sostenibilidad con el aumento de la presión sobre el uso de plástico y el potencial de crecimiento de la demanda del uso higiénico en mercados emergentes está pensando en sus decisiones de inversión.

"Es un sector complejo, heterogéneo con subsegmentos muy diferenciados, algunos con más presión, como el printing o el writting por la digitalización", explica a Cotizalia Carlos Romero, de AzValor que entre las apuestas de su fondo ibérico se encuentra Miquel y Costas, con un 4,49% de la cartera. "Puede haber un subsector en declino, en el que haya cierres de actividad y que uno se haga con la mayor parte del mercado como es el caso de Semapa", continúa. "o subsegmentos con potencial por todo el tema de la paquetería o la higiene personal".

Un dato revelador es el consumo per cápita de tisue, que en EEUU alcanza los 25 kg al año y los 15 kg en Europa, mientras que en África o India apenas llega a 1 kg por persona al año.

Otro catalizador para el sector podría ser la recuperación del precio de la celulosa tras la caída del 10% experimentada en Europa desde diciembre. Según las estimaciones de Sabadell, "el escenario para los próximos años es favorable para la pulpa por el lado de la oferta (no se espera capacidad adicional relevante hasta 2021) y, por otro lado, se esperan incrementos de la demanda significativos, entre otros motivos, por el crecimiento del papel tisue en mercados emergentes".

Con todo, desde la entidad no descartan todavía un mal comportamiento del precio de la celulosa como consecuencia de cierta incertidumbre sobre la situación macroeconómica mundial. Más ahora que se han vuelto a tensar las relaciones comerciales entre EEUU y China, por lo que es posible que los valores del sector sufran todavía alguna caída más antes de cumplir con lo que se espera de ellos.

Mercados
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios