los gestores miran hacia el sector

¿Bancos o no bancos? Rentabilidades de doble dígito para el que aguante los sustos

Aunque los tipos de interés no subieran, lo cierto es que los múltiplos de valoración de los bancos de Estados Unidos doblan a día de hoy los de los bancos europeos

Foto: Bolsa de Madrid. (EFE)
Bolsa de Madrid. (EFE)

En un índice tan bancarizado como el Ibex 35, no es de extrañar que el dilema invertir o no en bancos españoles sea recurrente. El martes se conoció el fracaso de la fusión entre Liberbank y Unicaja, y la reacción de sus cotizaciones en bolsa nos han hecho dar una vuelta a las oportunidades que presenta el sector financiero en estos momentos para los inversores y los riesgos a los que se tendrían que enfrentar.

En contra de lo que muchos pensaban, las acciones de Liberbank iniciaron la sesión con fuertes subidas y así se mantuvieron durante toda la jornada en tanto que "el proceso era bueno porque les permitía ganar masa crítica, eran complementarias geográficamente, etc.", explicaba a Cotizalia Nuria Álvarez, analista de Renta 4 (Renta 4 Banco es la entidad proveedora de liquidez de Liberbank SA).

Sin embargo, la reacción positiva de los inversores se debió, a juicio de la experta, a que la ruptura de las negociaciones demuestra que los directivos de la entidad "no estaban dispuestos a vender a cualquier precio, porque a 0,39 euros está cotizando a cuatro veces su valor contable, siendo una compañía sobrecapitalizada, con los requisitos de capital del BCE sobradamente cumplidos y que no se justifica que esté cotizando tan barata. Por ese motivo, desde Renta 4 mantienen su recomendación sobre el valor en sobreponderar y recomiendan entrar en los niveles actuales.

La apuesta de los gestores

Pero el caso de Liberbank no responde a una cuestión puntual de un valor concreto, sino que todo el sector empieza a estar en el punto de mira del mercado. La primera prueba de ello es que los gestores de fondos han comenzado a ampliar o tomar posiciones en bancos españoles, especialmente los llamados 'value'. Así, mientras que en el primer trimestre veíamos que Bestinver entraba en Banco Sabadell con un 2% y cuenta en su fondo ibérico con posiciones en Santander o Unicaja, Cobas tiene un 12,5% de su cartera invertida en bancos españoles a través de CaixaBank (3,95%), Unicaja (4,12%) y Bankia (4,42%).

También José Ramón Iturriaga ha venido defendiendo en los últimos tiempo que "los bancos están muy baratos" y en el Okavango Delta Banco Santander representa un 4,49% de su cartera, Liberbank un 4,41%, BBVA un 4,41%, Unicaja un 4,05%, CaixaBank un 3,91%, Bankia un 3,74% y Bankinter un 3,54%. En total, una exposición al sector financiero del 28,55% del total.

No en vano, aunque los tipos de interés no subieran, lo cierto es que los múltiplos de valoración de los bancos de Estados Unidos doblan a día de hoy los de los bancos europeos. De hecho, Beltrán de la Lastra, presidente de Bestinver, explicaba en su última carta trimestral a los clientes que su apuesta por el sector se produce sin asumir una normalización de los tipos de interés por parte del Banco Central Europeo, porque "si necesitamos ese argumento, significaría que no debemos estar en banca porque es algo sobre lo que no tenemos el control".

Beltrán de la Lastra, presidente de Bestinver.
Beltrán de la Lastra, presidente de Bestinver.

Potencial de subida

Y es que lo que están viendo los gestores es un potencial de subida de doble dígito en los próximos 12 meses si se cumplen las proyecciones de precio del consenso de los analistas de Bloomberg. No en vano, el último año ha sido especialmente negativo para el sector, siendo las caídas más suaves las experimentadas por los dos grandes, superiores al 20%.

De esta manera, la entidad que más recorrido puede tener es CaixaBank, con un potencial de subida del 32% tras corregir un 34% desde mayo de 2018, seguida de Banco Santander, a la que los analistas dan un 25% de recorrido hasta alcanzar los 5,08 euros de precio objetivo medio proyectado. De hecho, la entidad que preside Ana Botín es la que más recomendaciones de compra acumula, un 75%, cuando hace solo un año apenas contaba con la confianza de la mitad del consenso.

Para el inversor que no quiera sustos, mejor estar al margen del sector, pero para el que pueda soportar volatilidad, son niveles para entrar


Banco Sabadell, que ha sido el más castigado en los últimos 12 meses con una caída del 39%, ofrece un potencial de subida del 22%, BBVA uno del 19,8%, Bankia y Bankinter del 17%. Mientras que en el mercado Continuo destacan Liberbank y Unicaja con proyecciones de rentabilidad superiores al 30%, aunque lo cierto es que en este caso hay que poner las estimaciones en cuarentena en tanto que el fracaso de la fusión cambia el escenario de inversión.

Riesgos a corto plazo

Con todo, hay una premisa del mercado que ningún inversor debería olvidar a estas alturas, y es que a más riesgo, mayor rentabilidad. En este sentido, Nuria Álvarez avisa: "Para el inversor que no quiera sustos, mejor estar al margen del sector, pero para el que pueda soportar volatilidad, son niveles para entrar en valores como Liberbank".

No en vano, hay tres cuestiones que a corto plazo pueden provocar turbulencias en el sector. En clave nacional, queda semana y media para que los ciudadanos vuelvan a acudir a las urnas para decidir los gobiernos autonómicos y municipales. A partir del 27 de mayo, se acabará el tiempo de gracia de un sector que ha estado en el punto de mira durante toda la campaña de las elecciones generales del pasado 28 de abril.

Hasta ahora, no se ha hablado en profundidad de alianzas y pactos de gobierno para que Pedro Sánchez repita en la Moncloa pero, como vienen apuntando desde diversas firmas, entre ellas RBC, "una coalición entre los partidos de izquierdas representa un riesgo para los bancos españoles en tanto que Podemos es el mayor defensor de una tasa a la banca, que Bankia sea entero del Estado o la devolución de las ayudas", aseguran.

Por otro lado, la próxima reunión del BCE el 6 de junio es de especial relevancia, en tanto que "una revisión a la baja de las estimaciones de crecimiento debería sentarle especialmente mal al sector bancario", por lo que el inversor debe estar preparado para aguantar ante las caídas de las cotizaciones.

"En un contexto de ralentización económica, no parece tampoco que la concesión de crédito vaya a dispararse, por lo que el negocio se mostrará contenido en este aspecto. Una de las claves para los resultados de los próximos trimestres estará, una vez más, en el control de costes y en la eficiencia", asegura Victoria Torres, de Selfbank. "También, obviamente, que sigan los retrasos en las subidas de tipos, lo cual implicaría que la presión en márgenes continuaría", sigue la experta.

Otro factor de presión procederá de la cartera de deuda de las entidades, que en años anteriores ha conseguido compensar parcialmente la baja rentabilidad derivada de los nulos tipos de interés. "La cartera de deuda de los bancos, al revalorizarse con la caída de tipos, ha supuesto un colchón para las entidades, pero este recurso no será eterno y se espera que las plusvalías de estas carteras vayan reduciéndose", apunta Torres.

Y por último, en julio, el abogado del Tribunal de Justicia Europeo dará a conocer sus conclusiones sobre el IRPH y, aunque no es la decisión final, la sentencia del tribunal europeo —prevista para septiembre— suele ir en la misma línea. "Si la decisión va en contra de los bancos, vamos a ver más caídas en el sector, y al mercado le va a dar igual que haya caído la morosidad, que crezca el crédito, el capital, los volúmenes...", concluye Álvarez.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios