ahorro e inversión

Cómo elegir el mejor fondo de inversión para ganar dinero

Si solo te fijas en los porcentajes de rentabilidad o ganancias anuales, estarás invirtiendo mal. Estos son los cinco aspectos claves que deberías tener en cuenta

Foto:

Para los profanos en el mundo de las inversiones, elegir entre 2.600 fondos de inversión nacionales no es fácil. Sobre todo si los nombres, en ocasiones, son poco explícitos y subordinados, tales como retorno absoluto, fondos de fondos o monetarios. Una tarea compleja pero no imposible. Solo hay que tener claros cinco aspectos para elegir un buen producto donde poner a trabajar nuestro ahorro. Claves que, a la luz de los datos, no tenemos en cuenta a la hora de invertir.

Un reciente estudio del IESE sobre fondos de inversión en España entre 2003-2018 con datos de Inverco, pone de manifiesto que tan solo el 0,5% de los 11,2 millones de ahorradores que invierten en este producto financiero tiene su dinero en los diez más rentables, con ganancias por encima del 200%. Esto demuestra “la escasa relación entre la rentabilidad y el número de partícipes”, señala el citado informe del profesor de finanzas de la escuela de negocios Pablo Fernández.

Por otra parte, el documento revela también que la mitad de esos diez fondos de inversión más rentables a 15 años está gestionada por firmas independientes (tres de Bestinver, uno de Metagestión y otro de Renta 4), tres por aseguradoras (uno Santalucía y dos Mutua Madrileña) y dos por bancos (Bankinter y Mediolanum).

Se podría concluir que con tan solo comparar la rentabilidad acumulada a lo largo de un periodo sabríamos cuál es el fondo donde tenemos que invertir. Sin embargo, tienes que tener en cuenta otras variables para afinar el tiro.

1. Define tu horizonte temporal

¿Para qué quieres ahorrar? ¿Para los estudios de tus hijos, para una casa en la playa o para la jubilación? Según el objetivo de inversión tendrás un horizonte temporal, que es el tiempo que dispones para alcanzar tus metas; no es lo mismo ahorrar e invertir para dentro de tres años que para diez.

En función del plazo se determinará en qué activos puedes invertir: a mayor plazo, más capacidad para asumir la volatilidad a la baja porque el largo plazo suaviza las correcciones de los mercados. Además, mayor será el impacto del beneficioso interés compuesto, aquel por el que las inversiones crecen de forma exponencial con el paso del tiempo. En este caso concreto, el activo más adecuado a largo plazo es la renta variable (acciones). Por el contrario, si necesitas el dinero en un plazo menor a cinco años, te conviene ser cauto y destinar parte a activos menos rentables pero con menor volatilidad como la renta fija (deuda) o productos mixtos.

2. Compara rentabilidades históricas

Las modas no son buenas consejeras en las inversiones, por lo que no hay que quedarse con el dato de las ganancias anuales. Puede ocurrir que, bien por el efecto de una burbuja económica o por el mayor riesgo asumido por una gestora, un fondo ofrezca elevados beneficios en un ejercicio concreto.

Y también a la inversa. Si nos encontramos en un año negativo en los mercados, como 2018 que estuvo marcado por numerosas incertidumbres geopolíticas, la media cae de forma estrepitosa. En definitiva, teniendo en cuenta que rentabilidades pasadas no se garantizan rentabilidades futuras, es más real mirar periodos de inversión más amplios.

3. Comisiones

Por ley, las comisiones de los fondos de inversión están limitadas. En el caso de los que invierten en renta variable, el coste por la gestión está fijado hasta un máximo del 2,25%. Algunas firmas tienen comisiones por suscripción, reembolso y por el éxito del fondo, que también está marcado en el 9%. Mira la letra pequeña y la rentabilidad media a largo plazo porque podría ocurrir que las comisiones y la inflación se coman las ganancias.

“Cuando un inversor entrega su dinero a una gestora de fondos para que se lo gestione, espera que obtenga una rentabilidad superior a la que puede obtener él. Y está dispuesto a pagar una comisión anual en algunos casos superior al 2%. Sin embargo, los datos indican que muy pocos gestores se merecen las comisiones que cobran por su gestión”, concluye el informe del IESE.

4. Estilo de gestión

La comercialización de los productos financieros está muy vinculada al banco al ser la primera toma de contacto de los ahorradores con el mundo de los productos financieros. De hecho, según la cuesta del Observatorio del Ahorro y la Inversión en España 2018, elaborado por la gestora independiente Bestinver y la escuela de negocios IESE, solo el 13% de los inversores contrata un fondo de inversión al margen del canal bancario.

Fuente: Encuesta Observatorio Bestinver/IESE.
Fuente: Encuesta Observatorio Bestinver/IESE.

Aprovecha la capacidad de obtener información financiera a través de internet para indagar sobre otras entidades gestoras y conocer su estilo de inversión, máxime cuando uno no suele saber en qué empresas se invierten en un fondo de inversión.

5. Dividendos

Otro detalle que puedes mirar y que puede ayudarte a inclinar la balanza es el relativo a los dividendos. Puedes encontrarte con fondos de inversión de reparto, que distribuyen la retribución que pagan las empresas a sus accionistas, lo que permite ir recuperando la inversión. También existen fondos de acumulación, donde ese dinero se reinvierte en el fondo lo que aumenta las ganancias a largo plazo.

El Confidencial en colaboración con Bestinver, gestora independiente especializada en fondos de inversión y planes de pensiones, pone a disposición de sus lectores el espacio Ahorro e Inversión. Con 30 años de experiencia y 6.200 millones de euros de patrimonio bajo gestión, Bestinver trabaja con el objetivo de generar las mejores rentabilidades a largo plazo para sus inversores.

Mercados

El redactor recomienda