EMISIONES DE TITULIZACIONES

La banca propaga por la economía 83.000 M de riesgo de empresas muy endeudadas

Las entidades españolas han elevado un 77% las emisiones de titulizaciones sobre préstamos (CLO) a compañías muy apalancadas con 36.000 millones entre 2017 y 2018

Foto: iStock
iStock

El mercado ha asumido la desaceleración de la economía e incluso acepta una probabilidad elevada de recesión técnica en algunos países durante los dos próximos años, incluyendo Estados Unidos. Pero hay cierto consenso en que para que esto derive en crisis hace falta algún tipo de accidente financiero que provoque un incendio sobre los desequilibrios de las economías.

Entre los riesgos que señalan algunos expertos está el ingente volumen de deuda privada y pública generado en los últimos años, al calor de las políticas monetarias ultraexpansivas. Pero, especialmente, el crédito otorgado a las empresas con un alto grado de apalancamiento ('leveraged loans').

Los bancos tienden a mantener la financiación a este tipo de empresas, con las que ya acumulan volúmenes deudores, aunque no cumplan con el control de riesgos para el nuevo préstamo, uno de los problemas habituales que ya describió décadas atrás Aristóbulo de Juan. La razón es que así permiten que sigan con su operativa normal y no tienen que declarar pérdidas en los créditos ya concedidos.

Sin embargo, los bancos no se quedan estos riesgos en balance, sino que realizan emisiones de instrumentos de titulización que tienen estos préstamos como subyacente, los CLO ('collateralized loan obligations', en inglés). Durante los últimos años ha habido un crecimiento notable de estas emisiones, que junto a "la posible relajación de los estándares crediticios asociados a estos instrumentos han sido identificados como factores de riesgo relevantes para la estabilidad de los sistemas financieros de Europa y Estados Unidos por distintos reguladores", señala el informe de estabilidad financiera de primavera del Banco de España (BdE).

Esta financiación suele realizarse a través de préstamos sindicados. Las emisiones de CLO referenciadas alcanzaron valores récord en 2017 con más de 220.000 millones en Europa y 1,36 billones (millones de millones) de euros en Estados Unidos. Las cifras apenas se moderaron en 2018, ganando peso respecto a la emisión de bonos por parte de estas empresas, que tienen baja calificación crediticia (son bonos 'high yield' o basura).

El 'stock' emitido es ostensiblemente mayor en Estados Unidos, donde las emisiones aumentaron un 60% entre 2013 y 2018, pero en este periodo se triplicaron en Europa. España se ha sumado con menor intensidad a esta dinámica, que responde a la recuperación del mercado de las titulizaciones. Las emisiones correspondientes a empresas con la matriz del grupo radicada en España alcanzaron los 26.000 millones en 2017 y los 10.000 millones en 2018, según datos del BdE, y alcanza ya los 83.300 millones en emisiones vivas.

Reino Unido, como mercado más similar al estadounidense, encabeza el 'ranking' en Europa con emisiones por valor de 205.000 millones de euros en los últimos dos años, hasta un montante vivo de 441.000 millones. En Alemania hubo emisiones por 53.000 millones entre 2017 y 2018, segundo que más creció, aunque Francia continúa siendo el segundo volumen más elevado con 158.000 millones, por encima de los 83.300 millones mencionados de España y los 53.300 millones de Italia.

En todos los países hay un elevado porcentaje de emisiones en los que participan "bancos significativos", apunta el BdE, por encima del 70% en Francia, España e Italia. La exposición de la banca de la zona euro a los préstamos sindicados aumentó entre 2012 y 2018 en un 16% en Alemania y en Francia, y cayó un 22% en España e Italia, según las estadísticas del supervisor español.

Flujo de emisiones. (Fuente: Banco de España)
Flujo de emisiones. (Fuente: Banco de España)

No obstante, la cuota de los préstamos sindicados ha ganado cuota en 1,3 puntos porcentuales desde 2012 respecto al total de crédito a empresas no financieras, con un peso que ya alcanza el 13,2%. "La evolución de esta ratio ha sido bastante distinta entre países, con un patrón en U para Alemania, Italia y Francia, retornando los dos primeros en 2018 al porcentaje observado en 2012, mientras que el tercero presenta un cierto aumento", arguye el informe del BdE. Por el contrario, añade, "España presenta un claro patrón ascendente y la importancia relativa de los créditos sindicados pasa del 11,9% en 2012 al 17,1% en 2018".

El hecho de que la actividad sobre créditos a empresas muy apalancadas y titulizaciones asociadas se concentra sobre todo en Estados Unidos y Reino Unido, "no significa que la proliferación de estos instrumentos no suponga un cierto riesgo para el sistema financiero español", alerta el supervisor. Los riesgos asumidos afectan a la sensibilidad global a posibles 'shocks' sobre las primas de riesgo o la posición financiera de las empresas, por lo que "las perturbaciones originadas en otros sistemas pueden ser transmitidas a través de canales comerciales y financieros".

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios