PENDIENTES DE LOS RESULTADOS TRIMESTRALES

Los inversores redoblan la prudencia de cara al 'sell in May' tras 6 meses turbulentos

Los meses comprendidos entre mayo y octubre acumulan más años en negativo que en positivo

Foto:

Quedan apenas 15 días para que los mercados entren en el periodo estadísticamente más bajista del año tras seis meses que han sido, cuando menos, complicados desde el punto de vista del inversor. No en vano, se supone que el tiempo comprendido entre el 31 de octubre y el 30 de abril es históricamente el más favorable para las bolsas, pero el final de ciclo económico y la fuerte incertidumbre provocada por el ruido político han hecho que en esta ocasión no se haya cumplido al pie de la letra la tradición.

De hecho, en el último trimestre de 2018, lejos de protagonizar el tradicional 'rally' de final de año, los principales índices de Europa y Estados Unidos experimentaron fuertes caídas que encendieron todas las alarmas descontando una posible recesión en EEUU, más con el fantasma de la curva invertida planeando sobre el parqué. Pero el rebote llegó, aunque con retraso, y el primer trimestre del año los mercados han corrido lo que les faltó entre noviembre y diciembre, y eso a pesar del sabor agridulce que han dejado los resultados empresariales.

La pregunta ahora es si después de que los seis meses 'a priori' más alcistas del año hayan resultado bastante planos se va a cumplir el tradicional "sell in May and go away" que se gestó a partir de la costumbre que tenían antiguamente los brókeres de la City londinense y de Wall Street de disfrutar de un largo descanso estival alejados de la ciudad, coincidiendo con el inicio de la temporada de las carreras de caballos, desplazando su interés de las plazas bursátiles a las apuestas en los hipódromos.

Lo que dice la estadística

Fuente: AnnualCycles.
Fuente: AnnualCycles.

Por lo pronto, los datos hablan por sí mismos. Los meses comprendidos entre mayo y octubre acumulan más años en negativo que en positivo. Tan es así que solo un 36% de los mismos han registrado subidas en los últimos 30 años y, además, siete de los descensos han sido de doble dígito, mientras que en tres ocasiones el desplome ha sido superior al 33,3%.

Y una caída del 33,3% significa que hay que lograr en los meses posteriores una recuperación del 50% para volver al estado inicial. "Vistas en perspectiva, estas caídas, sobre todo en esta época, implican cierta irracionalidad y acumulación de miedo. Normalmente son buenas oportunidades para entrar, ya que se acerca el 'rally' de final de año", explica a Cotizalia Albert Parés, experto en inversión estacional y gestor del fondo Annualcycles Strategies.

Sin embargo, aunque los índices no han recuperado lo perdido en el periodo anterior —el Ibex, entre mayo de 2018 y octubre de 2018, cayó un 11% y desde entonces apenas ha subido un 6%—, los inversores se muestran cautos. En este sentido, Parés asegura que "aunque con el selectivo en 9.500 no tengo para nada mal de altura, a partir del 2 de mayo reduciremos sustancialmente la inversión en renta variable, posiblemente a la mitad". "El año es muy largo y creo que alguna corrección habrá, y el momento más propicio es en verano", concluye.

A esto hay que sumar lo peculiar del escenario macropolítico en el que nos encontramos. Así, tanto la caída en el segundo semestre del año como el 'rally' de principios de 2019 no responden a la verdadera valoración de los fundamentales de las empresas, a juicio de los expertos. "Las bolsas se han movido más por las noticias que nos venían del Brexit o de la guerra comercial de EEUU y China que por los resultados, que a pesar de no ser malos, en general nos han dejado un sabor de boca agridulce", afirma Victoria Torre, de Self Bank.

"Hay que ir con cautela, especialmente por las dudas que sobrevuelan los mercados, como los débiles datos macro. Si nos referenciamos a los datos históricos, tanto la bolsa española como la europea han bajado desde máximos de mayo a final de año en cuatro de los últimos cinco años, siendo el peor año 2015, cuando el Ibex 35 y el Eurostoxx 50 se dejaron más de un 20%", continúa la experta. "Sin embargo, si nos vamos a la bolsa americana, en tres de los últimos cinco años subió el S&P 500, por lo que es difícil encontrar un patrón en el cual confiar. Es por ello que creemos que no hay razones para alarmarse y vender en mayo, porque puede hacer que nos perdamos un 'rally' de fin de año, sobre todo si las noticias sobre los frentes abiertos en materia de comercio internacional convencen al mercado", afirma Torre.

Por todo ello, los inversores van a estar más pendientes si cabe de la primera oleada de presentación de resultados que comienza en mayo, pero no tanto por saber cómo se ha desarrollado el primer trimestre del año como por las guías de previsiones. "Entramos en la época más difícil del año siendo prudentes", asegura a Cotizalia Ignacio Cantós, director de inversiones de ATL Capital. "Desde los mínimos del 24 de diciembre no ha habido una corrección, y si los resultados son razonables, podríamos verla, así como algo más de volatilidad, pero sería hasta sano", concluye.

Mercados
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios