el viejo debate político

Las sicav siguen sufriendo salidas de dinero pese a la recuperación del rendimiento

El rendimiento de estos vehículos mejoró con el buen desempeño de los mercados a comienzo de año. Sin embargo, pese a la mejoría en captaciones, las sicavs siguen registrando reembolsos

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Mientras que los fondos de inversión han celebrado su primer mes con entradas de dinero desde agosto, las sicav todavía siguen sin ver captaciones netas, con unas salidas de capital de 33 millones de euros el mes pasado. Es una cifra que refleja una mejoría progresiva desde las horas bajas de noviembre, pero que queda lejos de acompañar el buen rendimiento de sus inversiones, que en febrero auparon al patrimonio total (captaciones + rendimiento) a crecer un 1,6% durante el mes, gracias a unos retornos de 459 millones de euros, según datos de Vdos.

A excepción del pico de cuatro millones de euros en captaciones que se registró en agosto, las sicavs llevan sufriendo reembolsos desde abril de 2018. Cerraron el ejercicio anterior con una salida total de 650 millones de euros — respecto a las captaciones de 7.625 millones de euros con la que cerraron los fondos de inversión, pese al mal año que sufrieron—. De hecho, según las mismas estadísticas de Vdos, la cuota de mercado de las sicavs se ha reducido 69 puntos básicos en el último año hasta un 9,79% del total del mercado de las Instituciones de Inversión Colectiva (IIC).

Más allá de las penurias que han sufrido los mercados, con los inversores sudando por rascar rentabilidad en todo tipo de activos, 2018 también fue un año 'movido' para las sicavs en el plano político —y, con las elecciones convocadas para abril, parece que 2019 también lo será—. Las sicavs, a diferencia de los fondos, cuentan con la estructura de una empresa (es una Sociedad Anónima con personalidad jurídica), con la obligación de tener cien o más miembros y un capital mínimo de 2,4 millones para poder tributar solo al 1% como los fondos y no al 25-30% como el resto de sociedades. No obstante, los usuarios de las sicavs a menudo encuentran formas de sortear los requerimientos, como repartiendo el capital aportado de forma desproporcionada, de forma que solo un inversor tenga la inmensa mayoría del capital.

De ahí que las sicavs hayan ganado la fama de ser un vehículo para grandes patrimonios que buscan invertir sen una especie de "fondo" hecho a su medida y con ventajas fiscales. Con la irrupción de nuevos partidos en la escena política, formaciones de todos los colores empezaron a reclamar en sus planes y propuestas que las sicavs dejen de ser un vehículo para que, en el mejor de los casos, 'los ricos aplacen el pago de impuestos'.

"Las sicavs son un tema fácil para los políticos, que hablan de poner fin a esta vía que tienen los ricos de no pagar impuestos", explica Javier Muñoz, director general de Tressis Gestión, que sin embargo asegura que esta noción es falsa, ya que las sicavs siguen la misma fiscalidad que un fondo de inversión —de hecho, para gozar de la ventaja fiscal en traspasos que tienen los fondos, las sicavs necesitan llegar a los 500 partícipes—.

[Consulte aquí la captación de los fondos de inversión]

Sin embargo, ya lo dijo Pablo Iglesias (Podemos) tras presentar su acuerdo de presupuestos con Pedro Sánchez (PSOE): "Vamos a hacer que una minoría de privilegiados se esfuercen más". Asimismo, el proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado para 2019 presentado por el Gobierno socialista a mediados de enero buscaba poner a las sicav bajo las competencias de fiscalización de la Agencia Tributaria (en vez de la Comisión Nacional del Mercado de Valores), sobre todo con el fin de vigilar mejor el cumplimiento estricto de todas las directrices pertinentes a este vehículo. No obstante, el afán de tomar medidas para limitar las ventajas de las sicav no es solo propio de los partidos de izquierda: ya en las elecciones de 2015, PP y Ciudadanos firmaron en el acuerdo de legislatura restringir a un 0,55% el capital del porcentaje mínimo para que un accionista compute entre los 100 accionistas, con la idea también de devolver la competencia de regulación de las sicavs a la Agencia Tributaria.

Asimismo, pese a la convocación de comicios para abril —y con muchos programas electorales aun por presentar—, el pesimismo de los inversores se mantiene. Y es que tal como explica Francisco González, director de consultoría estratégica y asesoramiento patrimonial de A&G Banca Privada, "el nivel de mala publicidad que tienen la sicavs —es decir, la falta de discreción de la que gozan— junto con los cambios de normativa y la incertidumbre que estos conllevan, han hecho de estas un producto desgastado".

Prueba de ello es la reducción del número de estos productos: si a cierre de 2015 había 3.372 sicavs, 2018 cerró con apenas 2.735 a cierre del tercer trimestre de 2018, según datos de la CNMV. Una de las opciones más socorridas para el gran patrimonio es la de llevarse estos vehículos a países con reglamentos fiscales más flexibles, como Luxemburgo o Irlanda —un fenómeno del que ya avisaba la propia patronal de las gestoras, Inverco, cuando advertía en enero de que medidas como las impulsadas por el Gobierno llevaban a huir de España, privando al país de una cantidad de impuestos millonaria—. "El proceso de regulación no sería de la noche a la mañana, sin embargo, el dinero tiene miedo y se va, dejándo al Gobierno sin esas comisiones, tasas e ingresos que generan las sicavs, además de suponer una pérdida del control sobre ese capital que se marcha", explica Muñoz.

Los expertos reconocen que es difícil encontrar productos equiparables en España, como alternativa a marchar fuera. Por un lado, los inversores pueden convertir la sicav en un fondo de inversión (delegando el control de la gestión o constituyendo una gestora asumiendo sus devidos costes) o bien pueden comprar una participación importante en uno que ya esté constituido —aunque, según admite González, esta alternativa "ya no sería un producto tan hecho a la medida como la sicav"—. Otras posibilidades son la de pasar la sicav a ser una sociedad limitada, invertir mediante 'unit linked', acudir a la banca privada, etc. De momento, no solo quedan pendientes las elecciones de abril y todo lo que venga detrás en el plano político. También habrá que ver cómo evolucionan los mercados. Han empezado 2019 con buen pie, pero empiezan a dar de nuevo señales de nerviosísmo.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios