el ibex 35 pierde los 9.200 puntos

Los malos datos económicos hacen temblar a la bolsa y el 'bund' entra en negativo

El débil dato del PMI, unido a los mensajes lanzados en las últimas semanas por los bancos centrales, llevan a los inversores a refugiarse en la renta fija a largo plazo, en detrimento de las bolsas

Foto: Un trader de la bolsa. (Reuters)
Un trader de la bolsa. (Reuters)

Los mercados europeos se han puesto nerviosos este viernes. La prueba más evidente ha sido la entrada en terreno negativo del bono alemán a diez años en la sesión de hoy —un fenómeno que no se producía desde septiembre de 2016— después de que la eurozona publicase unos datos macroeconómicos que no han gustado a los inversores. Ante la huída de los inversores a este activo refugio, las bolsas caen, con los bancos y los valores industriales entre los peores parados.

Según el dato preliminar del índice compuesto de gerentes de compras (PMI), elaborado por IHS Markit, el deterioro de la contracción en la actividad de las empresas manufactureras de la eurozona durante el mes de marzo, que ha registrado mínimos de cinco años, ha pesado sobre el crecimiento del conjunto del sector privado y amenaza con frenar la expansión del PIB de la región a menos del 1% en 2019.

De hecho, el dato adelantado del índice de actividad del sector privado para la zona euro ha empeorado a 51,3 puntos desde los 51,9 de febrero, después de que el PMI manufacturero haya retrocedido en marzo hasta los 47,6 puntos desde los 49,3, registrando así su peor lectura en 61 meses, mientras que el correspondiente al sector servicios se haya moderado a 52,7 puntos, frente a los 52,8 del mes anterior, su nivel más bajo de los dos últimos meses.

Y es que esta cifra llega justo después de que los grandes bancos centrales de la eurozona hayan echado el freno al cambio de política monetaria ante la incertidumbre macroeconómica. El BCE lo hizo hace dos semanas, cuando Mario Draghi tumbó cualquier posibilidad de que hubiese subida de tipos en 2019 e incluso admitió que "algunos miembros del Consejo de Gobierno optaron por aumentar el 'forward guidance' hasta marzo de 2020". De hecho, el regulador europeo ha activado una serie de medidas para inyectar dinero a la banca, ante un menor ritmo de crecimiento económico.

Los inversores están prefiriendo pagar para que el banco alemán les guarde su dinero que invertir con rentabilidades

Ante semejante panorama, los inversores están nerviosos y huyen a refugiarse a los bonos alemanes a diez años —activo refugio por excelencia de los inversores—, que cae en rentabilidad a raíz de la subida de los precios, que a su vez viene impulsada por la demanda. Asimismo, el bund a diez años acusa una rentabilidad de -0,02%, mientras que el bono a dos años se mueve en una rentabilidad de -0,56%. Es decir, los inversores están pagando para que el estado alemán les guarde el dinero a largo plazo, ante el miedo a la recesión.

Asimismo, el Eurostoxx 50 ha cerrado con un sesgo negativo del 1,9%, mientras que el Ibex 35 ha perdido un 1,7%, cerrando en los 9.199 puntos. Los valores más cástigados de la jornada han sido los industriales y los bancos: ArcelorMittal ha cerrado con un sesgo negativo del 5,3%, seguido por CIE Automotive (-4%) y Santander (3,9%). En el selectivo español, apenas Endesa y Acciona han aguantado en verde, con avances del 0,9% y 0,1%, respectivamente.

Y es que en momentos de nerviosismo inversor, los sectores industriales y financieros son los peor parados por su exposición al rendimiento del motor económico. En el caso del sector bancario además, en este momento se le añade las malas perspectivas de subidas de tipos, un factor clave en su modelo de negocio. Las eléctricas, en cambio, ganan en este entorno por gozar de un modelo de negocio más refugiado a los altibajos del ciclo económico —además de por los altos dividendos que dan, que actúan como sustituto a las rentabilidades negativas de los bonos para aquellos inversores conservadores que quieran ahorrar en periodos con tipos bajos de interés—.

La profecía de la curva invertida

Y es que el miedo es generalizado en Occidente y en EEUU las señales que están lanzando los mercados son especialmente preocupantes. La curva de las rentabilidades de los bonos de 3 meses a 10 años se ha invertido por primera vez en 12 años —un indicador bursátil que, en las ocho veces que se ha registrado, nunca se ha equivocado en predecir la recesión—. Las bolsas neoyorquinas, al igual que en Europa, también sufren: el Dow Jones cae un 1,5%, el S&P 500 un 1,6% y el Nasdaq pierde más del 2%.

No en vano, los datos del PMI manufacturero del país norteamericano también han sido débiles, alcanzando su peor cifra en dos años en un 52.5, con el informe subrayando que "se ha abierto una brecha entre el sector industrial y el de servicios" debido a "las dificultades a las que se están enfrentando los proveedores y exportadores en medio de un contexto de deterioro externo y en un entorno de preocupación por las guerras comerciales".

El propio presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, volvió a reiterar esta ralentización tras la reunión del banco central estadounidense de esta semana, descartando una subida de tipos este año.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios