JOSINA KAMERLING, DIRECTORA DE ASUNTOS REGULATORIOS DE CFA INSTITUTE

"El Brexit va a ser muy sano porque el mercado continental iba siempre a rebufo"

Europa camina hacia un nuevo proyecto en el que hay que replantear todos los pilares de la Unión si se quiere caminar hacia un mercado de capitales propio y común

Foto: Josima Kamerling, directora de asuntos regulatorios de CFA Institute
Josima Kamerling, directora de asuntos regulatorios de CFA Institute

Esta semana el Parlamento británico ha votado a favor de una prórroga de las negociaciones para la desconexión del Reino Unido y la Unión Europea. Dos años más de incertidumbre, de tira y afloja y de tensión política en el seno del Viejo Continente.

Sin embargo, Europa camina hacia un nuevo proyecto en el que va a ser necesaria más unión y un mercado de capitales común. Un cambio que requiere atravesar líneas rojas, como pueda ser la cesión de parte de la autonomía económica y fiscal de algunos de los países miembro. Sin embargo, este debate es necesario y se va a tener que abordar si la Europa continental quiere enfocar su camino una vez que no cuente con el empuje y la sofisticación del mercado anglosajón.

"Decir que Europa no va a sufrir sería mentir. Hay incertidumbre, se trata de la separación de un mercado muy sofisticado que beneficiaba mucho al mercado continental", explica a Cotizalia, Josina Kamerling, directora de asuntos regulatorios de CFA Institute. Pero a la larga va a ser muy sano, porque estábamos en un mercado de capitales cuando la realidad no era esa. La realidad europea era y es que la financiación sigue siendo mayoritariamente bancaria, y eso no es el mercado.

PREGUNTA - Estamos en una época de cambios importante…

RESPUESTA- Sí, pero creo que hemos pospuesto la reforma de gobernanza de la Unión con la entrada en 2004 de los 10 países, que también fue impulsada por el Reino Unido.

P.- Entonces ¿cree que ya vamos tarde?

R.- La Comisión Europea ha lanzado un estudio sobre el coste de 'compliance' y eso es la primera señal de que la Comisión está abriendo los oídos y de que la regulación ha sido demasiada. A lo mejor no siempre el ajuste ha ido donde tenía que ir cuando lo que queríamos era estimular el mercado y proteger al inversor. Y en ambos aspectos, claramente, no estamos.

No creo que sea demasiado tarde, pero ahora sí tenemos que ponernos manos a la obra. El problema que tenemos es que, como estamos en final de mandato y el cambio de la reglamentación era ambicioso, se ha reducido a unos mínimos. Es una pena, porque creo que se necesitan autoridades fuertes si queremos tener un mercado europeo.

P.- El problema es la lentitud del sistema europeo.

R.- Pero esa es la manera de actuar en la Europa continental. Por eso los ingleses se enfadan siempre tanto con el continente porque, digamos, no son ágiles. Ellos tienen leyes 'common law', que pueden adaptarse rápidamente, pero nosotros estamos fijados en la ley y actuamos por consensos. Este es el sistema europeo, con sus fallos, pero es el sistema. De hecho, funciona, pero muy lento.

Por ejemplo, Mifid ha estado casi ocho años en obras y ahora ya se ha quedado anticuado por el avance de la tecnología. De hecho, para ESMA va a tener un impacto enorme el 'blockchange' porque, por primera vez van a tener datos sobre los fondos colectivos para saber cómo va el mercado.

Un manifestante anti 'brexit' participa en una protesta en el exterior del Parlamento en Londres
Un manifestante anti 'brexit' participa en una protesta en el exterior del Parlamento en Londres

P.- Para tener un mercado común hace falta una fiscalidad común.

R.- En 2013 ya defendíamos desde CFA que el impacto fiscal es vital, sobre todo para pymes, que están en crecimiento, y para inversores privados. Lo hemos visto, por ejemplo, con el PEP, el producto de pensión europeo, que el problema que tiene es que va a tener 27 diferentes fondos… es complicado, pero lo importante es que se ha hecho, es un primer paso.

P.- ¿Va a tener algún tipo de repercusión a largo plazo en los sistemas de pensiones nacionales?

R.- No puede entrar en el primer pilar, que son las pensiones nacionales. Pero, poco a poco, la gente joven lo ve como algo muy útil. Yo tengo doce fondos de pensiones diferentes, europeos, privados…

Cada vez oyes a más diputados que dicen que va a tener que abordarse el asunto de la unión fiscal, aunque sea muy complicado

P.- Siempre va a chocar con la fiscalidad de los distintos países…

R.- Yo estaba en el Parlamento Europeo de 2005 a 2011 y no se podía tocar el tema fiscal. El hecho de que, después de 2011, haya habido dos comités especiales sobre la fiscalidad y que ahora estemos con unos 'escandalazos' de blanqueo de dinero masivos en países que siempre han ido de serios como Holanda, Alemania —que no son las zonas mediterráneas que tenían la mala fama— hace que se esté empezando a tocar el tema de la fiscalidad. Y cada vez oyes a más diputados que dicen que va a tener que abordarse este asunto, aunque sea muy complicado.

Además, en el ámbito para el inversor se tendrá que tocar la protección al consumidor, que también es prerrogativa nacional. Si queremos tener leyes de protección al inversor europeas, una parte de esta prerrogativa nacional va a tener que tocarse y creo que si queremos un mercado europeo no hay forma de evitar este debate.

P.- Ceder autonomía fiscal, también puede proteger a los países de crisis internas. ¿No?

R.- Sí, pero siempre es el punto difícil. Es el punto en el que se ve la utilidad, y todo el mundo lo sabe, pero al ser algo inmensamente nacional, es muy complicado conseguir que los países estén dispuestos a dar parte de su autonomía económica y financiera a un sistema europeo común.


De hecho, ha sido el debate en la reforma de la supervisión financiera europea y lograr que los países cedieran parte de su autonomía en la supervisión ha sido muy difícil.

En este sentido ha habido desacuerdo entre el Parlamento y el Consejo, con lo que se empieza a ver que hay una generación de políticos que sí ven la utilidad de llevar una serie de cuestiones a escala europea. De ahí la importancia de las elecciones, tanto europeas como las del resto de países, o el cambio en la mayoría de las agencias comunitarias.

P.- ¿Son unas elecciones peligrosas con el crecimiento de los populismos?

R.- Las previsiones muestran que el PP está en el rango más alto y los que han perdido mucho son los socialistas, que lo han hecho en favor de los liberales. Los verdes han subido y los nacionalistas también. Por ello vamos a ver mucha más discusión cuando antes todos los acuerdos se alcanzaban entre socialistas y populares.

El hecho de que aumenten los verdes y los liberales es positivo porque hay gente con una visión más panorámica y los grandes partidos se van a beneficiar de ello. Es verdad que los populismos van a subir, pero va a ser otro partido más que va a subir.

¿Queremos una Europa a dos velocidades o una Europa que sea más ligera? Creo que el Brexit, como fintech y la geopolítica son 'game changers'

P.- ¿Y eso no va a dificultar la gobernabilidad de la UE y el camino hacia más Unión?

R.- Sí y no. Porque al mismo tiempo vamos a llegar a un debate de fondo. ¿Queremos una Europa a dos velocidades o una Europa que sea más ligera? Creo que el Brexit, como fintech y la geopolítica son 'game changers'. El Brexit, nos va a obligar, por un lado, a proteger los mercados que tenemos y fomentarlos y, por otro, nos va a hacer estar más unidos. Lo hemos visto por ejemplo con Italia, que son pragmáticos y saben perfectamente bien que tenemos que estar juntos a pesar de que hayan asumido inicialmente un discurso populista.

P.- El Brexit es bueno para Europea, entonces.

Post-Brexit todos vamos a sufrir. Decir que Europa no va a sufrir sería mentir. Hay incertidumbre, se trata de la separación de un mercado muy sofisticado que beneficiaba mucho al mercado continental… Pero a la larga va a ser muy sano, porque el mercado continental iba siempre a rebufo del anglosajón y estábamos en un mercado de capitales cuando la realidad no era esa. La realidad europea era y es que la financiación sigue siendo mayoritariamente bancaria, no es el mercado.

Ahora vamos encontrarnos con la realidad, y hacia el pragmatismo, y eso siempre ayuda en los discursos políticos. Porque la realidad del continente está ahí y sabemos que ahora Inglaterra va a entrar en concurrencia con Europa. Tenemos que ser muy pragmáticos.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios